Otras historias del Manic Monday en Wimbledon

Repasamos algunas de las narrativas más destacadas de un lunes frenético sobre la hierba de Londres

El Manic Monday dejó tras de sí un frenético reguero de actividad sobre las pistas de Londres. Un total de dieciseis encuentros destacados concentrados en apenas unas horas para terminar de poner el Grand Slam de hierba sobre la rampa de lanzamiento.

Favoritos que inclinaron la rodilla, tenistas que hicieron historia en nombre de un país, jugadores de los que no se habla pero de los que se empezará a debatir, jóvenes ganando experiencia en gran escenario, historias de superación,... un abanico de narrativas que dibujaron la antesala de las rondas decisivas. El torneo se encamina hacia unos cuartos de final que arrancan mañana mismo. Estas fueron algunas de las historias más destacadas.

Polonia al alza – Si hay un día que va a pasar a la historia del deporte polaco, la jornada del lunes en Wimbledon tiene muchas papeletas para adoptar ese privilegio. Polonia llevaba 33 años sin encontrar un cuartofinalista de Grand Slam. Nadie, desde que Wojtek Fibak lo lograse en el US Open de 1980, habían accedido al quinto partido de un grande. De repende, en cuestión de minutos, Polonia se encontró con dos hombres en tal escenario. Jerzy Janowicz y Lukasz Kubot –que no habían nacido cuando Fibak selló su hito- accedieron a la antepenúltima ronda en Wimbledon. Y no sólo eso. Se enfrentarán en el siguiente partido. Será el primer choque de Grand Slam entre dos polacos, asegurando como consecuencia el primer semifinalista en un grande de su historia.

El adiós de Robson – Las esperanzas locales se diluyeron definitivamente en el sector femenino. Era Laura la primera británica en alcanzar la segunda semana desde Sam Smith 1998 y Gran Bretaña confiaba en poder seguir echando hacia atrás el reloj. Buscaba Laura convertirse en la defensora de la Union Jack capaz de caminar con galones de cuartofinalista desde que lo hiciese Jo Durie en 1984. Apenas una adolescente, eso no lo ha visto Robson. Ni lo pudo encarnar. Se entregó en dos mangas al poder de la estonia Kanepi, cuerpo torturado a lesiones pero cinco veces en la antepenúltima ronda de un grande. Un talento infravalorado por poco disfrutado. Despide Robson la hierba, sin embargo, con sensación de crecimiento. Será top30 el próximo lunes por primera vez en su carrera. Un valor a estudiar en la gira norteamericana de cemento.

Las bazas de Murray – Comenta Andy en ruedas de prensa que la caída de los colosos abre el cuadro, pero también le coloca presión añadida sobre los hombros. Se sabe con opciones de tocar el último partido cuando aún quedan pasos por dar. Dice que debe ser profesional, no permitir que ese ruido interfiera en su quehacer y llevar el asunto encuentro a encuentro. Es el único jugador que se ha plantado en cuartos de final sin ceder sets ni pisar tiebreaks. Ya está Andy en las rondas calientes. Sabe que, de ganar un duelo más, pelearía directamente por entrar en la final de Londres. Enfrente tendrá a un Verdasco que sabe lo que es atraparlo en Grand Slam. Fue en 2009. En Melbourne. Hay quien dice que Fernando está trazando momentos dignos de aquel periodo dorado. ¿Peligro en Gran Bretaña?

La caída de Carla – La española puso fin al mejor Wimbledon de su carrera entregando un duelo decidido por detalles ante una Kvitova creciente. Dejó escapar bolas de rotura sobre los dos primeros servicios de la checa. Forzó un tiebreak rompiendo en blanco cuando restaba para mantenerse en el primer set. Con ventaja en la muerte súbita, una doble falta permitió a Petra volver a entrar en un choque del que no volvió a salir. Su entrenador le pide a la canaria un extra de ambición como paso para seguir madurando. Esa decisión quizá hoy faltó en momentos cumbre. Y marcó diferencias.

