US Open 2013: Djokovic y su particular reválida

El serbio lucha en el US Open por conservar su hegemonía en superficies duras y de paso retener el #1 del ranking

Novak Djokovic está de nuevo en Nueva York. Vuelve a la Gran Manzana, lugar en el que se consagró como el máximo dominador del tenis mundial hace dos años. En la final de 2011, el pupilo de Marian Vajda logró batir por sexta vez consecutiva a Rafael Nadal confirmándose como el sólido número uno del mundo que es hoy en día. Sin embargo, el devenir de los acontecimientos ha cambiado sobremanera en estos últimos tiempos. Un huracán de ascendencia balear ha puesto patas arriba el circuito firmando un verano impoluto y colocándose en una situación franca para recuperar el número uno que le arrebató el serbio. Sobre pista dura, su superficie predilecta, Novak Djokovic tratará de defender con uñas y dientes su hegemonía en el cemento.

El sorteo del cuadro final masculino del US Open empezaba rompiendo patrones. Andy Murray y Novak Djokovic se verían hipotéticamente las caras en la ronda de semifinales. Por tanto, los protagonistas de las tres últimas finales de Grand Slam disputadas fuera del polvo de ladrillo cruzarían raquetas antes de la gran final del domingo 9 de septiembre. Ambos llegan a Nueva York con inesperadas derrotas en el Decoturf veraniego, y al menos uno de los dos perderá valiosos puntos que fueron conseguidos en la pasada edición, en la que brindaron al público una memorable final que se resolvió con la victoria del escocés en cinco agónicos parciales.

Las portentosas victorias de Rafael Nadal en Montreal y Cincinnati han conseguido que los diferentes analistas tenísticos duden. ¿Es Novak Djokovic el gran favorito para ganar el US Open? Muchos otorgan el favoritismo al balear, que aventaja ya en más de 2.000 puntos en la Carrera de Campeones a Nole. Otros piensan que Andy Murray, tras un verano más relajado despues de conseguir la gesta histórica de ganar en Wimbledon, conseguirá defender la corona lograda en Flushing Meadows el pasado septiembre. Incluso algunos no se olvidan de Roger Federer, que a pesar de ocupar en la actualidad la séptima plaza del ranking ATP sabe lo que es triunfar en Nueva York hasta en cinco ocasiones.

Novak Djokovic, sin embargo, debería ser considerado como el máximo favorito con los fríos números en la mano. No obstante ha conseguido alcanzar las seis últimas finales de Grand Slam disputadas sobre superficie dura. De esas seis, ganó un total cuatro, tres de ellas sobre cemento australiano y una en Nueva York, la anteriormente mencionada ante Nadal. Tanto en 2010 como en 2012 salió derrotado. Por tanto, el serbio es batible en el US Open, pero desde luego no como para dudar de su posible favoritismo.

El serbio, que ha contratado para su equipo de trabajo al mito polaco Wojtek Fibak en detrimento de su amigo y ex compañero Dusan Vemic, pone en juego muchas cosas en estas próximas dos semanas. En primer lugar pone en juego su hegemonía en pista dura. Una batalla que se presuponía que iba a ser con Andy Murray. Con el declive de Federer debido a la edad y sus problemas de edad y con la incógnita de Nadal y su físico, todo parecía indicar que tanto Djokovic como el escocés iban a copar la mayoría de finales en superficie dura. Sin embargo, el tenis es imprevisible, y la impresionante temporada de Nadal va a impedir que haya otro capítulo de tan enconada rivalidad, al menos en la final.

Por otra parte, Novak Djokovic defiende en el US Open su posición como primer clasificado en el ranking ATP. Si el serbio llega a la final pero cae ante Nadal, perdería en detrimento del balear el liderazgo de la clasificación mundial. También perdería tan preciada posición si cae antes de cuartos de final y el español alcanza el partido por el título, sin necesidad de alzarse con el trofeo para volver a recuperar el #1.

Su cuadro, un camino lleno de irregularidades que le pueden ir curtiendo de cara a rondas finales. Si el eléctrico e imprevisible Berankis le espera en primera ronda, podría encarar a jugadores como Rosol o Becker de perfil más bajo en su segundo partido. Antes de entrar en la segunda semana de competición podría encontrarse con la sombra de Grigor Dimitrov, su verdugo en Madrid pero que no opuso resistencia a cinco mangas en el pasado Roland Garros. Sus posibles rivales en octavos de final -Youzhny, Haas o Fognini- no parecen entrañar demasiadas dificultades para un Djokovic ya rodado en las pistas de Flushing Meadows. Y en cuartos, todo un campeón del US Open como Juan Martín Del Potro. Una auténtica prueba de fuego para superar la reválida a la que se enfrenta el número uno en las ardientes pistas neoyorquinas. ¿Está preparado el serbio?

Comentarios recientes