El cambio de raqueta de Roger Federer

Analizamos de la mano de Xavi Segura la decisión del suizo de modificar su herramienta de trabajo

Roger Federer ha decidido cambiar de raqueta, en busca de mayor potencia y control, pasando a utilizar una herramienta de mayores dimensiones. El suizo, de 31 años, ha declarado su intención de jugar con una Wilson con una cabeza de 98 pulgadas tras muchos años estando agarrado a un aro de 90 pulgadas. El 17 veces campeón de Grand Slam tendrá su primera prueba en Hamburgo ante el alemán Daniel Brands.

Durante más de una década, Federer ha venido usando una cabeza de 90 pulgadas, una de las raquetas más pequeñas del circuito y muy reducida para las exigencias de un jugador de nivel profesional. Deja atrás, al menos por ahora, la BLX Pro Staff 90 que le acompaña desde principios de siglo, una rareza en el circuito. “Creo que el 90% de los tenistas utilizan aros de entre 95 y 100 pulgadas” comentó ante la prensa el helvético. Ejemplos de ello: Murray y Djokovic cargan armas de 98 pulgadas, por las 100 presentes entre las manos de Nadal.

Federer está teniendo una temporada nefasta.

En su época junior y en sus primeros años de profesional, el de Basilea empleó una cabeza de 85 pulgadas, la misma que utilizó Pete Sampras durante toda su carrera. Desde 2002, el suizo pasó al tamaño de 90 pulgadas y, pese a adoptar nuevas tecnologías, no volvió a cambiar el marco. Hasta ahora.

Sampras, que aferrado a un aro 85 y cordaje de tripa nunca dio el paso hacia nuevas herramientas, recientemente lamentó su testarudez en este sentido. Tras conquistar su último US Open llegó a practicar durante meses con raquetas de mayores dimensiones, pero no llegó a atreverse a cambiar. “Piensas en lo que te llevó a la cima y te encierras (...) Si me hubiera retirado más tarde, creo que hubiera utilizado esas raquetas. Te permitían pegar más fuerte y con mayor control (...) Me arrepentí de haber sido tan cerrado de cabeza”. Un remordimiento que, en principio, no tendrá Roger.

En una entrevista con The New York Times en 2011 Federer ya mostró su predisposición a los cambios. “El problema es que no tenemos suficiente tiempo para testar raquetas. Siempre estoy preguntando a Wilson: ‘¿qué otras cosas tenéis? ¿qué más podemos probar? Quién sabe. Quizá cambiemos algo en el futuro".

Incluso antes de Wimbledon reconoció, en conversación con Ivan Ljubicic, haber probado materiales nuevos durante las exhibiciones de pretemporada. “Siempre he estado en contacto cercano con Wilson. Mirando las nuevas tecnologías que tienen, porque siendo que es una filosofía equivocada el decir: ‘lo mío es lo mejor, no hay nada superior, y es lo único con lo que puedo trabajar’. De hecho, estuve muy cerca de jugar con una raqueta distinta, solamente en un torneo para ver cómo iba, al final de la temporada durante las exhibiciones en Sudamérica. Jugué con un cordaje distinto simplemente para comprobar cómo reaccionaba. De modo que estoy constantemente probando e intentando cosas nuevas”.

Federer cuyo patrón de cordaje (16 x 19), balance y cordaje (híbrido con tripa en las verticales, sintético en las horizontales) permanecerá intacto, lleva entrenando una semana con la nueva raqueta. En principio, el período de prueba tendrá lugar en los torneos de Hamburgo y Gstaad. Quedando la incógnita del paso a dar de cara a la gira de cemento.

Con este cambio, entre otras cosas, el suizo busca ampliar el área de golpeo incrementando así su margen de error, al mismo tiempo que persigue un potencial incremento en el poder de sus golpes.

Para comprender las consecuencias de esta decisión hablamos con Xavi Segura, encordador profesional, responsable de la compañía de material deportivo MainDraw Tennis y miembro del equipo español de Copa Davis desde el año 2000. Desde el punto de vista de un prestigioso experto en la materia, nos sumerge en unas reflexiones sobre esta variación en el equipamiento de Roger Federer.

Mayor margen de error

"La superficie de marco al ser más grande aumenta mucho lo que denominamos el sweet spot, que es el punto dulce de impacto. La zona donde realmente impactas la pelota, mejor respuesta por parte del cordaje y la raqueta obtienes. Es la zona que se encuentra un poco por encima del centro de la raqueta. Una superficie de marco mayor nos da más potencia, más comodidad y no nos exige tanto físicamente. Al final el tipo de raqueta con el que ha estado jugando hasta ahora Federer, al ser el aro muy pequeño lo que te obliga es a centrar siempre muy bien el golpe. Eso a la vez te obliga a que físicamente tienes que estar muy bien porque tienes que llegar muy bien para poder dar todos los impactos. De ahí, que un jugador tan técnico y tan bueno como Roger Federer durante el año fuera uno de los jugadores que más cañas daba a la hora de jugar".

Clave para difuminar la barrera física

"No siempre se llega bien a la pelota y no siempre le puedes impactar bien con el tipo de raqueta que llevaba Federer antes. Ahora imagino que lo busca por una cuestión de edad. Por muy bueno que un jugador sea, al final es un ser humano. A medida que se van cumpliendo años, como todos los mortales vas perdiendo facultades. Y él no es una excepción. Se encuentra ahora con más de 30 años, sigue jugando una barbaridad al tenis, pero lo que le falta un poco es responder a la potencia con la que le están tirando los rivales las pelotas hoy día. Entonces necesita algo que le ayude a contrarrestar esa potencia. Al mismo tiempo, cuando se vea dominador en el juego va a poder hacer mucho más daño que antes".

Federer entrena en Hamburgo con el nuevo aro de 98 pulgadas

Paralelismo con Nadal

"Al final, aunque sin cambiar de raqueta, es lo que hizo Rafa Nadal hace dos años. Rafa lo que hizo es meterle un poco más de potencia a su arma porque veía que tal y como estaba jugando no podía contrarrestar a gente como Djokovic, Murray, Ferrer, Federer,… necesitaba algo que le ayudará y también se añadió un poco de peso en la cabeza. En el caso de Federer ha hecho bien en cambiar el marco".

Cambio de ocho pulgadas

"Para ellos es una barbaridad porque para un tipo que lleva toda la vida jugando con el mismo material, ahora con más de 30 años y todo hecho que se venga a hacer un cambio como este también me dice a mí lo competitivo que es este jugador. A diferencia del sentir de mucha gente, que parecen estar retirándolo desde hace dos años, él no sólo está siguiendo sino que se mantiene al nivel y con este cambio nos dice que quiere continuar estando allí. Lo fácil sería hacer lo que hizo Sampras ‘me retiro con mi raqueta y hasta aquí hemos llegado’. Lo que ha hecho te dice que quiere seguir estando entre los mejores y por una cuestión de edad o física necesita ese cambio de material para mantener el nivel que estaba teniendo hasta ahora".

Variación a mitad de año

"Con la técnica tan depurada que tiene y con la manera en que juega al tenis se puede permitir cualquier tipo de licencia. A principio, a mitad y a final de temporada. No es un movimiento habitual. Los jugadores suelen probar los nuevos materiales a final de temporada, una vez concluye el calendario y después empiezan con ese nuevo material a principio de año. Hacerlo a mitad de curso, bajo mi punto de vista, no tiene demasiado sentido. Pero, repito, con la facilidad que tiene Federer para jugar al tenis… Seguro que nota la diferencia, pero captará todas las buenas diferencias y no las malas".

Más vale tarde que nunca

"Es un cambio que me ha extrañado y me ha alegrado. Este año y el año pasado veía muchas veces que Roger no podía. No sabía si era por cansancio, no entendía exactamente la razón. Veo que hace los mismos movimientos pero que la pelota no le corre tanto como antes. Eso es una cuestión normal. Como asesor de materiales, este movimiento se lo hubiera recomendado hace ya un par de años, de tener que acostumbrarse a un tipo de raqueta que le aportase un poco más. Eso si quiere estar arriba del todo".

Decisivo para hacer frente a la élite

"Si quiere disfrutar y jugar al tenis hasta que se canse, entonces está bien con lo que tiene hasta ahora. Si quiere ser más ambicioso y estar más arriba es algo a plantear desde hace un par de años. No sé si dos años, pero desde el año pasado seguro. Pensaba sinceramente que haría algo a principio de esta temporada. A los que tiene que ganar los sigue ganando, salvo que tenga un mal día. Los únicos que son capaces de hacerle partidos son los 6-7 primeros. Si quiere continuar ahí con ellos tiene que hacer un cambio. Este año se ha dado cuenta de que le están ganando bien. Necesita algo. Físicamente ya no se le puede pedir nada más. Técnicamente, tampoco se le puede pedir más. El tipo de juego que tiene es el que tiene. Lo único que puede cambiar para mantener el nivel es un cambio de material".

El paso que Sampras no dio y la influencia en el servicio

"Sampras se retiró también porque vio que el nivel que tenía ya no podía aguantar con los mejores. Quizá si hubiese cambio de marco, con el saque que tenía Sampras es sencillo imaginar las horas que se hubiese quitado de tenis durante un año con una raqueta más potente. Eso es lo que le va a pasar ahora a Federer. Cuando empiece a coger el truco, los amantes de las estadísticas se van a hinchar con los aces. Creo que con este tipo de raqueta, por fin se le va a reconocer uno de los mejores golpes que tiene Federer: el servicio. Rara vez se hacen comentarios sobre el saque de Federer y es uno de los más impresionantes del circuito. Cuando tenga una raqueta que le va a dar más potencia, estoy convencido de que el porcentaje de primeros va a ser el mismo pero el número de aces a final de temporada debe de subir".

Federer se ha ido de París por la puerta de atrás.

Horizonte de cemento

"Puede ser que haya cogido estos dos torneos probar. Y no debería extrañarnos si empezase la gira americana de nuevo con la antigua y pueda decir ‘he hecho una pequeña prueba, veo que me va bien, pero de momento no me veo con ella jugando en torneos muy importantes pero sí que es para tener en cuenta para trabajar un poco mejor de cara al año que viene".

Un gran paso al frente

"Al optar por una de 98 creo que está buscando algo más. El cambio natural que tenía que haber hecho Federer ahora es la misma raqueta pero con una cabeza de 95 pulgadas. Es decir, la cabeza un poco más grande, que me va a ayudar a darle más potencia, etc. Pero creo que él ya necesita algo más. El cambio de 90 a 95 es algo que puede hacer Dimitrov en un par de años, que es un jugador joven que aún tiene tiempo para sacarle rendimiento a la 95. En el caso de Federer hablamos de un hombre que probablemente pueda jugar al máximo nivel un par de años más. Ahí sí creo que necesita un cambio extra. Algo con lo que realmente note que está tirando con más fuerza. Si no, es complicado que pueda seguir ganando a cualquiera de los grandes jugadores".

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter