Nadal cae de forma sorprendente en Wimbledon

El número cinco del mundo se despide del césped londinense tras caer en tres sets ante Steve Darcis

Rafael Nadal es el primer gran favorito en despedirse de Wimbledon. El español no jugó al nivel esperado y se mantuvo durante todo el partido muy errático, circunstancia que aprovechó su rival, el belga Steve Darcis, para dominar los intercambios desde el fondo de la pista y tomar el control del encuentro. La derrota del actual número cinco del mundo supone la primera en su carrera en el partido de debut de un Grand Slam. Hasta el día de hoy era junto a Bjorn Borg el único tenista que había sido número uno y no había perdido nunca en el primer encuentro de un major. La rodilla de Nadal no funciona en césped.

Desde el primer set se ve que algo no va bien. En el encuentro de debut de Wimbledon en 2012 también sufrió ante Thomaz Bellucci, sobre todo en los dos primeros parciales, pero en el día de hoy las sensaciones eran diferentes. En primer lugar, por el rival. Steve Darcis es un tipo con suficientes argumentos para hacer daño al Nadal que solemos ver en el All England Lawn Tennis Club y hoy lo ha demostrado. Es un jugador con variantes, no es un pegador como puede ser Lukas Rosol, pero cuenta con la gama de golpes suficientes para incomodar a cualquiera en césped.

Desde el primer momento se vio al español jugando muy corto, dejando que Darcis llevase la iniciativa, quizá esperando que el #135 del mundo se autoinmolase. Desafortunadamente para el bicampeón de Wimbledon, eso no llegó a sucedar. El belga bajaba la bola con un muy efectivo golpe de slice que incomodaba a Nadal, que no conseguía caminar bien. Buscaba constantemente pegarle de derecha, cubriéndose de esa forma el revés a dos manos pero llegaba tarde. Rafa llegó a servir para ganar el segundo set, pero erró en el intento y su rival se mostró en todo momento confiado en la victoria.

En el tercer parcial se confirmaron los peores presagios: Nadal no estaba preparado para pasar de la primera ronda de Wimbledon. Empezó entregando su servicio y no se le veía caminar demasiado bien. Algo no iba bien con respecto a su rodilla. Tras varios meses jugando en tierra batida y sin rodaje previo sobre césped, notó el cambio de superficie. Quizá lo notó demasiado. Los peores presagios sobrevuelan la cabeza de la mayoría de aficionados y de expertos del panorama tenístico. ¿Los problemas físicos van a limitar el calendario de Nadal hasta el punto de solo verle al 100% en tierra?

De momento, esa pregunta no tiene respuesta. En principio podría parecer que no. En Indian Wells vimos a un Nadal con un gran nivel. No estuvo a su mejor nivel en dura -pico que alcanzó en el US Open del 2010- pero le bastó para ganar el torneo deshaciéndose de jugadores como Federer, Berdych o Del Potro. Sin embargo, esta derrota deja muchas dudas en el horizonte. Su hoja de ruta debería llevarle a Canadá, para jugar el Masters 1000 de Montreal, pero a día de hoy lo único que parece importar es el estado de su rodilla.

Esta derrota ante Steve Darcis supone la primera derrota de Rafael Nadal en el partido de debut de un Grand Slam. Hace exactamente diez años debutaba en Wimbledon, en su primer major, llegando a tercera ronda, donde perdería con el tailandés Paradorn Srichaphan. En ninguno de sus otras participaciones, ya fuese en Londres, o en París, Melbourne o Nueva York, se había despedida del evento tras finalizar su primer encuentro. En el día de hoy lo ha hecho.

La derrota de Rafael Nadal no solo deja dudas en su equipo, debido al estado físico de su rodilla, sino también en el devenir del torneo. Su lado del cuadro queda ligeramente despejado, y una serie de jugadores que en principio estaban condenados a sucumbir tienen ahora una opción de oro de colarse en cuartos de final de Wimbledon. Entre ellos, jugadores como Lukasz Kubot que ya saben lo que es estar en la segunda semana de The Championships, o jugadores como Lleyton Hewitt, John Isner o Dustin Brown con suficientes armas para hacerlo bien en césped. Y mientras Roger Federer que respira. No tendrá que batir a tres top-5 para ganar su octavo título en Londres.

Comentarios recientes