Nadal entrena sobre cemento en Manacor

El mallorquín, que volverá a competición en Montreal, retoma la actividad en pista dura

Con la mirada puesta en las gira norteamericana de pista dura Rafael Nadal ha retomado los entrenamientos en el hangar de Manacor. Sobre el cemento de la pista cubierta el número 4 del mundo ya trabaja sobre las leyes del hard court, poniendo a tono el cuerpo de cara a un periplo al otro lado del Atlántico que abrirá dentro de unos 20 días.

Las cámaras de IB3, la televisión pública balear, estuvieron presentes el lunes en una de las sesiones de entrenamiento de Rafael después de la cual el 12 veces campeón de Grand Slam mostró sus primeras impresiones sobre la superficie.

El mallorquín, que no compite desde que cayese eliminado en la primera ronda de Wimbledon, comienza a rodarse bajo la atenta mirada de Toni Nadal. Después de una primera mitad de temporada cargada de partidos, con nueve finales y siete títulos en nueve eventos disputados antes de la hierba, el mallorquín vuelve a reintroducirse en la dinámica de trabajo en pista. "Vamos jornada a jornada, intentando incrementar la intensidad diariamente y ojalá podamos llegar en unas condiciones correctas a Montreal".

El horizonte del torneo canadiense, a disputar entre el 5 y el 11 de agosto, representa un desafío apetecible para el mallorquín al ser el evento más fructífero de su trayectoria en la gira de cemento norteamericano. "Montreal tiene una pista rápida. Es uno de los torneos más rápidos de pista dura. Es un torneo que me gusta. Lo conozco bien. Lo gané en 2005 (y 2008), otros años (2007, 2010) he hecho semifinales. Es un evento que me agrada" puntualizó.

La derrota prematura en Wimbledon tuvo una contrapartida que puede ser vista como positiva: más tiempo para desconectar. No obstante, el balear apunto que desde el plano psicológico no precisaba de oxígeno, aunque quizá su cuerpo sí haya agradecido algo más de margen. "Mentalmente no necesitaba desconexión prácticamente. Físicamente quizá más, pero mentalmente estaba cómodo y bien. No había jugado la semana antes y sabía que había posibilidades de que sucediera lo que sucedió. No queda más que seguir adelante" advirtió Nadal.

Respecto a sus rodillas, especialmente la izquierda que el pasado año le privó de disputar esta parte del calendario hasta tenerle un total de siete meses fuera de competición, el balear se mostró moderado. Tras la disputa de Wimbledon, los médicos no apuntaron a un empeoramiento reseñable respecto al momento en que conquistó Roland Garros. "A día de hoy están como están. No están malamente. Tienen que seguir funcionando en las rutinas diarias para poder seguir siendo competitivo durante muchos años que es el principal objetivo de nosotros" sentenció.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes