Tenis y dopaje: ¿van de la mano?

Con acusaciones, lesiones fingidas, casos positivos encubiertos,... el tenis no logra desprenderse de la sombra de esta lacra

Acusaciones de dopaje, lesiones fingidas, casos positivos encubiertos, declaraciones incendiarias, jugadores pidiendo más controles y la ITF poco transparente. El tenis no es capaz de desprenderse de la sombra de dopajes. Los rumores y acusaciones a jugadores y organismos son cada vez más frecuentes.

El tenis es un deporte cada vez más físico. Los puntos duran más, los intercambios son más largos y no es extraño ver partidos maratonianos que, en Grand Slam, son capaces de superar las 5 horas.

Los jugadores estiran más sus carreras deportivas. Los jóvenes luchan por meterse en la élite pero los ‘veteranos’, tenistas por encima de los 30 años, están bien instalados arriba y no permiten el cambio generacional.

Esto es motivo, entre otros factores, de una gran condición física de los jugadores.

Un estado de forma que, en ocasiones, está acusado de no haberse generado de manera limpia.

El doping y el tenis no logran despegarse y, lamentablemente para el deporte de la raqueta, parecen ir de la mano tanto en el tenis femenino como en el masculino.

Uno de los casos de dopaje que más revuelo está generando es el de Marin Cilic. En Wimbledon alegó una lesión en al rodilla y no se presentó a jugar. Lo que no se sabía es que el croata comenzaba una suspensión de 9 meses por dopaje. El jugador, para no ensuciar su imagen pública, mentía y la ITF estaba al tanto de lo sucedido sin involucrarse en el tema.

Debido a la turbia manera de afrontar el tema por parte de la Federación Internacional de Tenis se abrieron debates, se generaron más rumores y cayeron acusaciones por diferentes frentes. Uno de ellos fue por parte del expresidente de la Federación Española de Tenis, Pedro Muñoz, que acusaba directamente a la ATP de haber tapado muchos casos de dopaje en el pasado.

Algunas figuras del tenis mundial dicen que los controles son escasos e inadecuados. Hay datos que evidencian esta queja: el cheque que recibió Rafael Nadal por ganar el US Open hace poco más de dos semanas casi dobla el presupuesto anual que se destina a la lucha contra el dopaje en el tenis.

El mallorquín ingresó $3.600.000 y el presupuesto para combatir a los tramposos es de $2.000.000.

Un dinero que a simple vista parece insuficiente y ridículo en comparación con lo que genera y mueve el tenis. Un presupuesto que debería incrementarse para que los jugadores no engañen y eviten el uso de drogas en el circuito.

Andy Murray meses atrás barajó la idea que los jugadores deberían ayudar a financiar la lucha antidopaje. El británico constantemente se posiciona a favor de la lucha por desenmascarar a los jugadores involucrados en asuntos turbios de dopaje.

Hace unos días, el vigente campeón de Wimbledon, insistía en el tema pidiendo más claridad a la ITF a lo hora de aclarar estos asuntos. Los jugadores saben que la lucha contra el dopaje es algo que deben apoyar y que no hace más que beneficiarlos y ayudarlos en sus intereses.

Si se gestionan los asuntos entre las mentiras, las tapaderas y las falsas lesiones, no solo pierde la credibilidad del tenis sino los mismos jugadores terminan ensuciando su propia imagen.

Estas semanas, se ha hablado sobre dopaje también en el circuito femenino. El caso de Nuria Llagostera es uno más de los que está contribuyendo al oscurantismo en torno al tenis y el dopaje.

La tenista balear habría dado positivo por consumo de Metanfetamina. Sin embargo, el comunicado oficial de la ITF deja más dudas al respecto dejando el debate y las sospechas abiertas.

"La ITF no tiene ningún comentario que hacer sobre Nuria Llagostera Vives. En el único caso en el que la ITF realiza comentarios sobre un caso de dopaje en nombre del Programa Antidopaje de Tenis es cuando un jugador ha sido culpable de haber cometido un delito de dopaje al final del proceso de investigación" indica el texto.

Mientras tanto, Nuria está apartada de las pistas sin pronunciarse y con una incertidumbre que día a día se va acrecentando.

El dopaje está sacudiendo al tenis a escala mundial. La ITF gestiona los asuntos de manera turbia y con enormes contradicciones.

El tenis vive momentos inciertos y hay varios motivos que generan preocupación. La credibilidad de este deporte y de los organismos que lo gestionan flaquean, y no se puede seguir tratando un tema tan serio como el dopaje de manera suave y con incertidumbre.

El asunto es grave. Toca de lleno a un deporte tan grande como el tenis. Los rumores y desconfianzas hacia estrellas mundiales que representan al deporte blanco van en aumento.

El deporte y el dopaje no son compatibles. El tenis no ha estado altamente marcado por las drogas, más que en casos puntuales. La única manera de erradicar esta tormenta es tratar el asunto con la seriedad que requiere.

También te puede interesar:

Preguntas sobre el caso Marin Cilic

Marin Cilic, suspendido 9 meses por doping

Viktor Troicki, 18 meses suspendido por violar Código Antidopaje

Zahlavova Strycova, positivo por dopaje

Estadísticas débiles en materia antidopaje

La lucha del tenis contra el dopaje

¿Deben los tenistas financiar el sistema antidopaje?

El tenis adoptará el pasaporte biológico

Nadal y los controles andidopaje públicos

Comentarios recientes