Brands, ante un imposible

Nadal, rival del alemán en París, nunca ha caído en una primera ronda de Grand Slam en 33 participaciones

Se trata de romper la historia a martillazos. En eso piensa el alemán Daniel Brands cuando le dicen que su rival en la primera ronda de Roland Garros será Rafael Nadal, el heptacampeón que desde mañana busca en París hacer más grande su leyenda en la catedral de la tierra conquistando un octavo trofeo de récord.

"Prefiero ganar seis torneos a un Grand Slam", escucha Brands decir a su rival en vísperas del partido que medirá a ambos por el pase a la segunda ronda. "Prefiero ganar seis torneos porque una victoria es una alegría y lo otro te permite prolongar más tiempo la felicidad, sentir más tiempo que estás haciendo bien las cosas". El español, que ha sumado seis títulos en ocho torneos disputados en 2013 tras reaparecer en febrero en el torneo chileno de Viña del Mar después de perderse siete meses de competición por una rotura parcial del ligamento rotuliano y una hoffitis en la rodilla izquierda, aspira a volver a seducir a la eternidad en París: si gana, será el primer jugador de toda la historia capaz de alzar torneos grandes durante nueve temporadas consecutivas y el primero en lograr ocho títulos en el mismo Grand Slam.

Para el partido, que es como una final, Brands se prepara mirando en internet la única derrota de Nadal en Roland Garros. Deteniéndose a observar cada detalle de la oda a la violencia representada por Soderling en los octavos de final de 2009. Contemplando como cada golpetazo del sueco destruye a Nadal poco a poco, hasta finalmente enterrarle bajo el albero de París. El alemán atraviesa un momendo dulce; días atrás logró el mejor ránking de su carrera (58 del mundo), ha avanzado hasta las rondas finales en algunos torneos y finalmente ha logrado darle la mano a la regularidad para liberar de las cadenas opresoras todo el talento que guarda en su interior. Eso le hará mucha falta mañana para frenar una estadística de hierro.

En toda su carrera, Nadal nunca ha cedido en la primera ronda de un Grand Slam. Cuando mañana pise la Philippe Chatrier serán 34 presencias en torneos grandes y en las 33 anteriores jamás perdió en el partido inaugural. Ninguno de los jugadores que han llegado al número uno de la clasificación puede presumir de ello, salvo el sueco Borg, que solo disputó 27 torneos del Grand Slam y una única vez (1974) compitió en Australia. Federer, Sampras, Lendl, Connors, McEnroe, Agassi, Djokovic, Hewitt, Edberg, Courier, Kuerten, Nastase, Wilander, Roddick, Becker, Safin, Ferrero o Moyà entre algunos nombres más fueron tumbados prematuramente en Grand Slam en algún momento de sus carreras. A eso, entre otras cosas, se enfrenta Brands.

"Roland Garros siempre ha sido mi torneo favorito, pero no juego con más pasión aquí que en cualquier otro lugar", concluye el mallorquín, que cedió el año pasado en Halle contra un alemán días antes de caer derrotado en Wimbledon y dar por concluida la temporada. Aquello, claro, era una situación distinta a la actual. El mallorquin posee un imponente balance de 33 victorias y 4 derrotas ante raquetas alemanes. Solo Kohlschreiber, Mayer, Schuettler y Waske han logrado vencerle, ninguno de ellos en tierra batida. Otra trampa para Brands.

"El año pasado era importante ganar aquí porque era la séptima victoria, algo que nadie había logrado en esta superficie. Ahora trato de buscar sensaciones positivas y estoy en ese momento en el que son menos difíciles de encontrar", avisa el balear antes de iniciar el camino hacia un octavo cetro que le dejaría con 12 torneos del Grand Slam en su currículo, solo superado por Sampras (14) y Federer (17). En París, por el momento, Nadal ante Brands, el primer paso hacia otra Copa de los Mosqueteros.

Comentarios recientes