El surgir de Li – Rodeada de ruidos, debates sobre grandes estrellas que van cayendo, favoritas que ceden antes de tiempo, una jugadora va haciendo camino sin despertar excesivos comentarios. Algo similar sucedió en Australia, donde pocos contaban con ella y terminó quedando a dos juegos de ganar el título. En un cuadro arrasado por las sorpresas, es una de las dos tenistas que quedan en liza que sabe lo que es ganar un Grand Slam. Es, también, la única tenista ajena al top3 en los últimos cinco majors que ha sido capaz de capaz de entrar en una final grande. Y entramos en un terreno donde las mentes ganan pulsos. No tiene en hierba su mejor superficie, pero su historial alberga ya tres cuartos de final en Londres y su vitrina trofeos en pasto. Podía haber perdido con Zakopalova en tercera ronda. Ha colocado roscos en sus últimos tres partidos. Destrozó a Roberta Vinci (62 60). Llegados hasta aquí...

Djokovic, viento en popa - Se planta Novak en los cuartos de final de Wimbledon sin entregar un solo parcial a su paso. Ante Haas, un hombre que contaba por victorias los dos duelos previos competidos entre briznas ante el serbio, Novak (6-1 6-4 7-6) se arrancó pronto las dudas. Tras un arranque arrollador Tommy le hizo sudor las últimas dos mangas. Djokovic, con problemas para cerrar el encuentro (dominaba 5-3 un tercer set que necesitó suturar en tiebreak), respondió con un final poderoso en la muerte súbita. Salvo este bajón puntual, las sensaciones son de un hombre liberado en césped. Llegó a rascar más de la mitad de los puntos al resto. En el fondo llegó a deslizar como si anduviera sobre tierra, mostrando una confianza tremenda en el tren inferior para dibujar coberturas de pistas inenarrables. Cerca de lo incandescente, calienta el motor el serbio. Viene Berdych. Ante quien ya cayó en Wimbledon.

Sloane y el gran escenario – Semifinalista en Australia, cuartofinalista –por ahora- en Londres. Cualquiera que mirase el tenis únicamente durante los Grand Slam podría pensar que Stephens está rasgando la temporada 2013. Nada más lejos de la realidad. Tras el major de Melbourne la estadounidense entró en barrena. Pero el césped de Londres se está ajustando como un guante a su propuesta. Poderosa en sus tiros, mostrando una imponente habilidad para golpear en carrera, dotando a la esfera de un peso y una carga liftada de áspera gestión, Sloane se ha vuelto a colocar en rondas nobles. Por segunda vez esta temporada es la última estadounidense en pie sobre un Slam, asunto nada baladí teniendo como compatriota a Serena Williams. Una oda a su capacidad de brega, viene de ganar parciales decisivos en pistas exteriores en sus últimas tres rondas (Petkovic, Cetkovska, Puig). Momento de acudir a los estadios.

Agnieszka, ahora o nunca – En realidad, es una máxima aplica a todas las tenistas que quedan en el cuadro. Si atendemos al hecho de que el actual top3 ganó los últimos 6 Slam, los últimos 5 Premier Mandatory y copó el podio olímpico. Pero en el caso de Agnieszka hablamos de la tenista que viene mostrando mayor regularidad al margen de las intocables. De una mujer que el pasado año quedó a un set de la corona. Pero sobre todo de una tenista que ha cedido 26 de los 31 duelos que le enfrentaron al triunvirato ausente. Si Radwanska tiene un Grand Slam en las entrañas, es el momento de que aparezca. Este tren, dada la regularidad imperante en el grupo cabecero, podría no volver a pasar a tan baja velocidad por su puerta.

