Roma nos regala otro Nadal-Federer

Los dos mejores tenistas de la pasada década escribirán sobre la arcilla romana el capítulo número treinta de su rivalidad

Rafael Nadal y Roger Federer cruzarán raquetas en la final del Masters 1000 de Roma. El duelo entre el español y el suizo será el enfrentamiento número treinta de una rivalidad que está considerada como la más vibrante de la historia. El balear, que domina por 19-10 el cara a cara contra el genio de Basilea, quiere ejercer como el número uno del año que ya es y sumar su séptimo título sobre el polvo de ladrillo del Foro Itálico.

Rafael Nadal sigue llegando a finales. Desde que volvió de su larga ausencia, ha jugado ocho torneos y en los ocho ha alcanzado el partido por el título, habiéndose alzado con el título en cinco ocasiones. En Roma, va a por el sexto entorchado del año, y el séptimo cetro sobre la arcilla italiano. El particular emperador del Foro Itálico supo sufrir en las rondas previas. Primero ante un Ernests Gulbis que le endosó un 6-1 en el primer parcial, y luego ante un David Ferrer que luchó contra sus fantasmas más que nunca pero que volvió a doblar la rodilla ante uno de los mejores competidores de todos los tiempos.

En el día de hoy, Tomas Berdych no tuvo opciones. El checo, verdugo de Novak Djokovic en cuartos de final y número seis del ranking ATP, solo dispuso de una bola de break en todo el encuentro, que fue neutralizada por el rey de la tierra batida con un magnífico golpe ganador de derecha. El partido fue una especie de monólogo del mallorquín, sobre todo en el primer set, donde el actual número cinco del mundo pasó por encima del de Valasske Mezirici que solo podía observar con impotencia como su oponente era mucho mejor que él.

A estas alturas de torneo, Nadal no ofrece concesiones a nadie. Ha subido subir su nivel cuando era necesario y en cuanto se le han presentado rivales de mayor enjundia, ha respondido con una intensidad inaguantable para cualquier jugador que no se llame Djokovic. Con el serbio fuera del torneo, el balear ha avanzado a la final sin enfrentarse a ninguno de los tres primeros, pero en la gran final se cruzará con uno de ellos, el número tres del mundo. Roger Federer será su rival.

El suizo no estaba cuajando una buena temporada. Con las semifinales del Open de Australia como mejor resultado hasta la fecha, ocupaba la undécima posición en la Carrera de Campeones antes de iniciarse Roma, y sin cetros conquistados en 2013, las dudas sobre su posible rendimiento físico debido a su elevada edad empezaban a cobrar más adeptos. Sin embargo, no es la primera vez que entierran a Roger Federer, ni tampoco es nada raro que el de Basilea vuelva a llevar la contraria a los que tachan de acabado.

Con un juego exquisito se deshizo de sus dos primeras rivales, Potito Starace y Gilles Simon, a los que solo permitió anotarse tres juegos por cabeza. En cuartos de final, supo aguantar el empuje de un prometedor Jerzy Janowicz que empieza a presentar sus credenciales en superficies más lentas y consiguió cerrar el partido en dos sets, al igual que en el día de hoy ante Benoit Paire. El joven francés dispuso de ventaja en el primer parcial pero Federer reaccionó y le dio la vuelta al partido, citándose por trigésima vez con Rafael Nadal.

El primer duelo entre Nadal y Federer tuvo lugar hace nueve años, cuando el mallorquín, que entonces era un adolescente, batió en dos sets al entonces número uno en dos sets en el Masters Series de Miami. A ese enfrentamiento le han seguido veintinueve más, habiendo sido veinte de ellas en finales y nueve en Grand Slams, con siete victorias para el español y dos para el suizo. En Roma, se cruzaron una sola vez, en un partido clásico que ayudó a elevar a los altares la rivalidad más enconada de la historia.

En el partido por el título del 2006, el balear se impuso por 7-6 en el quinto parcial, tras más de cuatro horas de batalla. El pupilo de Paul Annacone dispuso de dos bolas de torneo pero no supo aprovecharlas. El título en el Foro Itálico siempre se le ha resistido. En el día de mañana va a tener una de sus últimas oportunidades para lograr triunfar sobre el polvo de ladrillo romano. Las espadas en todo lo alto. Nadal es el favorito, pero no hay fiarse de alguien como Roger Federer. Muchos le daban por acabado pero ha vuelto a una gran final. Que empiecen las apuestas.

Comentarios recientes