Cilic luchará por revalidar título en Queen's

El croata se deshizo de Hewitt en semifinales y defenderá su corona mañana ante Andy Murray

Marin Cilic camina con paso firme por el Queen's Club de Londres. Sobre el tapete verde de una de las paradas clásicas de la temporada de hierba el balcánico acumula once victorias consecutivas. No conoce la derrota desde 2010, cuando perdió en octavos de final ante el francés Michael Llodra. En el día de hoy, superó tanto a la climatología como a un pegajoso Lleyton Hewitt para avanzar a segunda final en tan magnífico escenario. El croata confirma que es uno de los hombres a tener en cuenta en esta superficie. Andy Murray, el ídolo local y campeón en dos de las últimas cuatro ediciones, su último escollo para defender el trofeo conseguido hace doce meses.

El día de hoy en las instalaciones del Queen's Club no ha sido nada fácil. La lluvia interrumpía el calentamiento entre Lleyton Hewitt y Marin Cilic cuando ya todo estaba dispuesto para el inicio de la jornada. La lluvia amainó, y cuando la lona se estaba retirando, volvió a caer agua. Finalmente se pudo empezar el partido pero en el tercer juego se tuvo que suspender el partido con el croata dominando por 2-0. La tarde avanzaba en la capital británica y la organización reaccionó de la siguiente manera: en cuanto se reanudase el juego saltarían a la central Andy Murray y Jo-Wilfried Tsonga para jugar la semifinal que estaba programada en segundo lugar, pasando el encuentro ya iniciado entre el aussie y el croata a la pista 1.

Decisión polémica, en primer lugar porque no se podían permitir que el duelo entre el local y el francés no acabase en el día de hoy, pero también porque el partido Hewitt-Cilic ya había dado comienzo en la pista central, y no es algo demasiado ortodoxo cambiar de pista un encuentro ya iniciado. Está claro que en la organización primaba que el partido de Murray se jugase, tanto a nivel de interés en Gran Bretaña como el económico por los contratos con las televisiones, pero mover un partido entre dos jugadores que suman cinco títulos en el Queen's Club quizá pueda haber molestado a más de uno.

A pesar de ello, a Marin Cilic no pareció importarle. Siguió la línea trazada anteriormente en la pista central, y siguió dominando su partido ante Hewitt, construyendo su dominio a través de su servicio. Se hizo con el primer parcial salvando tres bolas de break en el décimo juego del set, y pronto se puso dominando 2-0 en la segunda manga. A partir de ahí el encuentro se enmarañó, el veterano australiano salvó algunos juegos complicados, e incluso fue atendido por el fisio de la ATP. Los esfuerzos cada vez penalizan más y debido a su edad y a los duros envites de los que ha salido indemnes durante las emana, tuvo que recibir asistencia médica.

El segundo set fue para Hewitt. Cilic acabó con doble falta, pero este desafortunado error no pareció afectarle de cara al tercer set. Dos roturas de servicio, y finalizando con gran acierto en el saque, con dos aces en los dos últimos puntos del partido, confirmar el gran momento del croata. Antes de iniciarse Roland Garros se conoció que finalizaba su relación profesional con Bob Brett. El australiano, que le entranaba desde los quince años de edad, le ayudó a asentarse en el circuito y a pulular durante varias semanas de 2010 entre el selecto club de los top-ten. Ahora trabajo con él Goran Ivanisevic, no como entrenador a tiempo total, sino como consejero.

Para empezar, en Queen's se han visto varios progresos, sobre todo a nivel mental. En los momentos complicados de partido, Cilic ha subido varias enteros en su juego, como demostró en la ronda de octavos de final cuando superó bola de partido ante Feliciano López o en el mismo día de ayer, no dejando a Tomas Berdych volver a un encuentro que dominó el croata de principio a fin. La consistencia en su servicio también es clave en el alto rendimiento del actual número doce del ranking ATP. Antaño solía meter en pìsta en torno al 50% de primeros saques, y en estos últimos ha subido hasta en diez puntos como mínimo su porcentaje.

Con un Cilic sirviendo bien, unido a ese kick en su gesto que le hace desplazar a su rival, se vuelve un rival temible. En el fondo de pista, gana los puntos con una derecha que cada día es más regular, pero cuando realmente consigue ventajas es cuando domina el intercambio con su revés a dos manos. En el encuentro ante Andy Murray de mañana, habrá un bonito duelo entre dos jugadores que tienen dos de los mejores reveses a dos manos del circuito. Ante un rival al que solo ha ganado una vez de ocho enfrentamientos, el aspecto mental se antoja clave para tener opciones de victoria.

Frente a frente los dos últimos ganadores en el Queen's Club. Por un lado el ídolo local, que gana siempre el título en años impares. En 2013 parece que toca de nuevo. En el otro, el actual campeón. Muy pocos pronosticaban que el croata estuviese en la final, y sobre todo tras ver el duro cuadro que le deparó el sorteo del pasado sábado. Sin embargo, ha ido resolviendo con solvencia las diferentes dificultades que le ha ido deparando la semana. El pasado curso ganó el trofeo de una extraña manera tras la descalificación de Nalbandián. En el día de mañana se le presenta una buena oportunidad de renovar su reinado en Londres y de paso vencer a un top4, algo que no consigue desde el 2009.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes