Wimbledon 2013: cuadro masculino a debate

El equipo de Punto de Break analiza en cinco puntos algunas narrativas a observar en el Grand Slam británico

Las predicciones de Wimbledon 2013. Se acerca la hora de abrir la veda en Londres. El All England Tennis Club espera a los 128 candidatos a la copa dorada bajo el cielo del segundo domingo en la capital británica. Apenas restan un puñado de horas para que se desate la competición en Inglaterra. Llega una nueva edición del torneo más prestigioso del mundo celebrado sobre hierba. 

En Punto de Break centramos la atención en determinadas líneas de actividad del cuadro individual masculino apuntando a cinco claves: ronda inaugural imperdible, sorpresa en primera ronda, cabeza de serie sometida de forma prematura, jugador tapado y campeón. Por delante, quince días de tenis del más alto nivel en una cita legendaria en el calendario. El clímax de la efímera gira de hierba está a punto de desatarse. Londres será hasta mediados de julio el centro tenístico del universo.

Primera ronda imperdible

Pedro Gutiérrez | Feliciano López vs Gilles Simon - Tras disputar la final de Eastbourne, son dos tenistas con perfiles peculiares que encuentran su cuna particular sobre pistas rápidas, como es la clásica hierba. Le tome el francés o no la revancha al toledano, no cabe duda de que será uno de los partidos más igualados, seductores y emocionantes de los primeros días de torneo.

Julio Muñoz | Stanislas Wawrinka vs Lleyton Hewitt - El suizo llega en forma con un par de meses fenomenales que le convierten en serio candidato a ser "maestro" a final de curso. El australiano con unas semifinales en Queen's que hacen recordar que cuando llega la hierba se transforma en un jugador muy peligroso. Partidazo, sin duda, el mejor de la primera ronda.

José Izquierdo | Marin Cilic vs Marcos Baghdatis - Dos jugadores erráticos que juegan con muy poco margen de error. Este hecho, en una superficie como ésta, te puede hacer volar sobre el tapete verde o empujarte al más profundo abismo a las primeras de cambio. El croata es el favorito. Estuvo a apenas dos juegos de revalidar su título en Queen's y se encuentra cerca de volver al top-ten por primera vez en tres años. Su rendimiento en la catedral del tenis puede servir como baremo para dictaminar si está capacitado para entrar en el selecto club de los diez mejores del ranking ATP. Por su parte, el chipriota no gana un encuentro en el circuito desde el mes de febrero y ni siquiera el césped parece hacerle reaccionar. A pesar de ello, es un antiguo semifinalista de Wimbledon y ante los buenos jugadores suele entonarse. Si Baghdatis hace un buen comienzo de partido y consigue variar el juego y sacar a Cilic de su zona cómoda de golpeo veremos un gran encuentro.

Rafael Plaza | Stanislas Wawrinka vs Lleyton Hewitt - Es un pulso para corazones de hierro, un combate apasionante. Hewitt, que con 32 años y más de 800 partidos en las piernas se niega a abandonar el circuito, presenta un sensacional currículo sobre hierba: 7 títulos y un 77,2% de victorias (115 triunfos y 34 derrotas). No hay un jugador sobre césped que no sea Federer con semejante carta de presentación. Wawrinka, protegido por uno de los mejores cursos de su carrera, el mismo que le ha visto derribar varias barreras (título sobre tierra batida en Oeiras tumbando a Ferrer, un especialista de la superficie, primera final de Masters 1000 en Madrid y primera final sobre hierba en ‘s-Hertogenbosch), asalta la primera ronda de Wimbledon extraordinariamente posicionado en la carrera por clasificar a la Copa de Maestros. Eso, pese a los reveses de su temporada (perdió un partido de más de cinco horas en Australia ante Djokovic, luego cedió junto a Chiudinelli en 7 horas y 1 minuto el encuentro más largo en la historia de la Copa Davis ante Berdych y Rosol, y más tarde desaprovechó opciones de acabar con Federer en Indian Wells), es un síntoma de su crecimiento. Tres veces midieron fuerzas suizo y australiano (2-1 para Wawrinka). La única vez que se encontraron sobre hierba, en Copa Davis, fue una guerra que consumió los cinco sets. En Londres, algo está claro: difícil parece que haya un ganador en tres mangas en un partido de fuerzas tan parejas.

