Los diez mejores tenistas en hierba de la Era Open

Repasamos aquellos tenistas que más títulos ganaron sobre la verde superficie desde 1969

Repasamos los mejores especialistas de hierba desde el inicio de la Era Open. Como pueden imaginar Federer y Sampras encabezan una lista donde aparecen otros nombres ilustres, como el del australiano Lleyton Hewitt.

La hierba, la siempre peligrosa hierba. La superficie más proclive a las sorpresas. Aquella donde los saques cobran una importancia vital y las voleas se convierten en un complemento perfecto para rematar un punto. Aquella donde apenas (más antes que ahora) hay tiempo para pelotear desde el fondo de pista, donde se premia el juego agresivo y se castiga al defensivo, nos ha dejado grandes especialistas a lo largo de la historia. Jugadores que se adaptaban a las mil maravillas a las peculiaridades del suelo ya sea por un buen saque, unas condiciones innatas para volear, o simplemente, una adaptación mejor que el resto. En Punto de Break, analizamos algunos de ellos. Concretamente, los que son, posiblemente, los 10 tenistas que mejor han jugado sobre hierba a lo largo de la Era Open:

Federer es el mejor jugador de la historia en hierba.

1- Roger Federer: 12 títulos (118-17). Con casi total seguridad el mejor hombre en hierba que ha habido en la Era Open. 7 veces campeón de Wimbledon y otras cinco en Halle coronan una trayectoria que le llevó a estar 65 partidos invicto sobre pasto. Buen saque, mejor derecha, excelente revés cortado y extraordinaria volea forman parte de un repertorio inigualable para estas pistas. Así lo atestigua el casi 88% de efectividad en sus partidos, uno de ellos contra Pete Sampras en la hierba de Wimbledon. Y encima de todo eso, lo mejor es que con lo ejecuta con una elegancia descomunal.

2- Pete Sampras: 10 títulos (101-20). El antecesor de Federer con siete Wimbledon a sus espaldas también. Su poderoso saque, veloz en unas ocasiones, colocado en otras, le aseguraba ganar sus servicios con claridad en una época donde la hierba era muy rápida. Luego sólo tenía que esperar su oportunidad y hacer valer su revés cortado o su maravillosa volea. Un genio que, quién sabe, si no se hubiera retirado tan pronto (31 años), a lo mejor hubiera coleccionado otro título más en Wimbledon.

3- Jimmy Connors: 9 títulos (170-34). El jugador que más partidos ha ganado sobre hierba, si bien es cierto que era en una época donde había muchos más torneos sobre esa misma superficie. Entre ellos, el US Open y el Open de Australia, que los ganó en hierba, al igual que hizo con dos Wimbledon. Jugador de mucho carácter y duros golpes planos, llegó en seis ocasiones a la final del tercer grande de la temporada.

4- John McEnroe: 8 títulos (119-20). BigMac no lo tuvo fácil en su época para coronarse el mejor en hierba. Tuvo que enfrentarse a Björn Borg, entre otros, para conseguir el título en la Catedral del tenis. Talentoso como pocos, su saque de zurdo y su buena volea le proporcionaron 3 títulos de Wimbledon y otras tres finales, además de cuatro entorchados en Queen's.

5- Björn Borg: 6 títulos (61-12). Cinco títulos en Wimbledon y otra final más hablan de un tenista que innovó en hierba. Primero, porque demostró que el doblete Roland Garros-Wimbledon era posible y que no había que tener miedo a la transición tierra-hierba. Segundo, porque consiguió triunfar en hierba jugando desde el fondo de pista con un juego que parecía destinado a marcar una época en tierra. Claro que era competitivo y que su saque y volea mejoró con el paso del tiempo notablemente. Nunca se sabe hasta dónde hubiera llegado de haber continuado más años en el circuito. Pero seguramente, a la cumbre de la historia del tenis.

6- Rod Laver: 6 títulos (79-15). Ganó seis títulos en hierba en la Era Open, entre ellos cuatro grandes. Sin embargo, antes de entrar en esta Era dejó rastro de plusmarcas imposibles. Zurdo que basaba su juego en la combinación saque y volea, si no ha sido el mejor tenista de la historia, es quizás por lo lejano que ya queda en el tiempo y la dificultad de competir durante cinco años en el profesionalismo, en una época donde no se permitía a éstos jugar Grand Slams.

7- Boris Becker: 7 títulos (116-25). Tres títulos en Wimbledon (uno de ellos que le valió para ser el campeón más joven) y cuatro finales en Londres son suficiente bagaje para aparecer en la lista. Pero a parte de números, hay imágenes. Una de ellas, la de tirarse en plancha en busca voleas imposibles. Y es que hay formas y formas de ganar. Y cuando se elige la espectacular, se agradece.

8- Lleyton Hewitt: 7 títulos (113-33). Un solo título en Wimbledon, cierto, pero el segundo tenista en tener en la Era Open la triple corona que significa Queen's, Halle y el citado Grand Slam tras Michael Stich. Y lo mejor, con un estilo que más bien podría ser de cemento. El segundo tenista en activo con más torneos sobre césped. En parte, porque se adapta magníficamente a la hierba pese a no tener un buen saque, ni una espectacular derecha ni una excelente volea. El típico caso de tenista que en nada destaca, pero nada hace mal. Y bueno, destacar, destaca en dos facetas: carácter y ambición. Un competidor, un ganador nato.

Hewitt es el segundo tenista con más títulos en activo en hierba.

9- Ken Rosewall: 7 títulos (126-34). Cuatro veces finalista de Wimbledon, tres de sus grandes en la Era Open (ganó ocho en total) fueron en hierba (un US Open y dos Open de Australia). El rey de la longevidad y un tenista con un don muy especial: jugar mejor a medida que se hacía más veterano. Como el buen vino.

10- Rafa Nadal: 3 títulos (50-12). Posiblemente, en este lugar hubieran cabido también Stefan Edberg, Andy Roddick o John Newcombe, todos ellos con más títulos en pasto. Sin embargo, ninguno de ellos presenta una mejor relación de victorias-derrotas (80%), ni cinco finales en la hierba de Wimbledon, dos de ellas resueltas con triunfo. Rey de la tierra batida, en hierba ha sido capaz de ganar a Federer, Djokovic, Murray, Del Potro, Soderling, Berdych o Roddick. Es decir, palabras mayores.

Comentarios recientes