US Open 2013: cinco partidos a seguir en el día 3

Señalamos cinco líneas de actividad a observar durante la tercera jornada de competición en Flushing Meadows

Cinco partidos a seguir en el día 3 del US Open. Será una jornada que sirva para cerrar la primera ronda en el cuadro masculino y dar salida a la segunda fase en la modalidad individual femenina. Todos los competidores presentes en la edición de 2013 habrán colocado las zapatillas en el cemento neoyorquino, dejando las cartas sobre la mesa en el último Grand Slam del curso.

El inicio de un reto mayúsculo, la presentación de una candidatura, el regreso tras un calvario físico, una primera gran experiencia o la amenaza de sorpresa son algunos de los ingredientes más detacables de la presente jornada en Flushing Meadows. En Punto de Break repasamos cinco partidos a los que prestar especial atención en el tercer día de competición sobre el cemento de La Gran Manzana.

Andy Murray v Michael Llodra (Arthur Ashe Stadium - cuarto turno)

¿Será capaz Andy de mantener la calma en La Gran Manzana?

El retorno del británico al escenario de los sueños. Allí, sobre el cemento de Nueva York, Murray terminó de quebrar el candado que ataba psicológicamente su rendimiento. Andy volverá a pisar el Arthur Ashe que le coronó como campeón de Grand Slam. Será la primera vez que compita en el escenario de su primer major. ¿Qué sensaciones recorrerán su cuerpo? ¿Será un flashback hacia un dulce recuerdo? ¿Encontrará miedo escénico en un enclave donde tiene una responsabilidad adherida a la piel? La gira preliminar sobre cemento ha sido modesta, y está por ver un gran rendimiento del de Dunblane tras coronar Wimbledon. Es Murray ante un escenario nuevo: la protección de un cetro de Grand Slam. El francés Llodra, adalid del marginal estilo de saque/volea, propenso a introducir bolas bajas con el revés cortado, pudiera ofrecer un encuentro de escaso ritmo, convirtiendo el pulso en una suerte de acciones intermitentes. Eso, claro, es un drenaje de sensaciones desde la primera pelota. Un hombre que exige concentración máxima en cada punto y un extra de precisión en el rival para salvar acciones con el rival cerca de la cinta. En el único precedente neoyorquino entre ambos, cinco años atrás, apenas dos puntos evitaron caminar sobre la fina cuerda del quinto set. Muchas cosas han cambiado desde entonces. No obstante, hay aroma a encuentro espinoso.

Agnieszka Radwanska v Tita Torró (Louis Armstrong Stadium - primer turno)

¿Puede Torró jugar liberada en un escenario tan grande?

– Es un espejismo en el horizonte soñado. Cuando la tenista de Villena aborde su segundo encuentro en Nueva York palpará una empresa de dimensiones considerables: estará jugando ante la número 4 del mundo en un estadio de Grand Slam. Por circunstancias, podría hablarse del partido más grande de su carrera profesional. Jamás ha encarado a una top10 y tendrá delante a una de las cinco mejores tenistas del mundo, tercera preclasificada en Flushing Meadows. Es un encuentro con poco a perder y todo a ganar pero sobre todo a aprender. ¿Cómo gestionará la oposición de una mujer que le obligará a impactar esa pelota extra de manera regular? ¿Qué pasará por su mente cuando se vea forzada a golpear desde el escorzo con frecuencia? El reto de dar salida a esa poderosa derecha sobre el cemento neoyorquino será un espectáculo digno de ver. Construida principalmente sobre cemento, tendrá en la superficie un factor a domar. Una de las figuras emergentes del circuito femenino, encarnando claramente el papel de aspirante, tendrá licencia para soltar el brazo. En su primera visita al cuadro principal de Nueva York, en cuya ronda inaugural apenas entregó cuatro juegos. La empresa es infinitamente más exigente en este segundo asalto. Pero, habiendo sumado victorias por tercer Slam consecutivo, ya ha cumplido con lo exigible. Puede jugar liberada de cualquier remordimiento.

Guillermo García-López v Juan Martín del Potro (Arthur Ashe Stadium - segundo turno)

¿Comenzará con fuerza la principal alternativa a los grandes favoritos?

La candidatura del argentino se pone en marcha. Hubo un momento en la gira preliminar donde el tandilense amenazaba llegar a Nueva York con pinta amenazadora. Había quedado a tres juegos de la final de Wimbledon, ganó Washington en su regreso al cemento y sacaba para entrar en la final del Masters 1000 de Cincinnati. Sin embargo, una desconexión de las frecuentes en su repertorio le impidió cerrar el encuentro ante Isner y entrar en barrena hasta entregar la semifinal. Es uno de los principales focos de duda en el argentino. A diferencia del big4 que comanda los grandes escenarios, el sudamericano es propenso a ‘hibernaciones’ durante los encuentros. Quizá ése sea el principal motivo de su estría de rendimiento a tres mangas, incapaz aún de alzar un Masters, donde el margen de error es reducido. A cinco sets se encuentra más protegido el campeón de 2009. Caminará Del Potro ante García López con la necesidad de borrar el mal recuerdo de Cincinnati, queriendo mandar un aviso a navegantes sobre su amenaza. En Australia, sin embargo, un arranque frío ante Chardy supuso una eliminación en tercera ronda. Fue la gran decepción de Melbourne. Eso es lo que pretende evitar Del Potro en Nueva York. Con algunas molestias en la muñeca izquierda, la misma que le frenó en seco durante 2010, el argentino abre su andadura en La Gran Manzana.

Eugenie Bouchard v Angelique Kerber (Grandstand - segundo turno)

¿Logrará la canadiense abrir las carnes de la octava favorita?

Uno de los encuentros con mayor amenaza de sorpresa es el que enfrenta a la joven canadiense ante la octava cabeza de serie en el cuadro femenino. La norteamericana va tomando color en gran escenario. Suma victorias en los tres cuadros finales de Grand Slam disputados en 2013 y llega a Nueva York con cierta inercia. Lejos de esconderse en gran escenario, viene protagonizando bregas encarnizadas cuando así se le requiere. En el último Grand Slam, sobre la hierba de Wimbledon que coronó en categoría junior, Bouchard firmó ante Ivanovic su primera victoria ante una antigua número 1. En Cincinnati, enfrentada a su primer pulso con Serena Williams, mostró el desparpajo suficiente como para arrebatar una manga a la mujer referencia, algo ante lo cual muchas tiritan de solo pensarlo. Capaz de desplegar un interesante juego ofensivo, dando relevancia a la colocación de manera equiparable a la mera potencia, tendrá delante a un rival capaz de responder a tales argumentos. La alemana Kerber, antigua semifinalista en Flushing Meadows, es una de las mujeres con mayor capacidad para impactar en carrera del circuito. Puede ser un pulso estrecho, de medición de voluntades. Entre la juventud de Eugenie y el carácter voluble de una Angelique que ha perdido fiabilidad en encuentros apretados. La canadiense se asomó al abismo en su primer encuentro ganando uno de esos pulsos agónicos. La alemana protagonizó un inicio arrollador. Puede ser el pulso de la jornada en el cuadro femenino.

Lleyton Hewitt v Brian Baker (Louis Armstrong Stadium - tercer turno)

¿Llevará en volandas la grada a su 'héroe de guerra'?

Un encuentro que tiene la etiqueta de ‘drama’ colocada en el videomarcador. La confrontación entre dos hombres cosidos a remiendos. Por un lado, el australiano. Uno de los luchadores más incansables que dio la disciplina en la última década. Por otra parte, el protagonista de una de las grandes historias de 2012. Tras estar casi seis años en la sombra debido a las lesiones (un tipo que acumula cinco visitas al quirófano en forma de - cadera izquierda (2005), hernia (2006), cirugía reconstructiva del codo derecho (2008), cadera izquierda (2008) y cadera derecha (2008)) se labra su regreso al circuito. De comenzar 2012 en top500 a cerrar el curso rondando las 50 primeras raquetas. En el Abierto de Australia, sin embargo, vuelta a la realidad. Cuando gobierna un partido ante Querrey, su cuerpo dice basta al romperse un menisco lateral de la rodilla izquierda. “Ha tenido tanta mala suerte en los últimos seis o siete años, que incluso necesitando otro año puede volver donde está ahora”. Delante tendrá a un hombre que sabe lo suyo de salas de operaciones. Ante la mirada de la Louis Armstrong, dos auténticos supervivientes del deporte de la raqueta. Un pulso dirimido entre competidores anudados a reveses a dos manos. Será una pelea de voluntades, una entrega a pecho descubierto.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes