Especialistas en remontar dos sets en contra

En el circuito existen muchos hombres especialistas en remontar dos sets en contra en el marcador

Tommy Robredo ha sido el tercer tenista en este Roland Garros en remontar un partido que perdía por dos sets a cero. Daniel Gimeno Traver ante Juan Mónaco y Gilles Simon ante Lleyton Hewitt también lo hicieron en la primera ronda. A lo largo de la historia, han sido muchos los ejemplos de remontadas realizadas por grandes tenistas.

Tommy Robredo está en la tercera ronda de Roland Garros por primera vez desde 2009. El gerundense, que parece olvidar el calvario de lesiones vivido en 2011 y 2012, está entre los 32 mejores del torneo parisino después de derrotar al holandés Igor Sijsling en un duro partido en el que tuvo que remontar dos sets en contra.

Robredo es un especialista en levantar dos sets en contra.

Sin jugar ningún partido a cinco sets desde hace cuatro años como él mismo señaló al acabar el encuentro, el catalán es uno de esos tenistas especialistas en remontar partidos imposibles en los que va dos sets abajo. Y es que contando ésta, hasta en cuatro ocasiones ha salido ileso de una situación similar (Hewitt, Koubek, Zverev fueron sus otros verdugos). Por el contrario, a la inversa, tan sólo una vez se le escapó un partido que manejaba ganando por dos mangas de ventaja (con Albert Costa en Roland Garros).

El caso de Robredo es sólo una muestra de que existen tenistas que parecen reaccionar y dar parte de lo mejor del repertorio cuando se encuentran con el agua al cuello. Uno de los casos más paradigmáticos es el de Roger Federer, el jugador en activo con más proezas de este estilo. El suizo ha conseguido salvar encuentros que tenía perdidos hasta en ocho ocasiones y muchas veces ante rivales nada fáciles. Ahí están sus antológicas remontadas ante Rafa Nadal en Miami 2005 o ante Berdych en Australia 2009. Claro que el helvético no es infalible y hasta en cuatro ocasiones dejó escapar partidos que tenía vencidos (Hewitt en la Copa Davis o Tsonga en Wimbledon por ejemplo).

Otro de los nombres ilustres que es un verdadero experto en dar lo mejor de sí en situaciones límite es Andy Murray. El escocés ha remontado hasta en seis ocasiones partidos por los que nadie apenas apostaba por él. Las mismas veces que dos mitos de la raqueta como Lleyton Hewitt o David Nalbandian, cuya mejor victoria vino precisamente tras remontar dos mangas adversas en la memorable final de la Copa Masters de Shanghái 2005.

En la lista de hombres con más "comebacks" tampoco faltan por supuesto ni Novak Djokovic (a Federer en el US Open 2011) ni Rafa Nadal. Ambos han conseguido salvar en tres ocasiones situaciones cuanto menos delicadas. Del balear destaca la final del Masters 1000 de Madrid 2005 ante Ivan Ljubicic o los partidos en Wimbledon ante Robert Kendrick o Mikhail Youznhy.

A lo largo de la historia han sido muchos los tenistas que con cierto éxito conseguían salvar este tipo de malos momentos. Boris Becker y Aaron Krickstein son los que ostentan el récord de equilibrar partidos yendo dos sets abajo (en 10 ocasiones) en los últimos 30 años. Tood Martin (9) Michael Chang (6) y Nicolás Lapentti (6) también eran jugadores a los que ir por atrás en el marcador no parecía importarles mucho. Llama la atención que Albert Costa llegara en 2003 a las semifinales de Roland Garros después de salvar hasta tres encuentros en los que iba dos parciales por detrás en el tanteador. Sería también imposible pasar por alto a Jimmy Connors, quien no pocas veces consiguió un triunfo que nunca parecía estar en sus manos.

Desperdiciar dos sets en contra

Levantar este tipo de situaciones normalmente requiere una gran fuerza de voluntad, una cabeza muy bien amueblada, y sobre todo, una excelente condición física. Sin embargo, no siempre es posible remontar, sino que incluso hay tenistas especialistas en desperdiciar dos sets de ventajas.

Ahí está el caso por ejemplo del austriaco Jurgen Melzer. Su mayor logró estuvo en remontar dos mangas a Novak Djokovic en los cuartos de final de Roland Garros 2010, pero el centroeuropeo suma hasta ocho derrotas habiéndose adjudicado los dos primeros sets.

No tan exagerado, pero también digno de mención son las seis caídas con el duelo casi vencido por parte de Cedric Pioline y Tommy Haas, quien aún recuerda con dolor como se le escapó en los octavos de final de París 2009 un partido que tenía controlado contra Roger Federer, y que ciertamente supuso el punto de inflexión del torneo para el suizo, que acabaría cerrando el Grand Slam en esa misma edición.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes