El regreso de Martina Hingis

La tenista suiza, inactiva desde 2007, retoma en Carlsbad el circuito profesional en modalidad de dobles

Martina Hingis protagonizó su regreso al circuito profesional, seis años después de su última adiós deportivo, en el torneo de Carlsbad. En modalidad de dobles de la mano de la eslovaca Hantuchova, la mujer con la que jugó su último partido por parejas antes de su retirada en 2007, con contundente victoria (6-1 6-1) sobre el tándem formado por Julia Goerges y Darija Jurak.

"Fue increíble jugar con Daniela. Tuvo que suponerle un gran coraje el sacarme de la tumba" bromeó al término del partido. "Estoy realmente contenta de tener una compañera como ella. Hace todo mucho más sencillo" apuntó sobre su partner eslovaca, una avezada doblista que guarda en su currículo todos los Grand Slam por parejas, aunque en modalidad mixta. "Estaba realmente nerviosa al entrar al encuentro, pero ella fue tan sólida que me aportó mucha confianza, y tras el primer set todo fue realmente un auténtico placer".

Afirmando que su apetito de competición ha incentivado el regreso a pista quiso remarcar, en palabras recogidas por Reuters, que no tienes planes de vuelta en modalidad individual.

Tras ser introducida en el Salón de la Fama hace apenas unos días, Martina se remanga. Entrar en el panteón del deporte y volver a sudar a ojos de todos en nivel profesional. Nadie hizo nunca eso. Seis años después de su último partido WTA la tenista helvética vuelve al Tour, pero exclusivamente en el circuito por parejas. Portadora de ese tenis diferente tan carente estos días, que prima la anticipación y pura habilidad de mano frente a la imposición por potencia de golpeo, su figura es un soplo de aire fresco.

Hingis, campeona de 43 títulos individuales, tiene un currículo notable en modalidad de dobles donde fue nueve veces ganadora de Grand Slam, incluyendo un Calendar Slam en 1998, para un total de 37 cetros por parejas.

Una lesión crónica de tobillo forzó su primera retirada del circuito profesional en 2003, con apenas 23 años. Su primer regreso a competición tuvo lugar en 2006. Sin embargo, su vuelta a las pistas tuvo un corto recorrido y en nada se pareció a esa jugadora que ocupó la cima del ranking femenino durante 209 semanas -cuarto reinado más largo en la historia del tenis femenino- en su primera etapa.

La mujer más joven en ganar un Grand Slam (16 años, 3 meses al besar el Abierto de Australia 1997) y la jugadora más joven en subir al número 1 tuvo un retorno a las pistas bastante movido. Su primera vuelta a competición terminó en mitad de una agitada controversia después de revelar en noviembre de 2007 haber dado positivo en un control antidopaje por cocaína tras perder en la tercera ronda de Wimbledon esa misma temporada. Siempre manifestó su inocencia, pero anunció su retirada en lugar de recurrir los cargos.

Entre 2008 y 2011 la suiza apenas realizó ejercicios de alta intensidad con raqueta, pero en las últimas dos temporadas se ha intriducido de lleno en el mundo de las exhibiciones, ha sido pieza destacada en World Team Tennis -una liguilla interclubes estadounidense- y ha ejercido labores de entrenadora, siendo la figura más notable la rusa Anastasia Pavluychenkova (actual #25 WTA) con quien concluyó su relación al término del pasado Roland Garros.

"Siempre tuve el regreso entre mis pensamientos durante los últimos seis años. Ahora, estando tan próximo al deporte, mucho más próxima al juego, a los partidos, estaba como diciéndome 'intentémoslo de nuevo y veamos si podemos pasar un buen rato'".

Obviamente el regreso de una multiple campeona de Grand Slam plantea una pregunta, ¿volverá a jugar en individual? Una línea descartada por Martina. "Es un mundo completamente diferente. Incluso el Team Tennis es brutal en estos momentos. Solamente es un set, pero aún así al día siguiente me levanto y tengo que poner mucho más esfuerzo en hacerlo. Jugar torneos, esa es la parte sencilla. Es el trabajo de preparación que hay detrás de ello, detrás de la esfera pública. Eso que la gente no ve. Las seis horas seguidas de entrenamiento. A los 17 años, todo parece ser tan fácil. Ahora, tengo casi el doble de esa edad".

"De alguna manera, es extraño jugar únicamente dobles" reconoce Hingis a su regreso. "Team Tennis siempre te pone en buena forma. Ser la MVP ayuda, supongo, en términos de confianza. He jugado muchos más partidos en los últimos dos años que en los tres primeros tras mi retirada".

El calendario de Martina tras el Southern California Open de Carlsbad tiene previsto competir en Toronto, Cincinnati, New Haven y el US Open, todos con Hantuchova. No obstante, su continuidad en la modalidad de dobles quedará supeditada a los resultados obtenidos en la gira.

"Si es un completo desastre, no querría continuar. No quiero salir ahí fuera, jugar uno o dos partidos y luego perder en tercera ronda. Esa no es mi personalidad. Pero espero que ese no sea el caso. No tengo ninguna expectativa. Obviamente, no me pondría a mí misma en esta situación si no me sintiera lo suficientemente bien como para competir a este nivel. Veremos. Team Tennis fue suficientemente bien. ¿Será suficiente para este mundo? Ésa es otra pregunta".

Puede que Martina, que cumplirá 33 años en septiembre, sienta que el nivel de élite en el circuito individual está lejos de su alcance. Pero su visión de tal empresa en la modalidad de dobles es completamente diferente.

"Es distinto a la época en que solíamos jugar. Había muchas más chicas de individual que también jugaban en dobles: las Williams, yo misma, Anna Kournikova, Lindsay Davenport,... Había como de seis a ocho top10 jugando dobles. Ahora simplemente algunas de las chicas del top10 lo hacen. Está mucho más abierto en estos momentos".

Eso es lo que mira Hingis y en ello ve una oportunidad. Un circuito de dobles donde tres top20 (Lisa Raymond, Kveta Peschke y Liezel Huber) tienen una edad superior a la suya. Un mundo donde la competencia de perfiles individuales de élite se ha desvanecido. Y un espacio donde una jugadora que ha mostrado en Team Tennis mantener niveles de anticipación y sentido de red bastante afilados, quiere buscar una nueva extensión en el currículo.

Comentarios recientes