Serena: "No soy la mejor de siempre"

La estadounidense, campeona de 17 grandes, afirma tener todavía margen para crecer

Es una mirada a la historia con las zapatillas atadas y el brazo aún caliente. Serena Williams, la indiscutible número 1 del tenis femenino, contesta esta semana en Pekín preguntas que van más allá de la inminente competencia. Poco parece importar que un Premier Mandatory, evento de la mayor categoría WTA, únicamente por debajo de los Grand Slam, esté a punto de desatarse en territorio chino. Tampoco supone óbice que 19 de las primeras 20 raquetas estén llamadas a filas. Un vasto argumento de presente que no impide echar por un momento la vista al pasado.

Serena juega para la historia. En Pekín camina una mujer que meses atrás disparó su cuenta de Grand Slam individuales hasta los 17 cetros, apenas a un paso de equiparar las cosechas de Chris Evert o Martina Navratilova. Ella, la número 1 más veterana que observó la disciplina, se siente joven para seguir trotando. Diez veces campeona en 2013, nunca coronó tantas semanas entre los márgenes de una temporada en su carrera. Victoriosa en 68 de los 72 partidos disputados este año, jamás apretó el puño con tal frecuencia en ninguna temporada.

Desde esa posición de autoridad renovada, ha subrayado su autoridad respecto a la competencia contemporánea. En términos históricos, sin embargo, la norteamericana sigue mostrando respeto por figuras añejas. "No soy la mejor jugadora de todos los tiempos. Aún estoy jugando y todavía estoy intentando alcanzar récords. Gente como Steffi (Graf), Chris Evert, Martina Navratiliva o Margaret Court,... ellas son las mejores".

"Quizá esté en el top5, pero definitivamente no soy la número 1. Para mí, ya es un honor que mi nombre sea mencionado entre los de esas impresionantes mujeres" afirmó halagada Serena.

Visto desde una óptica externa opina Steffi Graf. El prodigio de Mannheim, acreedora del récord de grandes conquistados en la Era Abierta (22), no muestra reparos en valorar el potencial de Serena Williams respecto a la historia de la disciplina. En declaraciones realizadas a Associated Press, la germana se vierte en elogios hacia Williams.

"Todavía tiene mucho tenis dentro de sí". Habla una mujer que conoce por experiencia los retos de alargar una carrera. Hasta este curso, Steffi era la única tenista capaz de cerrar como número 1 dos cursos con nueve años de diferencia (1987 > 1996). Esta campaña, elevando el listón hasta un lapso de once temporadas (2002 > 2013), Serena rebasará su marca.

"No veo que haya en absoluto competencia haciéndole frente. Su cuerpo ha venido aguantando realmente bien. Es tan fuerte y tiene un juego tan potente. Tiene la opción de desbordar por potencia a sus oponentes, y lo ha venido mostrando una y otra vez".

Graf, la única tenista -incluyendo tanto hombres como mujeres- capaz de ganar el Golden Slam de calendario, empleó una poderosa derecha y un fantástico juego de pies para levantar siete Wimbledon, seis Roland Garros, cinco US Open y cuatro Abiertos de Australia. Un aval inigualable para realizar afirmaciones sobre el tenis femenino.

Durante su última temporada como profesional, Stefi cedió ante una joven Serena Williams (entonces, de apenas 17 años) en Indian Wells. Y recuerda con intensidad las sensaciones que emanaban de aquella incipiente jugadora.

"Puedes sentir una energía fuerte y determinación. Eso definitivamente puede ser intimidante al jugar contra ella. Sabes que hay una fuerza en pista. Obviamente, ella trata de terminar los puntos. Entonces sientes presión para ser agresiva. Incluso cuando era más joven, ella y su hermana tenían una gran presencia en pista".

A sus 32 años Serena tiene por delante las últimas temporadas de su trayectoria. Obviamente el final de su carrera está más cerca que el principio, pero los retos nunca fueron mayores. Una mujer que ha levantado múltiples cetros de Grand Slam por curso en las últimas dos temporadas, de mantener el ritmo actual podría igualar el record de Graf (22) coronas durante 2016.

Lejos de mostrar inquietud por una marca amenazada, Stefi expresa curiosidad por conocer la evolución de los acontecimientos. "Veremos cómo, a nivel mental y físico, es capaz de conservarse durante los próximos años. No creo que nadie haya jugado así, ese tipo de tenis, a su edad. Tengo curiosidad por seguirla" afirma.

¿Qué ha mejorado Serena recientemente para volver a desarrollar esta segunda juventud en el tenis femenino? "Creo que ha ordenado todo realmente bien durante sus partidos este año. Tiene determinación. Está concentrada. Parece haber encontrado una calma interior al entrar en pista".

Con paciencia, sin prisa pero sin pausa, Serena va caminando bajo la égida de Mouratoglou. A día de hoy no se considera la mejor de la historia. El tiempo, el que le quede para seguir avanzando, terminará de colocarle en su lugar. Graf, sin embargo, alberga pocas dudas. "Puedo verla sobrepasar fácilmente todos nuestros récords". Aviso a navegantes.

Comentarios recientes