Semifinales del Premier 5 de Cincinnati

Serena, Li, Jankovic y Azarenka, con Nueva York en el horizonte, buscan el último peldaño en Ohio

Las semifinales del Premier 5 de Cincinnati desatarán algunas de las últimas grandes batallas sobre cemento previas al US Open. Dos antiguas campeonas (incluyendo la vigente defensora del título) y las dos últimas números uno, bregarán sobre el raudo asfalto de Ohio buscando colocar las zapatillas en el último peldaño. Para anticipar la altura de las colisiones, una realidad: todas ellas, en algún momento de sus carreras, saben lo que es jugar finales de Grand Slam sobre pista dura.

Serena Williams, Li Na, Jelena Jankovic y Victoria Azarenka conforman el póker de figuras que permanecen en pie sobre Ohio. En Punto de Break estudiamos las semifinales del último gran coloso de cemento previo al embarco en el US Open. Con Flushing Meadows en el horizonte, las últimas supervivientes apuran sus opciones en las inmediaciones de la Costa Este.


[1]Serena Williams v [5]Li Na | Historial particular: 7-2

Acude la estadounidense al partido con un registro atronador bajo las zapatillas: a mediados del mes de agosto, en pleno verano y con más de dos meses de temporada por delante, acumula un total de 58 victorias. Es la misma cantidad de triunfos sumados durante un 2012 donde alzó, entre otras cosas, un oro olímpico, dos Grand Slams y el WTA Championships. Está, apenas, a dos triunfos de igualar su mejor marca de triunfos en un año fijada en 2002 (60).

Encarna la competidora china uno de los perfiles más reaccionarios que jamás encaró Serena. Acostumbrada a gobernar los encuentros de manera holgada, sumando mangas desniveladas como quien bebe agua en verano, la estadounidense tiende a encontrar en la asiática una oposición permanente. En todos sus precedentes, una realidad fuera del alcance de casi todas: Li ha jugado sets de doce juegos, tiebreaks o arrebatados mangas a Serena en los ocho partidos disputados ante Serena.

La tenista de Wuhan presenta un patrón de juego capaz de mirar a los ojos a Serena. Construye su desempeño sobre uno de los trenes inferiores más poderosos del circuito femenino. Una base anatómica con la que traza un desplazamiento enérgico, capaz de cubrir todo el frente y asumir los desafíos de velocidad que impone el actuar plantada sobre la línea.

¿Cuál es la brecha entonces? La asiática es una competidora con cierta tendencia a la desconexión mental. Si bien ha pulido en cierta medida tal desajuste, sigue siendo vulnerable al parón psicológico. Por momentos puede equiparar el juego de cualquiera y pasar de repente a no encontrar la pista. En su último precedente en Miami, vio cómo una ventaja de 5-2 en el segundo parcial quedaba reducida a cenizas para entregar en dos mangas un encuentro aparentemente destinado al acto decisivo. Ante Williams, es un lastre no permisible.

No obstante, sobre cemento la china viene mostrando un respeto a destacar. Actúa como vigente campeona del torneo, alcanzó la final del último Slam en la superficie y, en el choque frontal mencionado ante Serena en Crandon Park, testó la resistencia de Willams en su primer torneo tras dos meses de baja por lesión.

Serena llega de menos a más en el torneo. De entregar el primer set desde Wimbledon ante la joven Bouchard en pulso inaugural a ceder apenas cuatro juegos ante Halep, una de las sensaciones del verano, en el choque más reciente. Li, que no compite desde hace dos días por la baja de Radwanska en semifinales, puede tener un arma de doble filo en esa falta de actividad.

[14]Jelena Jankovic v [2]Victoria Azarenka | Historial particular: 3-4

La rivalidad entre la de Belgrado y la de Mink sirve para reflejar la maduración de esta última plasmada en los resultados. La serbia gobernó dos choques en dos mangas durante la temporada 2007, en paralelo a su esplendor deportivo. Poco a poco entrando Victoria en la conversación arrebatando mangas o sets cerrados hasta imponer dominio desde su irrupción en 2009, haciendo suyos de manera clara los últimos tres precedentes.

Es una colisión que enfrenta a dos perfiles mayormente defensivos, cortadas por un patrón presto a la extenuación física. En un partido donde, pese a la rapidez del suelo, los intercambios prolongados debieran tener presencia, el factor cansancio puede ser una cuestión a valorar. Jelena, pese a venir del partido más solvente del torneo ante Vinci, acumula más de 7 horas y media en pista por las menos de cinco que cargan las piernas de Victoria.

A raíz de lo anterior, una de las cuestiones que surgen al estudiar el partido sitúa un gran interrogante sobre la balcánica: su capacidad para golpear a través de esa pared impenetrable en que tiende a convertirse Azarenka. Victoria ya superó a Wozniacki en un encuentro con grandes coberturas de pista. La cuestión es si Jankovic está preparada para algo así. Con el sumar de los años Jelena, que jamás destacó por sus prestaciones ofensivas, ha ido viendo atenuadas sus armas para romper la temperatura de los intercambios. El revés paralelo ha perdido enteros claros. Y es un arma necesaria para desaborlar a Victoria. En intercambios cruzados de revés a revés, tendrá las de sufrir.

Morder desde el resto y buscar el flanco de derecha del rival se antojan objetivos primordiales para ambas jugadores en esta colisión. Ambas presentan un área vulnerable en el servicio, siendo bastante más certeras en materia de devolución. A la hora de imponer esa capacidad reactiva Azarenka, una de las mejores restadoras del momento, debe marcar diferencias. Un revés paralelo colosal debe de dictar sentencia sobre el flanco débil de Jelena.

Golpe por golpe, cuesta encontrar una variante donde la serbia cierna sombra sobre la bielorrusa. Una tenista con marcadas tendencias a la desesperación, puede encontrar en Azarenka una camisa de fuerza. Ciertamente inferior en el fondo de pista a la bielorrusa en la actualidad, la balcánica debiera optar por romper el patrón rítmico donde la de Minsk goza. Tratar de cerrar los puntos en mitad de pista o romper el tempo de los intercambios con dejadas deben ser alternativas a estudiar.

Azarenka, cuyos problemas físicos (rodilla, espalda) le forzaron a reducir la cantidad de eventos a disputar en la gira, busca terminar su rodaje para el US Open alcanzando finales en los dos torneos donde firmó presencia (Carlsbad, Cincinnati). En el cemento encuentra su territorio. Fue la última mujer capaz de batir a Serena en la superficie. Y sobre él puede buscar un billete para volver a intentarlo antes de acudir a Flushing Meadows. En Nueva York, donde llegó a servir para campeonato, tiene una espina con Williams. Antes de volver a la Gran Manzana, un nuevo precedente puede cocinarse en Ohio.

Comentarios recientes