Estados Unidos, ¿sin ningún Top 20 por primera vez en la historia?

Por primera vez en la historia, Estados Unidos podría no contar con ningún representante en el Top 20 masculino

Estados Unidos ya no tiene Top 20 en el ranking ATP. Foto:gototennis.com
Estados Unidos ya no tiene Top 20 en el ranking ATP. Foto:gototennis.com

En Atlanta, John Isner puede dejar al tenis estadounidense sin representantes en el Top 20 del ranking masculino por primera vez en su historia. Un batacazo que vendría a confirmar la terrible situación que vive una de las grandes potencias de este deporte en el plano masculino.

Ver Tenis en directo

Retransmisión en directo

00:00 / 90:00
Ver Tenis en directo
  1. Inicia sesión o Regístrate
  2. Abre el reproductor de streaming y selecciona el deporte.
  3. Ver el partido online, bet365 ofrece más de 100.000 eventos en vivo al año.
Antes de unirte a bet365 con el fin de ver el partido o cualquier otro evento vía emisión en directo, comprueba con bet365 si, dependiendo de tu lugar de residencia, puedes ver la emisión del evento en directo. Todo lo que necesitas es una cuenta con fondos.

Si John Isner cede la final de Atlanta ante Kevin Anderson no evitará lo que se intuía venir desde hace tiempo, la gran debacle del tenis estadounidense que por primera vez en su historia aparecería este próximo lunes en el ranking ATP sin representante alguno entre los 20 primeros clasificados. Un golpe duro para un país que en su día llegó a ganar los cuatro Grand Slams en la misma temporada (1938) y que a lo largo del siglo XX se cansó de presumir de campeones de majors de esa misma nacionalidad (53 desde la Era Open por 25 de Suecia, segunda).

Estados Unidos ya no tiene Top 20 entre sus filas.

Y es que lejos queda aquellos siete Top 10 de 1980 que se completaban con hasta 41 integrantes dentro de los 100 primeros del mundo, o el año 1990, en la que 28 tenistas estadounidenses se situaban en el Top 100, cinco de ellos entre las diez mejores raquetas del mundo. Hoy, la fría estadística dice que en ese mismo Top 100 sólo existen siete tenistas de esa nacionalidad, ninguno entre los 20 primeros y sólo dos entre los 60 primeros.

Un tremendo dato causado en parte por el vacío que dejaron los Sampras, Agassi o Roddick, y del que todavía no parecen haberse recuperado. Y es que es Roddick precisamente es el último tenista que ganó un Grand Slam compitiendo por la bandera de Estados Unidos ahora hace casi diez años (US Open 2003) y es precisamente el tenista de Nebraska el último nortamericano en haber pisado unas semifinales grandes, cuando lo hiciera en la hierba de Wimbledon 2009, cayendo entonces en la final con Roger Federer.

Por supuesto, habrá quien niegue tal evidencia y saque punta de donde no la hay argumentando que Tommy Haas tiene la doble nacionalidad germana-estadounidense, pero sería enmascarar la realidad. La realidad que dice que no hay un tenista nacido en Estados Unidos que haya pisado unos cuartos de final de un grande desde el US Open 2011, y unos octavos de final desde el mismo US Open pero en este caso 2012.

Con mucho dinero invertido, cabe preguntarse ¿por qué ocurre esto en un país con las mejores instalaciones, la mejor infraestructura de torneos y entrenadores y la mejor base para cosechar buenos tenistas? Pues no es fácil encontrar respuesta a ello, máximo cuando en categoría femenina sí hay algunos nombres que lo hacen bien al margen de la excepción que puede representar Serena Williams.

Pero entre los motivos, hay algunos que son evidentes. El primero de ellos es el optar por un tipo de juego demasiado agresivo. En Estados Unidos siempre se ha potenciado a jugadores con saques fuertes y grandes derechas que solucionaran los puntos por la vía rápida. En ese sentido, las pistas son cada vez más lentas y se requiere elaborar más en la construcción del juego, algo que va en contra de la mentalidad USA.

El segundo es el avance de otras naciones. En los años 80 y 90, Estados Unidos era la gran dominadora del circuito, pero hoy en día, España, Francia, Argentina y demás países ya no tienen únicamente tenistas buenos aislados, sino que poseen verdaderos grupos o Armadas fruto de un excelente trabajo en la base. El tenis se ha globalizado y el pastel que antes se repartían unos pocos, ahora se lo reparten muchos más.

El tercero es la falta de talento. Tenistas como Agassi, Sampras o Courier salen cuando salen. Son estrellas que no todas las generaciones tienen y que sólo el paso del tiempo permite valorarlas en su justa medida. Querrey, Isner o Fish son buenos jugadores, pero no jugadores para pensar en ganar los mayores eventos.

Un cuarto factor es el verdadero interés por el circuito ATP. Muchos prefieren competir en competiciones nacionales de carácter amistoso pero que dejan dinero y casi más fama dentro del país. La World Team Tennis o las ligas internas son buenos ejemplos de ello.

¿Qué futuro espera?

Sin ánimo de ser catastrofista, es difícil pensar en el tenis masculino (en el femenino hay mejor visión) que las cosas vayan a mejorar. Más bien lo contrario. Los tenistas que ahora están en una edad ideal (Querrey, Isner) para jugar se irán haciendo mayores perdiendo como es lógico parte del ranking obtenido . Los Blake, Fish, Rusell apuran sus últimos días como profesionales y los Ryan Harrison, Jack Sock, Denis Kudla o Steve Jonhson son jugadores que irán avanzando pero difícilmente hasta lograr alcanzar metas altas como ser Top 20.

Por ello, la única solución de cara a ver un nuevo Top 10 en esta misma década es la aparición de algún talento emergente que siga aún en la sombra o no se sepa de él. Christian Harrison podría ser uno de ellos. Pero no convendría dejarle a él todo el peso de su país. Sino mal irán las cosas en una grandes potencias de siempre del tenis.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter