Kvitova, campeona en Tokio

La checa, en paso de gigante hacia el WTA Championships, gobierna el torneo japonés

Petra Kvitova se proclamó campeona del Premier 5 de Tokio tras batir a la alemana Angelique Kerber (6-2 0-6 6-3), logrando el undécimo título de su carrera, segundo de la temporada. Se trata de uno de los campeonatos más importantes ganados por la antigua campeona de Wimbledon. Junto a Madrid 2011 y Montreal 2012, es el tercer cetro más vigoroso de categoría WTA que reside en su vitrina. Haciendo el paralelismo con ATP, sería el tercer Masters 1000 que guarda entre sus brazos.

Una semana realmente necesaria para una mujer cuya carrera ha visto frenada una progresión muy anticipada en 2011. Dos años atrás, con el título de Wimbledon, el WTA Championships y la posibilidad del número 1 en las yemas de los dedos, el futuro del tenis femenino parecía reservado para esta mujer de intensa mirada.

Deportivamente más joven que sus compañeras de generación, Petra aún no ha desarrollado ese instinto profesional que pueda observarse en jugadoras como Radwanska o Wozniacki. Es más tierna en ese planteamiento largoplacista. A sus 23 años, goza de la juventud necesaria para pulir deficiencias. Kvitova, forjada en un estilo de rompe y rasga, con potencia a raudales e inercia para venir a mitad de pista, no esconde sus cartas: su versión buena ofrece un juego inabordable, su versión mala parece subterránea. Paciencia con este perfil de jugadora.

Aprovechando el deshielo experimentado en territorio japonés (ausencias de Sharapova y Serena, cesión prematura de Azarenka y Radwanska) la tenista de Bilovec ha aprovechado para sacar el fuego desde su hombro izquierdo. Ha solventado una semana de altos vuelos (Keys, Kuznetsova, Venus, Kerber), cerrando dos pulsos realmente ajustados en las dos últimas rondas.

Su semana también deja una certeza: una gran gestión en partidos decisivos. Del mismo modo que compitió con cabeza fría en su primera final de Grand Slam sobre la hierba de Wimbledon o ganando el WTA Championships en su debut, Petra muestra un balance atronador en duelos por coronas. La zurda ha gobernado 11 de las 15 finales disputadas en su trayectoria.

Una solvente semana que tiene consecuencias interesantes a medio plazo para la joven checa. De entrada, vuelve a formar parte del top10, quedando el próximo lunes en el séptimo peldaño. Disparada hacia el WTA Championships, parece tomar color justo cuando el circuito encara el tramo cubierto. Su hábitat natural. Allí, al cobijo de las bóvedas, se transforma en una tenista distinta. Terminar el año en Estambul puede ser un buen estímulo para 2014.

Comentarios recientes