Copa Davis: Semifinales, día 2

Los checos defenderán en la final el título logrado en 2012 y ya esperan a Canadá o Serbia

Radek Stepanek y Tomas Berdych. Tomas Berdych y Radek Stepanek. Protagonistas absolutos de las hazañas de República Checa en Copa Davis. Parece que los años no pasan por ellos, y según avanzan las ediciones, la dupla que hizo campeona a su nación en 2012 sigue ganando. Su última víctima fue Argentina, que apenas puso en apuros al equipo local, que convirtió el O2 Arena de Praga en un auténtico fortín. Los defensores del título esperan ya en la gran final al ganador del Serbia-Canadá, que nos brindaron un auténtico partidazo en dobles, con cinco durísimos sets que se decantaron por el lado visitante tras un dramático duelo de poder a poder.

Pocos podían dudar del favoritismo de República Checa antes de iniciarse la semifinal ante Argentina. Un equipo liderado por Stepanek y Berdych, con un tenista como Rosol capaz de echarse el equipo a la espalda ante Kazajistán en la eliminatoria de cuartos de final y con una joven esperanza como Vesely no parece tener demasiados resquicios. Jaroslav Navratil sabe jugar bien sus bazas y ante un rival mermado, que no contaba con Juan Martín Del Potro ni con David Nalbandián, los locales debían meter miedo desde el principio.

Y así lo hicieron. Stepanek fulminó en tres sets a Mónaco, el número uno visitante, y Berdych mantuvo el tipo a pesar de tener problemas en los dos primeros parciales ante Mayer. En el día de hoy, en el doble, Navratil no quería sorpresas. Alineó a sus dos mejores jugadores, una pareja que acumulaba un 12-1, para enfrentarse a Horacio Zeballos y Carlos Berlocq. La pareja argentina tuvo una bola de break en el séptimo juego del parcial inicial. Pero desde ese momento se diluyó como un azucarillo y la veloz pista puesta por los checos resultó impracticable para el tenis de fondo de pista del conjunto de Martín Jaite.

La República Checa consigue así llegar a su tercera final de Copa Davis en cinco años. En 2009, el conjunto de Navratil lo formaron Stepanek, Berdych, Hajek y Dlouhy pero poco pudieron hacer en el Palau Sant Jordi ante la España de los Nadal, Ferrer, López y Verdasco. Mejor suerte corrieron el pasado curso en el O2 Arena de Praga. En la capital checa los locales obtuvieron su particular venganza batiendo al combinado español en un dramático quinto punto en el que Radek Stepanek se impuso en cuatro parciales a Nicolás Almagro.

En 2013 esperan rival. Canadá o Serbia. Si Novak Djokovic -actual número uno del mundo- puso el 1-0 en el marcador con suma facilidad tras apalizar en tres sets a Vasek Pospisil, el también balcánico -nacido en Podgorica pero con pasaporte canadiense- Milos Raonic igualó la contienda en un dramático segundo encuentro ante Janko Tipsarevic, al que venció por 10-8 en el quinto y definitivo acto. Con las espadas por todo lo alto, el punto de dobles se convirtió en algo decisivo, más aún que en una eliminatoria normal al tratarse de toda una semifinal.

Sin cambios a última hora por parte de los capitanes, por el combinado serbio saltaban a la pista Ilija Bozoljac y Nenad Zimonjic. El tándem balcánico, que batió en la pista cubierta de Boise a los hermanos Bryan, iniciaban el partido con un poco de favoritismo con respecto a la pareja canadiense formada por Daniel Nestor y Vasek Pospisil. La endemoniada combinación de veteranía y juventud puede ser un cóctel explosivo en determinadas circunstancias.

En un partido dramático, típico de Copa Davis, los canadienses remontaron un set de desventaja tanto en el segundo como en el cuarto parcial. En el acto definitivo, drama similar al que pudimos ver en el encuentro entre Raonic y Tipsarevic. Encuentro durísimo, mucha fatiga acumulada, y que el sabe preservar mejor el físico es el que acaba imponiéndose. Afortunadamente para los visitantes, los reflejos de Nestor y la energía de Pospisil no se agotaron y pudieron imponerse por 10-8 para darle a Canadá la ventaja en la eliminatoria. Aunque Djokovic y Tipsarevic son favoritos en los partidos del domingo, irte a dormir sabiendo que solo tienes que ganar un punto para colarte en la final del campeonato te insufla una moral que puede ser clave para los norteamericanos.

Comentarios recientes