Récords por batir en 2013 en ATP y WTA

Las figuras referencia en ambos circuitos tienen ante sus manos algunos registros históricos en el final de temporada

Récords a conseguir en el tenis hasta el final de la temporada 2013. Las figuras referencia de ambas disciplinas están estirando sus propios límites en la actual campaña. En demostraciones de poder de principio a fin de año, algunos registros pueden quedar grabados en las páginas de oro del deporte de la raqueta durante las próximas semanas.

En Punto de Break realizamos un somero repaso a algunos desafíos que encararán dos perfiles gloriosos. Los dos tenistas que tienen más probabilidades para cerrar el curso en el trono de cada circuito, los destacados número 1 de la temporada: Serena Williams en competición WTA y Rafael Nadal en dinámica ATP.

"Me di cuenta de que no puedo pagar a nadie para rebobinar el tiempo, de manera que debo adelantarme a él" ~ Serena Williams

Victorias en una temporada WTA – No se trata de una plusmarca absoluta, pero hablamos de un ejercicio de excelencia deportiva, a nivel cuantitativo, que se pierde en la memoria de los tiempos. En una campaña donde se ha convertido en la número 1 más veterana que jamás contempló la disciplina, desbordando en pleno verano su mejor registro de victorias dentro de una misma campaña, Serena Williams puede abordar el final de 2013 derrumbando una barrera tan sólo una vez romta desde 1988. Cinco de las raquetas que coparán el top10 este lunes no habían nacido. En los últimos 25 años, desde que Steffi Graf levantara el único Golden Slam de la historia del deporte, el circuito femenino apenas ha contemplado un rendimiento tan anudado a la victoria. Desde que la alemana ganara los cuatro Grand Slam y la medalla olímpica en un mismo curso, hito construido sobre la monumental cifra de 72 triunfos, al margen de Clijsters y sus 90 victorias en 2003, ninguna jugadora había amenazado de manera tan clara ese sumar de victorias. Serena, que ha renunciado a competir en Tokio alegando fatiga, cuenta con 67 victorias en la bolsa y tiene por delante dos citas (WTA Premier Mandatory de Shanghái, WTA Championships de Estambul) para rebasar la marca de la tenista de Mannheim. Es una consecuencia del nuevo enfoque de la norteamericana, donde cada semana cuenta. Una hazaña impensable años atrás para una mujer tradicionalmente orientada a la caza mayor. Este año ha levantado nueve títulos. Jamás ganó tanto. Este año alzó un International, el cetro más pequeño en una vitrina poblada por más de medio centenar de coronas. A por todas, literalmente.

Mayor brecha entre temporadas finalizadas como número 1 – No son pocos los jugadores que otorgan especial valor a ocupar la plaza referencia a final de campaña que pasar por el pináculo de la disciplina de manera transitoria. Ese logro indica haber sido el mejor competidor durante una temporada determinada. Lograr tal mérito en distintas temporadas indica una capacidad notable para mantenerse al frente de una disciplina individual. En este sentido, corresponde a la alemana Steffi Graf el mérito de haber alargado durante más tiempo su dominio en el circuito femenino. La centroeuropea es la mujer que más veces ha cerrado una temporada en el trono WTA (hasta en 8 ocasiones) y ha sido la tenista que presente un plazo más dilatado entre su primera (1987) y última (1996) coronación como reina a final de curso. Un total de nueve años de diferencia. Este último registro va a ser superado al término del curso en acción. Serena Williams procede a quedarse en propiedad una etiqueta paradigmática de la extensión deportiva del competidor actual. En una época con equipos de profesionales rodeando a los jugadores y volcando esfuerzos a la recuperación, las carreras tienden a ser más largas. Serena, que cerró el curso como mujer referencia por primera vez en 2002, volverá a hacerlo en 2013. Es decir, lograr con 32 lo que hizo con 21. Ser capaz de palpar el techo con once años de margen. Impresionante.

"La derrota no es mi enemigo. Mi enemigo es el miedo a perder" ~ Rafael Nadal

Masters 1000 ganados en un año – Rafael Nadal y un muro impensable. En una temporada iniciada con las dudas inherentes a la mayor baja deportiva de su vida, el balear puede cerrar el año con una gesta sin precedentes. Ya ha logrado metas jamás derribadas por sí mismo (ganar Cincinnati) o por tenistas en activo (sellar la gira americana Canadá-Cincinnati-US Open sin error). Ahora, sin embargo, puede subir la apuesta hasta quedarse sólo en la historia de la disciplina. En 2011, su año de irrupción definitiva, Novak Djokovic establecía un récord inédito: ganar cinco Masters 1000 entre los límites de un mismo curso. Una garantía de rendimiento constante a lo largo del año, dando la cara en eventos saturados de figuras en cuadros de reducidas dimensiones (sin margen para el respiro). En la presente campaña el balear ha poblado con generosidad su vitrina de Masters (Indian Wells, Madrid, Roma, Canadá, Cincinnati), equiparando la marca de Djokovic con margen para la ruptura y disparando su liderazgo con 26 títulos. Quedarse solo en la historia con seis coronas en un año es el reto que tiene por delante. Ante sus zapatillas, dos enclaves jamás culminados: Shanghái y el entorno cubierto de París-Bercy. En ambos ha logrado pisar la final. ¿Puede dar el paso definitivo? La historia le espera.

Culminar una temporada ATP invicto en pista dura – Nunca lo ha visto la disciplina. Rafael Nadal pisa otoño con un mérito bajo sus zapatillas inimaginable a principios de año. No ha cedido un partido sobre cemento en 2013. Su caminar en la superficie viene compuesto por un total de 22 partidos. Todos ellos ganados., incluyendo tres Masters 1000 y un Grand Slam. Nunca había ganado Nadal cuatro cetros sobre pista dura en un año. Empleando un patrón táctico más volcado a la finalización que a la construcción, pegado a la línea de fondo, con mordiente al servicio y en búsqueda constante del golpe ganador, el balear mantiene un expediente inmaculado en cemento. Ganando el US Open con la menor cantidad de roturas de la historia, encara octubre con un reto sin precedentes en la disciplina: cerrar una temporada ATP sin derrotas en la superficie que gobierna la disciplina: la pista dura. “Si quiero volver a ser número 1, tengo que jugar bien en cemento” concedió durante su reinserción deportiva. Lo ha hecho. Es cierto que, en esta marca a lograr, el asterisco debe de ser colocado en la ausencia del balear en torneos referencia en la superficie (Abierto de Australia, Masters 1000 de Miami). Sin embargo estar apartado de la competición en tal suelo más tiempo, casi un año entre Miami 2012 e Indian Wells 2013, da vigor a lo logrado. Calendario cargado: Pekín, Shanghái, Basilea, París-Bercy, Londres. Parece imposible. También lo parecía tener el número 1 en las yemas de los dedos.

Más títulos en un año entre tenistas en activo - Un total de 10 coronas, a sólo una del tope personal, descansan en las vitrinas del balear en 2013. Entre sus contemporáneos, Roger Federer guarda la plusmarca con las 12 coronas logradas en 2006. Para buscar registros superiores hay que irse hasta 1984 con los 13 cetros de McEnroe. Nadal ni siquiera había nacido. El récord de Guillermo Vilas en 1977 (16) es inalcanzable con el calendario actual del balear).

Comentarios recientes