Álvaro Rama | Stanislas Wawrinka vs Lleyton Hewitt – Choque explosivo para estrenar la hierba de Londres. Dos hombres que han brillado con luz propia en los eventos preliminares al grande londinense. Hewitt, campeón en 2002, por quedar a un set de jugar el último partido de Queen’s. Wawrinka, hombre revelación del curso, por alcanzar en Rosmalen su primera final sobre césped. Son dos tipos en continua lucha contra sí mismos. Lleyton, con el rostro enrojecido, desafiando semana a semana al reloj de arena. Stanislas, con un físico alcalino, empujando sus propios límites para conocer todo su potencial. Su único precedente en hierba, un tira y afloja de Copa Davis, acudió al quinto set para dibujar un desenlace. No sería una sorpresa observar una narrativa similar en Londres.

Resultado sorpresa en primera ronda

Gutiérrez | Lleyton Hewitt d. Stanislas Wawrinka - El aussie campeón de The Championships en el 2002, sigue dando guerra 11 años después y antojándose difícil que cierre un gran torneo alcanzado la segunda semana, sí es plausible que pueda hacer frente en una 1ªR a uno de los hombres (al margen del top5) más en forma de esta temporada: Wawrinka. Dos tenistas conocidos, singulares y con estilos enfrentados, pueden deparar un gran encuentro en el que tiene más que perder el suizo con mayor presión, y que sobre la hierba londinense sólo ha cosechado una victoria en las tres últimas ediciones.

Muñoz | Marcel Granollers d. Richard Gasquet - El francés fue semifinalista en Wimbledon tiempo atrás, mientras que el catalán jamás ha pasado de la segunda ronda en Londres. Sin embargo, su tenis de ataque y su excepcional volea pueden complicar el día a muchos, especialmente en una superficie donde se premia la agresividad. 

Izquierdo | Lleyton Hewitt d. Stanislas Wawrinka - El suizo llega de hacer final en Rosmalen, lo que supone el mejor resultado de hierba de toda su carrera, pero también es cierto que en cuanto se ha encontrado con un rival competente en la superficie -en este Nicolas Mahut en la final- ha salido escaldado con relativa facilidad. En la primera ronda de The Championships tendrá enfrente a todo un campeón de Wimbledon. Hewitt ya no es el que era, pero a sus 32 años sigue demostrando su valía en césped. Sobre el verde de Queen's logró deshacerse de jugadores de la talla de Dimitrov, Querrey o Del Potro antes de caer en semifinales ante Marin Cilic. Quizá las batallas a cinco sets son demasiado para él a estas alturas de su carrera pero si mantiene el rendimiento mostrado hace dos semanas en Londres, debe imponerse a un Wawrinka que a pesar de luchar por el título en Holanda no ha solido tener históricamente mucho recorrido en el torneo.

Plaza | Feliciano López d. Gilles Simon - La veleidosa fortuna decidió que los protagonistas de la final de Eastbourne, disputada ayer, deban mirarse nuevamente a los ojos en la primera ronda de Wimbledon sin apenas tiempo para digerir las consecuencias de su último enfrentamiento. El español, una rareza entre los integrantes de La Armada por defender un estilo que se aleja de lo habitual en unos hombres criados en arcilla, se desenvuelve como nadie sobre hierba. Practicante de un arquetipo de juego que agoniza, en vías de extinción por los códigos que hoy rigen el circuito, López llega a la catedral del césped tras conquistar su primer título sobre la verdosa superficie. El impulso moral de afrontar el tercer Grand Slam de la temporada tras amarrar un cetro sería suficiente para volar sobre el pasto londinense. Además, enfrentarse contra el mismo rival otorga cierta ventaja en la carrera por desnivelar la balanza. Simon, sin embargo, también tiene motivos para confiar: su discreto balance sobre césped antes de llegar a Eastbourne (20 victorias, 17 derrotas y ninguna final) ha cambiado tras lograr allí la primera final sobre hierba de su vida, pese a perder con el español. Condicionado por el cercano recuerdo de su último combate, las cabezas tomarán un papel fundamental en el partido a disputar el próximo martes. Y ahí, la de Feliciano ya tiene unos metros recorridos.

Rama | Kyle Edmund d. Jerzy Janowicz – Su nombre se encuentra fuera de las primeras 400 posiciones del circuito masculino, apenas tiene tres partidos en World Tour y, merced a una invitación, debutará en el cuadro final de un Grand Slam ante un cabeza de serie. No es un panorama alentador. No obstante, en Eastbourne, mostró una frialdad admirable ante el calor de su gente. Exigió dos tiebreaks a un ex top10 como Gilles Simon con una calma impropia de un muchacho de 18 años. Potente, valiente, concentrado en la tarea. Una actuación completísima ante una figura de élite –Gilles quedó a un set de ganar el torneo-. Y ese será su último recuerdo antes de salir al All England. Cómo afrontará mentalmente el hecho de correr en Wimbledon es un misterio. El horizonte de las cinco mangas, un horizonte mental a cuajar. Janowicz, más veterano pero aún en fase tierna tiende a perder los nervios en partidos apretados. Si Kyle es capaz de apretar de inicio, con el calor de la gente, cuidado.

Cabeza de serie que cederá pronto

Gutiérrez | [6]Jo-Wilfried Tsonga - En las dos últimas ocasiones que disputó Wimbledon se quedó en las semifinales, a sólo un paso de jugar el último partido del torneo. Sin embargo, en su paso por Queen's se mostró excesivamente vulnerable, y considero que de los grandes nombres es el que menor confianza acumula. Nadal lanzado, Federer en su jardín, Djokovic con buen cuadro, Murray en casa, Ferrer siempre concurrente… Tsonga, me temo, cederá antes.

Muñoz | [19]Gilles Simon - Ante Feliciano López. Esta primera ronda es curiosa, porque es la misma que la final de Eastbourne. Pero el tenista toledano tiene ventaja sobre el galo. Es mejor sacador y especialista que Simon, algo que en hierba debe de ser vital.

Izquierdo | [14]Janko Tipsarevic - La temporada que está cuajando el tenista de Belgrado es sencillamente desastrosa. Si bien inició el curso ganando el título en Chennai y alcanzando la segunda semana en el Open de Australia, desde entonces su balance de victorias-derrotas es de 6-11, una absoluta calamidad para un jugador que inició el 2013 en la novena posición del ranking ATP. En Wimbledon parte como decimocuarto preclasificado y sin rodaje previo en torneos oficiales. Su rival en la primera ronda será su compatriota y amigo Viktor Troicki, que a pesar de ser el #44 del mundo llega a Londres tras ganar la exhibición de Boodles. Se conocen bien y en cuanto a momento de forma el pupilo de Jack Reader -reciente octavofinalista en Roland Garros- le gana por la mano.

Plaza | [21]Sam Querrey - El corpulento estadounidense alcanzó los octavos de final en 2010. Pese a que sus características conjugan adecuadamente con la superficie, una importante roca, representada en la figura de Bernard Tomic, ha sido colocada en su camino para inaugurar el torneo. El australiano aterriza en Wimbledon consumido por las tinieblas que han ido apagando un prometedor comienzo de temporada (primer título de su carrera en Sydney). Su registro anual arroja un preocupante balance de resultados: no supera la segunda ronda de un torneo desde febrero, cuando ganó dos partidos consecutivos en Marsella. Luego, en Madrid, su padre y entrenador rompió la nariz del sparring de Bernard de un cabezazo, le detuvieron en el hotel y le fue prohibida la entrada a pista para apoyar a su hijo. Todos estos acontecimientos han alterado la intrincada mentalidad del joven de 20 años. Capaz crear melódicas sinfonías y confusas piezas, así es Tomic, el paradigma perfecto de la irregularidad. Contra eso se enfrentará Querrey: ante el talento imprevisible del cuartofinalista más joven de Wimbledon en los últimos 25 años. Peligro asegurado, a pesar del momento actual que cruza el australiano.

Rama | [17]Milos Raonic – Tiende a haber una suposición incierta en los debates: el hecho de que un sacador es necesariamente un buen jugador sobre césped. Obviamente, sobre una superficie de tempo elevado y botes bajos, es un arma que suma e incluso multiplica. Pero la hierba, pese al freno de mano impuesto, sigue siendo un terreno que requiere casi más muñeca que brazo. Más toque que violencia. Cuando el palo no encuentra pista, precisa neurona antes que músculo. Y ahí sufre Milos. Cuando debe doblar el corpachón ante una bola baja, se agrieta. Cuando debe correr hacia delante a por una bola corta, se descoordina. Cuando debe variar ante un mal bote, se pierde. Al resto, cazar una esfera le supone una tortura. Sendas derrotas de primera ronda en Halle y Eastbourne sellan su bolsa. Es Wimbledon el único Slam donde no pasó del segundo partido. ¿Puede mejorarlo?

Tapado

Gutiérrez | Grigor Dimitrov - En hierba como en ningún sitio. El búlgaro lleva todo el 2013 tonteando con consolidarse. Intentona tras intentona, se sigue probando y aparece por un lugar del cuadro en el que puede encontrar su sitio. Si su cabeza y su físico (que aquí en la hierba, tienen mayor respiro que en cualquier otro Gran Slam) empiezan a ponerse a la altura de su tenis y calidad (que se adapta sobre hierba, como no lo hará en ninguna otra superficie), tendrá que coger su lugar a base de sorpresas y codazos. Quizás Wimbledon sea la ocasión propicia para que empezamos a disfrutarlo.

Muñoz | Milos Raonic - Tiene la gran oportunidad de su carrera de alcanzar una ronda muy alta como pueden ser las semifinales. Es cierto que llega con dudas, con cambio de entrenador y que en césped no ha conseguido los resultados que por su poderoso servicio debería. Pero ya va siendo hora de que explote todo su potencial y la hierba de Wimbledon puede ser el gran escenario. Unos hipotéticos octavos contra Ferrer, unos teóricos cuartos con Del Potro son partidos ganables y más en césped para el canadiense. Ganables, que no fáciles.

Izquierdo | Grigor Dimitrov - Su mala actuación en Queen's -sufrida victoria ante Sela y derrota sin paliativos ante Hewitt- no parece presagiar nada extraordinario en el rendimiento de la promesa búlgara de cara a Wimbledon, pero tras echar un vistazo al cuadro quizá haya que cambiar de opinión. Presente en la segunda sección de emparejamientos, los dos máximos cabezas de serie a los que tendría que hacer frente antes de las semifinales son Juan Martín Del Potro y David Ferrer. Con el argentino cruzaría raqueta en tercera ronda, lo cual beneficia al pupilo de Tillstrom, ya que el de Tandil es más vulnerable en los primeros duelos de torneo, y más aún en una superficie que le cuesta tanto como la hierba. Podríamos asistir al duelo ante el español en unos hipotéticos cuartos de final, y con el de Haskovo ya embalado tras haberse deshecho de peligrosos jugadores anteriormente. En su contra que jamás pasó de dieciseisavos en ningún major, pero ya es hora de romper barreras.

Plaza | Jerzy Janowicz - Sus escasos antecedentes sobre hierba no pueden ser tomados como referencia para intentar vislumbrar qué podría conseguir en Wimbledon. La resolución de la situación que debía afrontar en 2013, sin embargo, es sintomática. Tras llegar a la final de París-Bercy desde la fase previa, Janowicz es puesto a prueba en cada torneo y, sin llegar a la excelencia alcanzada en territorio galo, va superando distintas barreras. En Australia, por ejemplo, sobrevive a un partido a cinco mangas en el que remonta las dos primeras. Luego, en arcilla, territorio marcado con una gran interrogación, consigue resultados para asegurar el aprobado. Ahora, en la hierba de Wimbledon, territorio de sacadores y pegadores, el polaco podría encontrar las condiciones necesarias para volver a brillar como lo hizo cuando se presentó a ojos del mundo en Francia.

Rama | Grigor Dimitrov – Por segunda vez será el búlgaro cabeza de serie en un major. En Roland Garros, donde estrenó tal estatus, le sirvió para romper su techo en dichos eventos hasta cruzar con el serbio Djokovic. Evitar favoritos hasta el tercer partido puede generarle cierto aire al desbrozar las primeras briznas. Su límite físico puede tener cierto margen en hierba, donde los rallies mueren antes de que las bocas escupan lenguas. Un ritmo fluido, con juego de pies vivo, impactos limpios y contacto con esfera en ascenso debe tener buena acogida sobre la pradera de Londres. Tiene en Del Potro –quien pudo perder perfectamente la primera ronda de Queen’s- a uno de los top8 más accesibles sobre césped. Puede ser la llave para cruzar por primera vez el ecuador de un gran torneo. Y a partir de allí, ¿qué no podría lograr un Grigor suelto? Mucho aún por probar.

Campeón

Gutiérrez | Rafael Nadal - Pensé, 'ganar mucho sobre tierra no significa llegar tan lejos en Wimbledon', pero después recapacité y me vino inmediatamente el recuerdo de Indian Wells. Es la última vez que hemos visto a Nadal fuera de su superficie predilecta. No es un mal recuerdo. Podría presentar sólidos argumentos para decantarme por cualquiera de los restantes tres compañeros con los que lleva repartiéndose los Grand Slam el último lustro casi en exclusiva (quedándome corto), pero a día de hoy con lo fresco que está, con ya un Wimbledon luciendo en su historial y las notorias pruebas de que cuanto mayor es el reto con mayor capacidad lo afronta, vislumbro a Rafael Nadal, más que a ningún otro levantando esa codiciada taza de plata de 47 centímetros.

Muñoz | Novak Djokovic - Tiene el cuadro más fácil con diferencia de todos. Sin el peligro de grandes sacadores en las primeras rondas y sin Roger Federer, Rafa Nadal o Andy Murray en unas factibles semifinales. Quizás, su única gran prueba pueda ser Tomas Berdych en cuartos de final y Tommy Haas en octavos. Ambos le han vencido este año, pero en un Grand Slam parece difícil que se repita tal gesta.

Izquierdo | Novak Djokovic - La ajustada derrota ante Rafael Nadal en las semifinales de Roland Garros va a hacer más fuerte al serbio. Otro año más aterriza en el All England Lawn Tennis Club sin rodaje previo. Se le exigirá mucho desde el primer día, ya que en primera ronda deberá enfrentarse al germano Florian Mayer, cuartofinalista en Wimbledon el pasado curso. Con Murray, Federer y Nadal al otro lado del cuadro, está bastante claro que el serbio tiene casi todas las papeletas para estar en la final del 7 de julio. Si juega al nivel mostrado en París, el único que puede batirle es el Roger Federer que le destronó de forma espectacular en 2012. La diferencia es que ya ha pasado un año de eso, y el suizo no parece estar para tales hazañas.

Plaza | Andy Murray - Comparte con Federer el intangible galardón de mejor jugador de hierba del pasado curso. Finalmente finalista en Wimbledon y medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Londres disputados sobre la misma superficie, Murray, poseedor del mejor porcentaje de victorias de su carrera sobre césped, el segundo más alto del top 100 tras Federer (un abrumador 82,5% de triunfos), renunció a Roland Garros para recuperarse de una lesión en la espalda y preparar a conciencia el tercer Grand Slam de la temporada, el sueño de su vida. Eso es una ventaja con respecto al resto: mientras los demás jugadores quemaban sus piernas en el albero, el escocés ya adaptaba sus movimientos al césped. Una nefasta temporada de tierra batida y la renuncia a competir en París le proporcionan una coraza poco arañada (32 partidos disputados en 2013) y una mente liberada de cargas. Pese a esa ventaja, no es una empresa baladí: Murray ya sabe que para ganar Wimbledon deberá tumbar en semifinales al ganador del cruce de cuartos de final entre Federer y Nadal y a Djokovic en la final, si se impone la lógica del ránking. El crecimiento demostrado tras ganar el Abierto de los Estados Unidos deberá ser refrendado en la catedral de la hierba, donde temporada tras temporada padece la presión más severa que un deportista pueda sentir. La grada no contempla a uno de los suyos alzar el título desde que Fred Perry lo hiciese en 1936. Ha pasado demasiado tiempo. Muchos sueños apagados. Murray, la esperanza más importante de Gran Bretaña, acepta el desafío con la mirada alta. Cuidado.

Rama | Novak Djokovic – Novak estuvo muy cerca de tumbar a Nadal en Roland Garros, de superar el test más duro de la disciplina: cinco mangas en tierra ante el mallorquín. E igual que Rafael recuperó una desventaja notable en el quinto set, Djokovic sobrevivió a estar a dos puntos de entregar el partido en el cuarto parcial. Mostró capacidad para sufrir y llevar al límite al mallorquín en su terreno y en su formato predilecto. Algo que, y esto es una afirmación debatible, no había hecho nunca. La gran pregunta es qué lectura habrá hecho y qué efecto tendrá esa derrota en la mente de un Djokovic que el pasado año caminó con el gesto torcido sobre el césped, no revalidando título, perdiendo el número 1 y entregando dos duelos para ser medallista olímpico. Cuenta a su favor con el hecho de evitar a cualquier big4 hasta el último partido. Andy, Roger y Rafa podrían tener uno o dos duelos de ese calibre si cruzasen con el serbio. No es el hijo de Gran Bretaña, no es el rey de Wimbledon, no es el grande que regresa. Es el número 1 en el mejor torneo del mundo.

 

También te puede interesar:

Wimbledon 2013: análisis del cuadro individual masculino

Publicidad

Apuesta del día

Apuesta del día: Villarreal - Zurich / Europa League

Villarreal - Zurich / Europa League

El Villarreal recibe al Zurich suizo en El Madigral, en partido correspondiente a la tercera jornada de la fase de grupos de la Europa League

Ver todas las apuestas del dia

Comentarios recientes