Del Potro y las vendas – Una de las grandes noticias de la jornada fue ver al argentino danzando sobre el césped de la capital británica. Una aparatosa caída, con torcedura de rodilla como consecuencia, mantuvo en vilo la participación del argentino en los octavos de final hasta último momento. Portó unos vendajes en la articulación. Ante Seppi, al que derrotó en tres mangas, se le vio algo cauto en la movilidad pero lo suficientemente suelto como para cerrar el pulso sin problemas. Se planta por vez primera en los cuartos de final de Wimbledon. Aún está por aparecer el jugador que le gane un set. Si aguanta la rodilla, hablamos del hombre con un saque bravo pero sobre todo con la derecha más violenta del frente. Hablamos de un gigante que se mueve como los ángeles. Y esa combinación, sobre pasto, puede ser realmente peligrosa. Le viene Ferrer, ante quien cayó en la edición de 2012.

La opción Bartoli – Sucede algo similar al caso de Na Li. Marion está en las sombras. Parece que no ha venido a jugar a Londres, porque apenas se escuchan comentarios sobre ella o se dedican líneas a la figura de la francesa. Pese al caos, siete de las ocho cuartofinalista femeninas son cabezas de serie. No es un descalabro absoluto. Pero la competencia es más tenue de lo esperable. Y la gala es una antigua finalista de Wimbledon, que a nadie se le olvide. Sentó a Knapp sin problemas y es la única tenista que ha llegado a cuartos sin que nadie sea capaz de discutirle siquiera hasta un tiebreak. Con ese nervio que le caracteriza, con esa agresividad al resto tan primada en pasto, con esa doble empuñadura desde ambas alas que dibuja ángulos prohibitivos en este suelo, es un plato de mal gusto.

Qué puedo decir... ¡Feliz! Sé dónde estaba hace un año, así que estoy disfrutando todo más

La felicidad de Flipkens - Era una mujer con la carrera lastrada. Problemas físicos en una muñeca han venido deteriorando su rendimiento tiempo atrás. Distensiones con la federación belga generaron desequilibrios económicos en el pasado. Y un año atrás le detectaron unos coágulos en las piernas que le obligaron a parar durante algún tiempo. En 2012 su ranking era tan bajo que ni siquiera le permitía entrar en la fase previa de Wimbledon, torneo cuya categoría junior coronó en 2003. Un año después, no sólo es top20 sino que su querencia por la red, un revés cortado muy efectivo en césped y un estilo de juego no solamente basado en la potencia (apenas mide 1.65m, menos incluso que su compatriota Henin) le han llevado a sus primeros cuartos de final de Grand Slam. Y lo está gozando. Viene Kvitova. Palabras mayores.

Eso sí, antes de ganar el partido Kirsten tuvo sus más y sus menos con un periodista de la BBC. La jugadora interrumpió su encuentro de octavos de final con Pennetta para solicitar al comunicador, quien presentaba un servicio de BBC World News, que bajase el tono de voz. Según reportó la agencia Associated Press, el juez de silla Fergus Murphy se dirigió al periodista en los siguientes términos. "El caballero que está retransmitiendo con el traje marrón, baje la voz". Posteriormente el periodista se disculparía en persona ante la jugadora, como indicó públicamente en su cuenta de Twitter.

El mensaje de Berdych - Tomas se sabe finalista en 2010. Aquél curso le trae un edulcorado recuerdo ante Djokovic. Un victoria sobre el serbio en la catedral. Muchas cosas han cambiado en estos tres años. No obstante el carácter desafiante del checo, virtud competitiva, no es una de ellas. Pese a haber cedido 13 de los 15 duelos ante Novak, habla con descaro. Sabe suyo ese precedente en césped. En este césped. Sabe suyo el último pulso con el balcánico, un baile inverosímil en la tierra de Roma (¡Novak dejó escapar un 6-2 5-2!) Tras sentar al australiano Tomic, mandó una misiva en dirección al número 1, sin esconderse ni resguardar su figura bajo el cómodo perfil de mera alternativa. Tomas asume galones y, minutos después de quedar configurado el duelo, así hace saberlo. "Sé cómo batirle. Lo hice la última vez. Intentaré hacer lo mismo". Es un guante lanzado al hombre referencia. Suenan tambores de guerra en Londres.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes