Un eficaz Nadal se coloca a dos pasos del número uno

El balear batió en dos sets al siempre incómodo Kohlschreiber para meterse en los cuartos de final de Pekín

Rafael Nadal sigue imbatido en pista dura en la temporada 2013. Con la victoria en dos duros sets ante Philipp Kohlschreiber, el balear ya suma veinticuatro partidos consecutivos ganados en canchas de cemento. Sin la brillantez mostrada en la gira veraniega disputado en Norteamérica, el número dos del mundo tiró de oficio ante el incómodo tenista alemán para sellar su pase a los cuartos de final del ATP 500 de Pekín. Dos triunfos le separan de la gran final y del objetivo más inmediato en su hoja ruta: conseguir recuperar la primera plaza del ranking ATP.

Nadal aterrizó en China sin presión alguna y con los deberes hechos. Campeón en Roland Garros y en el US Open, triunfador también en cinco de los siete Masters 1000 disputados hasta la fecha y con una ventaja en la Carrera de Campeones que le aupará con casi toda seguridad al primer puesto del ranking ATP terminada la temporada 2013. Obligando a Djokovic a ganar casi todo lo que queda en juego para poder mantener sus opciones de seguir como número uno de la clasificación mundial, al balear cada victoria le acerca al trono que ha venido ocupando el serbio durante más de cien semanas.

Las cuentas están bastante claras. Nadal, que parte en el torneo de Pekín como segundo preclasificado, será número uno el próximo lunes 7 de octubre si consigue alcanzar la final en este evento de categoría 500, aún perdiendo ante Djokovic en un hipotético partido por el título. Superado Santiago Giraldo en el partido de debut, su siguiente encuentro iba a ser mucho más exigente. Enfrente el alemán Philipp Kohlschreiber, jugador al que si bien había batido en diez de sus once enfrentamientos previos, siempre le había puesto en problemas sobre superficie dura, arrebatándole al menos un parcial por envite jugado.

Desde el inicio del encuentro se pudo observar que el Nadal que se vería en el día de hoy en pista iba a ser muy parecido al que se vio contra Giraldo el pasado martes. El nivel de excelencia alcanzado en la gira veraniega de pista dura en Norteamérica es cosa del pasado. A estas alturas de temporada, y con más de sesenta partidos a sus espaldas, hay que tirar de eficacia y oficio para sacar adelante los partidos. Errático al servicio, e inseguro desde el fondo de pista, el español entregó hasta en dos ocasiones una ventaja de break en el primer set, obligado a ceder terreno en la cancha debido a la agresividad de Kohlschreiber.

El tenista alemán, acostumbrado a jugar a gran nivel ante Nadal, sabe cómo hacer daño al manacorí. Abre pista con su golpe de derecha y acaba asestando el golpe ganador gracias a su revés paralelo, sin duda uno de los mejores golpes de todo el circuito ATP. Su problema es que carece de la consistencia necesaria para mantener un nivel tan alto durante todo un partido. Este hecho dificulta enormemente el reto de poder batir a un Rafa que en pocas ocasiones baja alarmantemente su rendimiento en alguna fase del encuentro.

Nadal amarró el primer parcial, y aguantó los arreones del teutón en el segundo set, que cada vez ganaba con mayor comodidad su servicio, poniendo en problemas también al español restando a gran nivel. Afortunadamente para los intereses del actual número dos del mundo, consiguió mantener su saque en todo el segundo acto y el partido desembocó en el desempate, donde de nuevo la mayor templanza del balear decantó la balanza.

Con el pase a cuartos de final sellado, Nadal se encontrará en el próximo partido con Fabio Fognini, al que ha batido en dos ocasiones en este 2013. Nunca se han enfrentado en pista dura, pero el de San Remo ha llegado a estar entre los ocho mejores de Pekín tras deshacerse de Robredo y de Hewitt. Por tanto, el italiano se encuentra en forma. A Rafa solo le restan dos encuentros para ser número uno, y su cabeza ya está puesta en el partido del viernes, en el penúltimo escalón que le resta para volver a ocupar la primera plaza del ranking ATP.

Comentarios recientes