Andy Murray no disputará Roland Garros

El escocés renuncia al segundo Grand Slam del año por una lesión en la espalda arrastrada desde hace años

Andy Murray será baja en Roland Garros tras no recuperarse de la lesión en la espalda que le obligó a retirarse en segunda ronda del Masters 1000 de Roma ante Marcel Granollers. La renuncia del escocés, que por primera vez desde 2007 se perderá un torneo del Grand Slam, resuelve el enigma de los cabezas de serie del cuadro masculino de París que se celebrará el próximo viernes: Federer será el número dos, Nadal el tres y Ferrer, que tras caer frente al mallorquín en el Foro Itálico había perdido la posibilidad de asegurarse un cuadro más asequible, el número cuatro.

"Es una decisión muy difícil. Me encanta jugar en París. Pero después de buscar consejo médico, no estoy en condiciones de competir", señala el número dos mundial en una escueta nota de prensa que confirma su renuncia al segundo Grand Slam de la temporada. "Ahora toda mi atención está puesta en volver a las pistas lo más pronto posible". Murray, que defendía los 360 puntos de los cuartos de final alcanzados en 2012 frente a Ferrer, habría llegado a París con solo tres victorias sobre tierra batida, unos números que confirman su alergia a la superficie más lenta del planeta donde todavía no ha sumado un título y en la que tampoco ha llegado nunca a una final.

La alarma salta días atrás en Roma. Murray vaga por el albero mientras cede el primer set de su duelo inaugural frente a Granollers. El campeón del pasado US Open, irreconocible, cojea mientras maldice en voz alta. Sorprendentemente recupera un 1-4 y 40-15 en la segunda manga para terminar haciendo suyo ese parcial. Luego, sin embargo, abandona. "Me retiré porque había una alta probabilidad de que no pudiese jugar mañana. Tengo un problema en la espalda y es un tema que llevo conmigo desde hace tiempo. Tendremos que esperar a París, pero me sorprendería estar en Roland Garros", reconoce el británico ante la prensa tras protagonizar la segunda retirada de su carrera. "Tengo que hacer planes y ver qué hacer. Hablaré con el fisioterapeuta y en los próximos cinco días tomaré una decisión sobre París. Me voy a tener que tomar algunos días libres y ver cómo evoluciona la lesión, porque en pocos días puedo notar una diferencia".

Finalista en Australia y campeón en Miami, Murray cae pronto en Montecarlo, Madrid y Roma, los tres torneos que componen la gira previa a Roland Garros, donde no competirá en 2013. El asalto al número pasa irremediablemente por conquistar todas las superficies que conforman el circuito, cuenta pendiente para Andy que posee un 60,2% de victorias en tierra, lejos del 81,3% que atesora en hierba o el 78,3% que tiene en cemento. El escocés ha sumado en la gira de arcilla 280 puntos de los 5000 puestos en juego, un desastroso balance para el número dos del mundo. Ese minúsculo bocado al pastel se antoja clave en la conquista de la primera posición de la clasificación, objetivo públicamente reconocido por el tenista de Dunblane.

No es la primera posición de la tabla una de las inquietudes del escocés a la hora de dilucidar. Cuando Murray renuncia a disputar Roland Garros, cuando se sienta a escuchar a los médicos y valora con su equipo la decisión a tomar, piensa en su espalda y también en Wimbledon, el torneo que más anhela conquistar. Allí deberá defender en unas semanas los 1200 puntos de la final coronada en 2012 y cedida frente a Federer. Allí desea triunfar para recoger el testigo de Fred Perry, último local en alzar la corona en territorio patrio. Y allí reaparecerá presumiblemente tras perderse el segundo Grand Slam del curso.

La renuncia de Murray también afecta al reparto de cabezas de serie del torneo parisino. Federer ocupará el lugar de Murray como segundo favorito, evitará a Djokovic hasta una hipotética final y cruzará en semifinales con Nadal, tercer cabeza de serie, o Ferrer, cuarto. Precisamente el alicantino es el principal beneficiado de la decisión de Murray: si el escocés hubiese competido en Roland Garros, Ferrer no habría gozado de un sorteo tan favorable como el que tiene ahora evitando a los tres mejores jugadores del torneo hasta la ronda de los cuatro mejores.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes