La vergonzosa maniobra de Queen's

El torneo londinense, agobiado por las lluvias, trató a Hewitt y Cilic como deportistas de segunda clase

La edición del torneo de Queen’s 2013 va a quedar marcada por una decisión que ha generado cierta polémica. Lleyton Hewitt y Marin Cilic comenzaron a disputar un partido en la pista central del torneo. Interrumpido el duelo por lluvia, vieron cómo la organización decidía cambiar de cancha su duelo –ya en marcha- para que Andy Murray, el astro local, pudiera competir en la pista principal de Londres.

Cuando las condiciones climatológicas interfieren de manera negativa en el desarrollo normal de un torneo, se tiende a emplear los recursos que se tienen a mano para tratar de garantizar la disputa de los partidos asignados para un día dado. Si existe el riesgo de no poder completar la jornada planeada, hay maneras de intentar acelerar el curso de los acontecimientos. Por ejemplo, cambiar de pista partidos en principio ideados para celebrarse en una cancha en concreto. De modo que se disputen de forma simultánea encuentros que en origen debían tener lugar de manera sucesiva. Y así ganar el tiempo arrebatado, digamos esta vez, por lluvia. En estos casos, el último partido programado para una pista tiende a ser el desplazado. Aunque involucre a estrellas de primer nivel. Lo vemos casi cada año en Grand Slam. El orden de juego está para algo.

Pero en Queen’s, torneo de porte inglés en el centro de Londres y aparente elegancia donde los haya, parecieron olvidarse de cualquier tipo de modales a la hora de establecer soluciones. Había dos opciones respetuosas para todos. Uno: que Murray jugase en Pista 1 dado que Lleyton y Marin ya habían comenzado a competir en la cancha principal. Dos: esperar que Hewitt y Cilic terminasen en Pista Central y poner allí a Andy, con el riesgo de que tuviese que disputar la semifinal -y potencial final- en domingo. Nada de eso, se inventaron una tercera vía.

Para empezar no respetaron el orden de juego. El partido que fue movido de la Pista Central no era el último de la jornada, si no al que correspondía el turno en el principal escenario del torneo. Pero no sólo eso, y aquí llega el principal problema. Ese partido que decidieron mover ya había comenzado a celebrarse. Lleyton Hewitt y Marin Cilic habían saltado a pista y habían disputado unos puntos cuando su semifinal se vio interrumpida por la lluvia. ¿Qué derecho tiene nadie a modificar el escenario de un partido ya comenzado? Si la pista hubiese quedado impracticable es comprensible, pero ¿hacerlo para que otros jugadores puedan competir en esa pista? ¿Tienen más derecho otros deportistas a gozar del privilegio de competir en esa cancha, aún saltándose el orden por imprevistos de organización?

Si Andy Murray, ídolo local, debía jugar en una cancha secundaria por imprevistos en la organización, ¿por qué tienen que soportar Marin Cilic y Lleyton Hewitt ser tratados como sujetos de segunda categoría, como meros teloneros itinerantes? La entidad de los jugadores afectados es irrelevante a estos efectos. Tan grave sería ese menosprecio si se tratase de dos humildes deportistas surgidos de la fase de clasificación. Pero vale la pena mirar al expediente de los damnificados. Recordemos un par de cuestiones: el croata es el vigente campeón del torneo y nadie tiene más coronas de Queen’s que el tetracampeón australiano.

Más grave aún se antoja la decisión cuando, según trascendió al final de la jornada, los afectados no estaban conformes con el cambio de ubicación. ¿Cuál fue la explicación de la organización?

La grada de la Pista Central quería ver ambos partidos, pero aquello ya no era posible. Incluyendo la segunda semifinal dos tenistas de mayor ranking –incluyendo un británico- se decidió que éste sería el encuentro a disputar en la cancha principal. Murray y Tsonga atraerían a una cantidad superior de público. Por tanto, habiendo 7.000 asientos en la Central y únicamente 1.000 en la Court 1, el partido deseado por más gente fue ubicado en la pista con mayor capacidad. ¿Es esto un problema de Hewiit o Cilic? Disculpen que lo dude. ¿Es esto algo por lo que tengan que pagar Lleyton o Marin? Perdonen que lo niegue.

Esta es la explicación oficial del torneo. Y hasta cierto punto es comprensible. El mejor tenista británico en décadas sobre el suelo de Londres ante el séptimo jugador del mundo es claramente un partido más atractivo para el público inglés. Pero esto, perdón por la expresión, es una broma de mal gusto. No está de más recordar que Queen’s no es una exhibición sino un torneo profesional. Donde la discrecionalidad a la hora de organizar debe de brillar por su ausencia, o quedar reducida a la mínima expresión. La explicación de la expectación potencial generada es injusta y un tanto ridícula. En ese sentido, más expectación puede generar un Nadal vs Federer. Pero desgraciadamente no están en el torneo.

El desbarajuste no termina ahí. Según la organización, atención al detalle, tal decisión permitió que la jornada de semifinales se completase durante el sábado y el torneo pudiera ponerse al día. ¿Cómo? ¿Acaso no se hubiera completado de igual manera si Andy Murray y Jo-Wilfried Tsonga hubiesen disputado su partido en la Court 1 mientras Hewitt y Cilic hubieran reanudado su semifinal en la Pista Central, donde ya habían comenzado su partido? La conclusión de la jornada dentro del horario previsto demostró que así podía haber sido sin faltar al respeto a ningún tenista. Pero la decisión tomada dejó la sensación de que hay clases a la hora de tratar a los jugadores.

Andy Murray comentó ante la prensa que comprendía la decepción de Lleyton Hewitt, perdedor en la semifinal ante Marin Cilic e irritado por el cambio de pista, pero aseveró que la circunstancia decidida era mejor que tener que disputar la semifinal y final el mismo día. Algo con lo que el australiano se mostró en desacuerdo. Lleyton calificó de 'ridícula' la situación, además de verse forzado a jugar en una pista sin Ojo de Halcón para revisar las jugadas dudosas. "Obviamente es frustrante. Comenzamos en la Pista Central con Ojo de Halcón y hubo un par de acciones justas en la Pista 1 donde no tuvimos opción de revisar".

Hewitt fue preguntado por una norma que indica que ambos jugadores deben estar de acuerdo para que un encuentro sea movido de pista y respondió sin rodeos: "No estoy seguro, no lo sé. Pero creo el encargado de ATP no tenía ni idea. Tienen que asumir la responsabilidad de esto, porque no ha caído una gota de lluvia desde esta decisión".

Si Murray hubiera jugado en la Court 1, aunque de sus palabras se deduce que no contempla tal escenario, el desenlace hubiera sido el mismo pero con un componente moral distinto: jornada completada con trato igualitario para todos.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes