Los planes de reforma de Roland Garros

Las constantes lluvias y la falta de luz han obligado a la organización del torneo a plantearse seriamente poner un techo retráctil en la Chatrier para 2018

Roland Garros y sus planes de reforma. Cuando la lluvia entra en juego, los partidos son suspendidos y se retrasa enormemente la jornada. En el día de hoy, unas tres horas de retraso que ya no se podrán recuperar y que son encuentros que deberán disputarse en la jornada del viernes porque pasadas las nueve, apenas se podrá jugar debido a la falta de luz y a la inexistencia de una iluminación adecuada. A pesar de ello, la organización se está poniendo las pilas y planea cambios que se harán efectivos en 2018. En Punto de Break repasaremos algunos de ellos.

Roland Garros es un caos cuando la lluvia aparece. Esto ha sido casi siempre así, pero en esos últimos años las lluvias han aparecido con más frecuencia, retrasando partidos y jornadas casi al completo. Esto sucedía también en otros Grand Slams como en el US Open, donde siguen sin techo retráctil en sus principales pistas, y cuya final del domingo tuvo que ser retrasada durante cinco cursos consecutivas al lunes. En Wimbledon, la gota que colmó el vaso llegó en la edición de 2007, donde entrada la segunda semana aún seguían disputándose encuentros de tercer ronda, como ese mítico Soderling-Nadal que duró cuatro días. Desde hace unas temporadas, la pista central se puede cubrir, y de hecho sobre pabellón cubierto pudimos ver a Federer ganar ante Murray su séptimo título en la catedral del tenis.


La jornada de hoy es un ejemplo perfecto de lo que puede ocurrir si la lluvia es la protagonista de un evento del calado e importancia de Roland Garros. A las doce y media de la mañana se para el juego ya que la pequeña llovizna con la que se amenazaba desde el inicio de la jornada se transforma en un incansable gotea que hace imposible la disputa del encuentro. Paran aproximadamente noventa minutos. Vuelven a salir a pista los protagonistas, juegan durante quince minutos y la lluvia vuelve a aparecer en esceno. A las cuatro se reanuda de nuevo la acción, se pueden completar casi dos turnos en la mayoría de las pistas principales -la mitad del menú de hoy- pero antes de las siete todo parado con Nadal y Klizan a punto de comenzar a batallar.

La situación en el día de hoy va a provocar problemas. El primero de ellos, la jornada del viernes va a estar muy congestionada, ya que los partidos de la segunda ronda que debían completarse este jueves se jugarán mañana, junto a la tercera ronda de la parte baja del cuadro. Esto quiere decir que jugadores como Nadal, Tipsarevic, Gasquet o Sharapova, tenistas top-ten que podrían estar destinados a llegar lejos en la arcilla parisina, deberán jugar dos días seguidos, ya que si consiguen pasar su segundo cruce mañana viernes -si se acaba suspendiendo la jornada de hoy- deberían disputar el sabado otro partido por un puesto en los octavos de final. En este sentido, afortunados Stosur, Djokovic o Nishikori que han perdido terminar hoy sus duelos y podrán descansar sin agobios hasta dentro de un par de días.

Los planes de expansión para Roland Garros están bastante claros. En 2018 habrá techo retráctil para la Philippe Chatrier, la principal pista del torneo, pero existen problemas ya que los vecinos del Bosque de Bolonia están en contra de esas reformas. De hecho, los organizadores del evento planearon trasladar el Abierto de Francia a Versallés, ya que en principio no existiría ningún problema en realizar las reformas al lado de los jardines y del Palacio. Nuestro compañero Nacho Mühlenberg recogió en la red social Twitter unas declaraciones de Jean Gachassin, presidente de la FFT -Federación Francesa de tenis-, en las que llama a la cohesión para realizar el proyecto y salir adelante de esta situación más problemática.


Aún no se sabe en qué terminará todo esto, lo que sí que parece claro es que la Philippe Chatrier debe tener techo retráctil y quizá también otras pistas, para intentar sofocar la concentración de partida en la medida de lo posible en el caso de que la lluvia aparezca. La aparición del agua en los partidos de tenis ha adquirido mayor importancia con los años, sobre todo por el dinero que invierten las televisión en cubrir eventos de este calibre, y que pueden ver sus programaciones muy trastocadas en caso de que los encuentros no acaben dentro de un límite estipulado. En definitiva, si el tenis forma parte del espectáculo, va a deber adaptarse a él, aunque para ello tenga que cubrir una pista tan legendaria como la que se va a cubrir en Roland Garros.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes