Cinco retos ATP para la gira de cemento

¿Lograrán los protagonistas destacados derribar esos muros que se levantan ante ellos con la llegada de la pista dura?

Los retos de la gira norteamericana de cemento 2013. Las leyes del asfalto regirán el resto de la temporada. Por delante, cuatro meses de pistas duras por doquier sin opción al cambio de superficie. Cuerpos castigados por cerca de siete meses de competición se lanzarán a la conquista de la tarima preponderante en el estado actual de cosas. Entre otras cotas a escalar, un Grand Slam, cuatro Masters 1000 y la Copa de Maestros como destino para los más fuertes del curso.

En Punto de Break nos preguntamos acerca de algunos desafíos para determinados jugadores de cara a este tramo del curso. Hazañas que se encuentran al alcance de figuras destacadas de la disciplina pero que por el momento nunca pudieron lograr en sus carreras. ¿Habrá llegado el momento para derribar un muro hasta ahora infranqueables? ¿Conseguirán tachar ese logro en su expediente? ¿Será el verano-otoño de 2013 el momento de dar un puñetazo sobre la mesa y encarnar ese salto cualitativo? Debatimos someramente sobre unas líneas de discusión.

¿Completará Djokovic la colección de Masters 1000? – La nota curiosa del gran dominador del cemento. El único hombre capaz de competir en seis finales de Grand Slam sobre pista dura consecutivas en la historia de la disciplina se encamina a un reto mayúsculo. Ser el primero que completa la colección de nueve Masters 1000. Toda una oda al talento multisuperficie pero sobre todo una muestra de su capacidad para rendir en cada tramo de la temporada. El único cetro que escapa a su control reside en Cincinnati. Último refugio antes de acometer el asalto a Nueva York. Allí, en Ohio, acumula el serbio nada menos que cuatro finales perdidas. También, muestra de su insistencia por derribar sus propios límites, cuatro en los últimos cinco años. Fecha cercana al último Slam del curso, cogerá al balcánico buscando el trampolín emocional necesario para abordar la Gran Manzana. Tras los mazazos sufridos en arcilla (semifinal de Roland Garros entregada ante Nadal) y de hierba (holgada derrota en la final de Wimbledon), buscará Novak reencontrar su grandeza en el hábitat natural. Un hombre que acumula un 58-5 de balance reciente en la superficie (92% de triunfos), necesitará de esa autoridad para cincelar su hazaña. ¿Logrará cerrar el círculo Novak en Cincinnati?

¿Competirá Nadal en semanas consecutivas? – No es un record ni un hecho jamás logrado por Rafael, pero se trata quizá de la cuestión más puntiaguda entre la élite en el segundo tramo del año. Una pauta que debe marcar el retorno definitivo o no del mallorquín a la cumbre del deporte. Esa capacidad para someter su tren superior al desgaste del suelo duro, comprobar si sus maltrechas rodillas son capaces de soportar –a diferencia de lo que sucede en arcilla- la absorción de esfuerzo que les imprime el cemento. Cuando Nadal ganó Indian Wells, renunció a competir en Miami. Traía una cantidad animal de partidos jugados sobre tierra acumulados en las piernas. Allí, en un torneo de dos semanas, compitió con cierto oxígeno entre partido y partido. Pero renunció al esfuerzo de dos torneos consecutivos sobre asfalto. Ahora su hoja de ruta le encamina a Montreal y Cincinnati antes de encarar el US Open. Un tramo del año no competido en 2012. Por tanto, el mallorquín podría hacer lo que no hace desde hace más de 15 meses. Enlazar torneos sobre cemento. ‘No es lo ideal regresar en un Masters 1000’ reconoció este verano mientras prepara el cuerpo para las leyes del cemento. En estos torneos estarán los mejores en un marco temporal reducido a la semana. Eso significará partidos en días consecutivos y eventos de gran calibre enlazados. ¿Aguantará Rafa?

¿Ganará Del Potro un Masters 1000? – El argentino se encamina al tramo de temporada que le vio eclosionar deportivamente a ojos del gran público en la temporada 2009. Con su primera final de Masters 1000 y su hasta ahora único cetro de Grand Slam, el tandilense sometió las altas esferas del circuito masculino a un sonoro seísmo en tierras norteamericanas. En la presente campaña 2013 ha logrado marcas que no se veían desde tales brillos logrados cuatro años atrás. Un Del Potro que en Indian Wells fue capaz de volver a dibujar victorias consecutivas sobre tenistas top5, batiendo nada menos que a los dos referentes actuales sobre pista dura (Murray, Djokovic) para alcanzar la final de Indian Wells, primera de esta categoría desde la mencionada campaña. Un Juan Martín que, como en aquel año (Roland Garros), acude a Estados Unidos tras haber quedado a un set de alcanzar una final de Grand Slam (Wimbledon) en Europa. Ha dibujado un calendario muy similar al trazado en 2009. Antes de alcanzar suelo neoyorquino, dos citas le esperarán con especial atención. Montreal y Cincinnati. Allí tratará de conseguir Del Potro lo que rozó en California la pasada primavera (estuvo set y break arriba ante Nadal – tras sentar a Andy y Novak). ¿Logrará su primera corona Masters?

¿Llegará Wawrinka a la Copa de Maestros? – El helvético está siendo una de las revelaciones de la temporada, habiendo dado un salto cualitativo importante en sus patrones de rendimiento. Si vamos al archivo de partidos agónicos del curso, Stanislas aparece en algunos de los capítulos más destacados. Su batalla inhumana ante todo un Djokovic en Australia, al que tuvo realmente contra las cuerdas. Su maratoniana victoria ante Gasquet en Roland Garros, asaltando el orgullo del galo en la capital de Francia. Múltiples finales construidas sobre una campaña notable en arcilla, incluyendo la del Masters 1000 de Madrid, le han vuelto a catapultar al top10 cinco años después. Es un Wawrinka enriquecido, con la experiencia que le dan sus 28 años, más de una década en el circuito y su nuevo grupo de trabajo junto al sueco Magnus Norman. Un reto admirable estaría en mirar a los ojos a la Copa de Maestros. Es decir, terminar por primera vez un curso entre los ocho mejores. Por momentos esta temporada, tres meses de competición, ha llegado a ocupar virtualmente puestos que le darían billete para el O2 Arena de Londres. Estuvo, incluso, por delante de su compatriota Federer algunas semanas en la lista del año. Llega un cemento no tan domado como la tierra por el helvético, pero donde el pasado año firmó sus primeras semifinales de Masters 1000 sobre pista dura en Cincinnati, terreno que le vio sumar sus dos primeros cuartos de final en Grand Slam y calibre de eventos donde cruzó el ecuador en sus últimas dos visitas a la pista dura. Camina como noveno hombre del año, teniendo el corte a unos 200 puntos. Debe recortar en un terreno que otros dominan más que él. Definición de superación.

¿Alcanzará Almagro una final en pista dura? – Pasan los años y el murciano sigue arrastrando una estadística de difícil comprensión. Nicolás es el único top30 que no ha alcanzado finales sobre pista dura. La superficie predominante en el circuito profesional actual jamás ha acogido al potente tenista español en el último partido de una de sus citas. Un hombre que ha construido los mayores éxitos de su carrera caminando entre las polvaredas que le propone la tierra batida ha sido incapaz por el momento de trasvasar el potencial de su talento al cemento. El segundo tramo de la temporada no le permite buscar cobijo en eventos de polvo de ladrillo, de manera que su rodaje sobre asfalto tendrá una presencia en el semana a semana no vista en nunca otro momento del curso. Un jugador que hace de la pura imposición de juego su seña, con un saque muy poderoso y una derecha variada y profunda como elementos fundamentales de agresión, sigue sin encontrar la forma de marcar diferencias en pista dura. Cerca de ochenta torneos de cemento acumulados en una década de profesionalismo han visto como una y otra vez el murciano clavaba la rodilla antes del último peldaño. Solamente ha jugado en cemento aquello a lo que le obligaba el calendario (Melbourne, Indian Wells, Miami). Pero sus derrotas siempre fueron dignas. Solamente se entregó en tiebreaks finales ante Haas y Gasquet en California y Florida respectivamente. Solamente una remontada histórica de Ferrer le impidió haber firmado en Australia sobre cemento sus primeras semifinales de Grand Slam. ¿Premonitorio de un paso adelante durante el otoño?

LA APUESTA del día

Comentarios recientes