Historias del día 9 en el US Open

Repasamos algunas de las narrativas más destacadas durante el noveno día de competición en Nueva York

Repasamos algunas de las narrativas más destacables de la novena jornada de competición en el US Open, acompañando a algunos de los principales protagonistas en el cemento neoyorquino. Inmersos ya en la segunda semana del evento, tanto en el cuadro individual femenino como en los de dobles se lucha por alcanzar las semifinales. Los hombres por su parte, al disputar la final el próximo lunes, aún se encuentran completando la cuarta ronda de enfrentamientos.

Exhibiciones tenísticas en la Arthur Ashe, durísimas batallas en la Lou Armstrong, diferentes momentos, algunos brillantes y otros menos pero sin duda también emocionantes que nos dejó la novena jornada del US Open en las pistas de Flushing Meadows.


Serena, un torbellino: La número uno del mundo dio una auténtica lección de tenis en la pista central del US Open. Sacó su arsenal de golpes ganadores para acorralar a la española Carla Suárez Navarro, que cedió en apenas cincuenta minutos y sin poder ganar ningún juego. De camino a su quinto título en Flushing Meadows, la tenista de Michigan apareció en la Arthur Ashe como un torbellino que arrastró a su paso a la #1 española, cuyo revés quedó ahogado ante la potencia y profundidad de la menor de las Williams. Con el claro objetivo de renovar corona en el US Open y también con ganas de reeditar la final del pasado curso ante Azarenka -que la batió hace solo dos semanas en Cincinnati- aparece en semifinales la estadounidense. Su último partido antes de la final lo jugará ante la siempre incómoda Na Li. Una buena piedra de toque para saber a qué nivel está exactamente la gran favorita.


La solvencia de Djokovic: El serbio solo estuvo ochenta minutos en pista en el día de hoy. En definitiva, lo que tardó en batir a Marcel Granollers, al que solo le dejó sumar tres juegos, todos ellos en el primer parcial. Finalizando en el encuentro con dos roscos y aprovechándose en cierta medida del desgaste físico del catalán, el número uno del mundo cuajó uno de sus mejores partidos en el US Open y manda un mensaje a sus rivales por el título. Tras una gira veraniega de pista dura algo decepcionante, parece ser que el pupilo de Marian Vajda ha llegado en plena forma a su cita anual en Nueva York. Al 100%, nadie duda de que el de Belgrado es el hombre a batir. ¿Conseguirá confirmar su supremacía sobre cemento ante rivales de la entidad de Murray y Nadal?

La resistencia de Azarenka: La jugadora de Minsk sobrevivió en la pista central a todo un desafío. Ana Ivanovic, antigua número uno, pareció por un momento aquella jugadora que ganó Roland Garros y que llegó a ocupar la primera posición del ranking WTA. Con un parcial de desventaja, Azarenka supo mantener la calma y darle la vuelta al marcador para avanzar a cuartos de final. La lluvia aparecida en el día de ayer la deja sin descanso antes de la antepenúltima ronda, que se disputará en el día de mañana. Tendrá ante Daniela Hantuchova un envite de poder a poder, un choque de pegadoras. Disponiendo la bielorrusa de muchos más recursos defensivos, su objetivo será alargar el intercambio y meter en el barro a la eslovaca, que no está acostumbrada a aguantar farragosas batallas desde el fondo de la pista.

El último servicio del Coronel: A sus 31 años y tras tres temporadas muy lejos de las principales raquetas del circuito nadie daba un duro en Nueva York por un jugador como Mikhail Youzhny. Fuera del césped, sus apariciones en los Grand Slams eran prácticamente testimoniales, pero cuando nadie se lo esperaba, el ruso ha renacido de sus cenizas y está a un solo partido de alcanzar por tercera vez en su carrera las semifinales en el US Open. En la edición de 2006 disputó el mejor torneo de su vida y está dispuesto a reverdecer viejos laureles en la Gran Manzana. Si en tercera ronda fue Tommy Haas el que dobló la rodilla hoy lo ha hecho el incombustible Lleyton Hewitt. El pupilo de Boris Sobkin llegó a ir dos sets a uno abajo y 4-1 en el cuarto parcial. Llegó a restar para mantenerse en el encuentro en el acto definitivo para acabar encadenando cuatro juegos de forma consecutiva y sellar su pase a los cuartos de final. El Coronel no se quiere rendir y parece que quiere agradecérnoslo con un último servicio.

La veteranía de Leander & Radek: La pareja más veterana que queda en el cuadro de dobles nos sigue deleitando. Con los focos de la Lou Armstrong sobre sus rostros, Leander Paes y Radek Stepanek batieron a la pareja formada por Aisam-ul-Haq Qureshi y Jean Julien Rojer en un intenso partido a tres sets. El checo, que con 34 años está en el epílogo de su carrera como singlista, aún sigue dejando destellos de su inmensa clase en la modalidad por parejas. El indio, que ha sobrepasado ya la cuarta década de edad, sobrevive entre la élite gracias a la unión de talento, capacidad de sacrificio y un carisma que le hacen único en todo el circuito. Campeones en Melbourne en 2012 y finalistas el año pasado en el US Open, lucharán ante los Bryan por discutir la supremacía de la pareja tejana sobre pista dura.

Comentarios recientes