Toni Nadal: "Rafa no tiene miedo de este parón"

El entrenador del mallorquín se muestra confiado en un retorno positivo del número 4 del mundo

Rafael Nadal no tiene nada que temer ni nada que perder en su puesta a punto de cara a la gira de cemento que desembocará en el Abierto de Estados Unidos a finales de agosto. Al menos esa es la versión defendida por su tío y entrenador. Una nueva salida temprana de Wimbledon le coloca ante la gira de cemento que nunca disputó en 2012.

Toni Nadal, que durante estos días se encuentra en la ciudad alemana de Stuttgart impartiendo clinics, se mostró confiado en la vuelta del número 4 del mundo a la competición. La prematura derrota del mallorquín en Wimbledon, donde por primera vez en su carrera entregó la ronda inaugural de un Grand Slam, y las posteriores imágenes vacacionales del jugador con la rodilla izquierda forrada de esparadrapos, han venido generando interrogantes sobre su estado físico.

El modo de caer en Londres, siendo incapaz de sumar un sólo parcial ante el belga Darcis -entonces 135 del mundo- produjo cierto escepticismo. Una potente gira de tierra batida con la coronación de Roland Garros como desenlace destacado forzó al mallorquín a renunciar a la disputa de eventos preliminares sobre hierba.

Su salida temprana de Wimbledon, a imagen del resultado cosechado en 2012 a manos de Rosol, motivó debates sobre la posibilidad de que el mallorquín pudiera introducirse en otro período de baja tras el Slam de hierba. No obstante, el propio Nadal calificó en su día de no comparables ambas derrotas y Toni Nadal desde Stuttgart ha vuelto a subrayar que su sobrino no se encuentra en disposición de permanecer nuevamente de baja durante largo tiempo, incluso si debe volver a la dinámica de entrenamientos de forma gradual.

"Rafa volverá. No tiene miedo de este parón, no tiene nada más que perder" apuntó Toni Nadal a los periodistas concentrados en la Mercedes Cup de Stuttgart. "En estos momentos Rafa está realizando entrenamiento físico, nada de ejercicios en pista. El descanso es importante dado que ha jugado suficiente".

El mallorquín acumula 46 encuentros en la presente temporada, habiendo alcanzado la final en los nueve torneos disputados con carácter previo a Wimbledon, incluyendo el cetro alzado sobre las pistas duras del Masters 1000 de Indian Wells.

El próximo torneo de compromiso obligatorio para el balear sería el Masters 1000 de Montreal, a disputarse en pista dura entre el 5 y el 11 de agosto. En caso de no intercalar eventos previos y seleccionar la cita canadiense como escenario de regreso, el mallorquín habría acumulado cerca de 40 días fuera de competición. Un parón que no preocupa a Toni.

Tras el torneo de Montreal, el balear podría dirigirse al Masters 1000 de Cincinnati como última parada previa al US Open. Ahí reside una de las cuestiones que sobrevuelan en torno al mallorquín, siendo una de las últimas incógnitas a despejar para poder calificar de definitiva su vuelta: el rendimiento sostenido sobre cemento. Algo que no experimenta desde hace más de un año.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes