US Open 2013: partidos a seguir en el día 8

Anotamos unas líneas de actividad a contemplar durante la octava jornada de competición en Flushing Me

Una selección de partidos a seguir durante el día 8 del US Open. Será una jornada que sirva para abrir los octavos de final en el cuadro masculino y sellar tal fase en la modalidad individual femenina. El torneo entra de lleno en la segunda semana de competición, ofreciendo sin demora encuentros de creciente atractivo. Habiendo espacio sólo para los mejores, las fuerzas van quedando parejas entre los muros de Flushing Meadows. La tensión va subiendo conforme las rondas decisivas comienzan a vislumbrarse en el horizonte.

La continuidad de una insumisión, el refrendo de un convencimiento personal, una oportunidad de oro para despuntar en gran escenario o la posible reedición de un drama son algunas de las narrativas destacadas durante el segundo lunes de competición en Nueva York. En Punto de Break apuntamos una serie de encuentros a observar durante la octava jornada de actividad en Flushing Meadows.

Rafael Nadal v Philipp Kohlschreiber (Arthur Ashe Stadium – primer turno)

¿Puede el alemán apretar las tuercas del mallorquín?

La primera gran piedra de toque del mallorquín en la presente edición del US Open. Tras coronar con vigor la primera semana, la temperatura de los rivales no hace sino ir en aumento. El de Manacor gobierna con soltura el enfrentamiento directo (9-1) llegando su única derrota ante el teutón en el torneo de Halle 2012, días antes de que Rafael se introdujera en la baja deportiva más larga de su carrera. En esta ocasión, las sensaciones son diferentes. El número 2 llega invicto sobre pista dura en 2013, montado en una racha de 18 triunfos consecutivos en la superficie y sin ceder un juego al servicio en todo el torneo. No obstante, pese al desequilibrado historial y la inercia del mallorquín, una certeza. Sobre cemento, Philipp no se arruga. Al margen de Djokovic, solamente un jugador ha logrado arrebatar parciales a Nadal en cinco partidos consecutivos sobre suelo duro al aire libre: Philipp Kohlschreiber. Todos sus precedentes en suelo duro vieron al de Ausburgo llevar mangas a su bolsa. Un tipo de marcado carácter ofensivo, con buenas manos en la red y un colosal revés a una mano (siendo ésta una característica a explotar por Nadal) promete elevada oposición. Viene de tumbar por segundo año consecutivo al número 1 local en un intenso partido que puede haber drenado parte de sus fuerzas. En 2012 pecó tal esfuerzo ¿Puede mantener la intensidad ante Nadal? A cinco mangas, se antoja complicado. Pero puede ser un buen test para los reflejos del mallorquín de cara a un potencial cruce ante Federer en cuartos de final.

Ana Ivanovic v Victoria Azarenka (Arthur Ashe Stadium - segundo turno)

¿Puede la serbia dar la cara en un Grand Slam?

¿Dónde está el límite de Ana en el gran escenario? La antigua número 1 salvó in extremis la tercera ronda, llegando a restar para mantenerse en el encuentro ante Christina McHale. Una circunstancia donde suele entrar en tiritones le vio afrontar con frialdad el caminar por el desfiladero. Victoria, por su parte, volvió a sufrir ante el empuje ofensivo de Cornet, una mujer con menor potencia de ataque que la propia Ana. La pasada temporada la de Belgrado rompió una pared personal en Nueva York: volver a los cuartos de final de un major por primera vez desde que ganase su primer y único Slam en Roland Garros 2008. Azarenka domina el cara a cara particular 4-2, incluyendo los dos precedentes competidos en Grand Slam, batió a Ivanovic durante el verano en Carlsbad en un pulso cerrado a tres sets del que la balcánica salió convencida de poder batir a la de Minsk. De hecho, la única victoria sobre cemento en el haber de Ana tuvo lugar sobre el raudo suelo de Cincinnati, similar a las condiciones a encontrar en Flushing Meadows. Si es capaz de imponer el volumen de juego ofensivo que le llevó a la cúspide de la disciplina un lustro atrás, atinada al servicio y brotando fuego de su derecha, puede proponer un desafío espinoso al parapeto defensivo de Azarenka. Si la serbia está conectada, nada asegurable, puede ser una colisión con tintes épicos.

Richard Gasquet v Milos Raonic (Louis Armstrong Stadium - tercer turno)

¿Quién impondrá virtudes en un pulso de voluntades opuestas?

Por un lado, el poderío indiscriminado de Raonic, acreedor de uno de los servicios más temibles de la disciplina. Por otra parte, la tendencia al patrón defensivo de Gasquet, dotado de facilidad para soltar el brazo especialmente desde el flanco de revés, pero proclive al parapeto defensivo de la mano de una gran movilidad para cubrir el frente. Quedarse atrás, ante Milos, es firmar una sentencia antes de comenzar. En el sector más abierto del torneo donde los resultados-sorpresa no han hecho sino acentuar esa porosidad, la oportunidad de alcanzar unas semifinales de Grand Slam es manifiesta para cada jugador. Raonic ha sido realmente consistente durante las tres primeras rondas y va a encontrar en el galo la primera gran prueba en Nueva York. Batió a Gasquet en el único precedente previo entre ambos el pasado año en Cincinnati, un suelo de alto ritmo ideal para el canadiense, similar a las condiciones a encontrar en Flushing Meadows. Llegando con la inercia de la primera final de Masters 1000 alcanzada días atrás en Montreal, el canadiense se encuentra ante una oportunidad de oro para romper sus límites en Grand Slam. No sabe lo que es ganar partidos más allá de la ronda de los 32 mejores en majors, pero la opción de alcanzar el penúltimo partido en La Gran Manzana puede no volver a pasar en un tren tan apetecible como el de 2013.

Janko Tipsarevic v David Ferrer (Grandstand - segundo turno)

¿Reeditarán serbio y levantino el drama de 2012?

Tipsarevic, cuartofinalista en las últimas dos ediciones, busca el mejor resultado de 2013. David, una ronda de los ocho mejores de la que no se ha bajado en los últimos dos años. Ninguno de los dos llegaba a Nueva York con las mejores sensaciones del circuito. Janko, en una temporada que le ha visto salir del top20, es una de las grandes decepciones del circuito masculino en 2013. David, tras competir en Wimbledon infiltrado en un tobillo, debió detener un mes su caminar hasta protagonizar un regreso muy gradual a nivel de resultados sobre pista dura. En Nueva York, no obstante, han salvado con mayor o menor holgura la primera semana haciendo valer su privilegiada condición física en el formato a cinco encuentros. Nadie les ha estirado hasta un parcial decisivo. Eso es lo que sucedió en las más de cuatro horas y media de su colisión en 2012, decidida en el tiebreak del quinto set, cuando cruzaron argumentos en la fase de cuartos de final, una ronda posterior al choque de este año dada la mejor posición del serbio entonces. Un encuentro marcado por interrupciones de lluvia, intercambios eternos, remontadas increíbles (David levanta un 2-4 en el parcial definitivo), atenciones médicas con dosis de picaresca (Janko detiene el partido de manera discutible cuando ve cedida su ventaja en el quinto set). Dos apologetas del desgaste físico en el formato que da vida a tal virtud. Posiblemente el mejor encuentro de la anterior edición, si ofrecen la mitad de la intensidad vertida en aquella ocasión, será un espectáculo digno de observar.

Narrativas satélite:

El sueño de Riske – La verduga de Petra Kvitova hace frente a un desafío mayúsculo. Buscar los cuartos de final de un Grand Slam habiendo ganado apenas dos partidos anteriormente en estas lides. Será su primera visita a una pista central, y tendrá en Hantuchova (Arthur Ashe Stadium – primer turno) más experimentada que su anterior víctima. Rival curtida y escenario colosal, temible horizonte. No obstante, está jugando el mejor tenis de su vida.

El choque de contrastes - ¿Puede haber una contraposición de estilos más brutal en el circuito femenino que el presentado por las italianas Camila Giorgi y Roberta Vinci (Grandstand – primer turno)? Por un lado, una mujer que revienta la pelota como si no hubiera mañana. Por otra parte, una adalid de la variedad de efectos, alturas y trayectorias. Una irresistible brega por imponer una manera de entender la disciplina. Juventud contra veteranía bajo bandera azzurra.

El caminar de Halep – La rumana parece preparada para romper sus propios límites. A cada paso encuentra nuevos desafíos que está abrazando con grandeza. Nunca había ganado un título y lleva cuatro este año (sólo Serena llenó más la bolsa en 2013). Nunca había llegado a la segunda semana en un Slam y Nueva York le recibe este lunes. Jamás ganó a Pennetta, y es lo que necesita (Louis Armstrong Stadium – primer turno) para acceder a los cuartos de final en Flushing Meadows.

Favoritos:

La inercia de Federer – El suizo avanza como un cañón en Flushing Meadows. Si en la primera semana buscaba confianza y guardar oxígeno en las piernas, lo ha conseguido. Actuaciones vintage, auténticas demostraciones de autoridad con un tenis muy ofensivo, concediendo tres o menos juegos en ocho de los nueve sets jugados. Ante Tommy Robredo (Arthur Ashe Stadium – cuarto turno), a quien domina 10-0 en el cruce particular, otra oportunidad para seguir acelerando. Un posible cruce con Nadal en cuartos de final, en el único grande donde jamás colisionaron, debe de ser suficiente estímulo.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes