Asia: torneos y jugadores en auge

Área de interés estratégico creciente, el continente asiático concentra la actividad deportiva durante estas semanas

Territorio en auge, de creciente interés. El circuito ATP, dominado por Europa y Estados Unidos, cede terreno en estas fechas al panorama asiático. Nueve torneos disputados sobre cemento, avalan el crecimiento de este continente, cada vez más influyente en el tenis: Shanghai (ATP 1000), Beijing (WTA Premier Mandatory y ATP 500), Tokyo (WTA Premier5 y ATP 500), Kuala Lumpur (ATP 250), Bangkok (ATP 250), Seúl (WTA Internacional), Osaka (WTA Internacional), Guangzhou (WTA Internacional) y Tashkent (WTA Internacional).

Estos mencionados eventos no son los únicos que se disputan a lo largo de la temporada (Doha, Dubai, Chennai…), pero su ocupación en el calendario (tres semanas consecutivas en el cuadro masculino, y cinco en el femenino) hacen estos eventos fijos en la cita de muchos tenistas.

La gira asiática está ubicada tras los torneos estadounidenses, y antes de los eventos europeos sobre cemento, que preceden a la Copa de Maestros. La pugna por estar en Londres es sin duda uno de los acontecimientos que hacen que las citas orientales sean más atractivas. Diversos tenistas que pelean por estar entre los ocho mejores del año acuden a los ATP 500, e incluso 250, para tratar de rascar los puntos necesarios.

El aumento progresivo de nivel de los torneos, también consigue que muchos tenistas acudan como preparación. En el circuito masculino, por ejemplo, están dos ATP 250 (Kuala Lumpur y Bangkok), y dos 500 (Tokio y Pekín) que preceden a la gran cita del Masters 1000 de Shanghái, donde es habitual ver a las mejores raquetas del circuito salvo imprevistos.

Si algo está contribuyendo al crecimiento de la afición por el tenis en Asia, es el talento de sus jugadores. La presencia, sobre todo, de Kei Nishikori y de Na Li, ha despertado la atención de los medios de comunicación, contribuyendo así al interés en aumento de los aficionados.

El japonés por fin está haciendo bueno el dinero que Japón lleva invertido en el tenis. Con tan solo dieciocho años se adjudicó su primer torneo ATP (ante James Black en Delray Beach). Ningún compatriota disputaba una final desde que lo hiciera Shuzo Matsuoka en 1992. El de Shimane en estos años ha sumado a su palmarés dos trofeos más: Tokio (2012) y Memphis (2013).

Actualmente ocupa el puesto número 12 del ranking y está prevista su llegada al Top 10 en un futuro no muy lejano. Go Soeda y Tatsuma Ito son otros tenistas que hoy por hoy están relegados a un segundo plano, situados incluso fuera del top 100.

En el panorama femenino, como se mencionaba anteriormente, China es la principal potencia gracias a la figura de Na Li. Campeona de Roland Garros, y finalista en dos ocasiones del Abierto de Australia, es una de las deportistas más influyentes de la zona.

También sigue siendo especial la figura de la japonesa Kimiko Date-Krumm. Sigue competiendo pese a su avanzada edad (43 años). De hecho, se convirtió en la más veterana en derrotar a una top 10. Suma ocho títulos en una carrera que está tocando su fin, pero que ha dado muchas alegrías al tenis asiático.

En definitiva, el aumento de nivel de los tenistas asiáticos y el atractivo de los torneos (avances tecnológicos…) hace que para la mayoría de los profesionales competir en este territorio sea prácticamente obligado. También la fecha (previa a la Copa de Maestros) y la entidad de los eventos (Masters 1000 y Premier Mandatory).

Comentarios recientes