¿Cómo llega Novak Djokovic a Roland Garrós?

El número uno del mundo aterrizará en la arcilla de París con un balance de siete victorias y dos derrotas en la gira de tierra

Con la derrota de Novak Djokovic ante Tomas Berdych en los cuartos de final del Masters 1000 de Roma es tiempo de hacer balance. A apenas nueve días para el comienzo de Roland Garrós, el serbio llegará a la arcilla parisina con un título en su zurrón -el que alcanzó en el Principado de Mónaco- pero habiendo perdido de forma prematura tanto en Madrid como en Roma. En el pasado curso, consiguió recolectar 1.380 puntos antes de llegar a la capital francesa y en esta temporada, a pesar de deshacerse de Nadal en la final de Montecarlo, solo ha conseguido ganar 1.190 puntos. Con la sombra de Rafael Nadal en el horizonte, amenazando el primer puesto en la Carrera de Campeones, varias dudas surgen en el entorno del número uno del mundo.

Novak Djokovic ha vivido una gira de tierra batida algo convulsa. Tras no poder alcanzar ni la final de Indian Wells ni la de Miami, acudía al rescate del equipo serbio de Copa Davis, que tenía una difícil eliminatoria de cuartos de final ante EEUU en Boise. John Isner y Sam Querrey cayeron bajo su raqueta, pero en el segundo partido, el serbio se torció el tobillo. A pesar de finalizar el encuentro de forma fantástica ganando doce de los últimos trece juegos, la sensación de que la lesión era grave se confirmó tras el llanto post-partido del número uno del mundo.

El Masters 1000 de Montecarlo dio comienzo y hasta el último momento no se supo si el tenista serbio era de la partida. Finalmente, el mismo día que debutaba confirmó su participación. Su primer encuentro, que fue ante el ruso Mikhail Youzhny, fue un verdadero suplicio. Cedió el primer set y su servicio en numerosas ocasiones, e incluso estuvo break abajo en el acto definitivo, pero finalmente su garra y su casta la permitieron seguir vivo un día más. Ante Juan Mónaco en octavos de final las sensaciones fueron similares pero al igual que en la primera, volvió a salir triunfador.

Superados los trances iniciales, el juego de Novak Djokovic creció exponencialmente en cada ronda, ganando con claridad a Jarkko Nieminen y Fabio Fognini antes de destronar en la final a Rafael Nadal que buscaba su noveno título consecutivo en el Principado de Mónaco. Lo cierto es que tras esta gran victoria, algo inesperada debido al estado físico previo con el que acudía a Montecarlo, el serbio se relajó y estuvo varios días alejado de las pistas, lo que le pasaría factura en el Masters 1000 de Madrid.

En la capital madrileña también empezó de forma irregular pero el rival de su debut, Grigor Dimitrov, no le iba a dejar avanzar más. El encuentro fue muy intenso y estuvo dominando en todo momento por el joven jugador búlgaro que, espoleado por una grada demasiado irrespetuosa que no respetó al número uno del mundo, acabó terminando el encuentro en tres durísimos sets. Por la puerta de atrás y con un pequeño susto -pareció doblarse el tobillo de nuevo a mediados del segundo set- se despedía de Madrid el campeón de 2011.

En el Foro Itálico de Roma se esperaba a un Djokovic mucho mejor, capaz de luchar por el título a cara de perro en las rondas finales. Sin embargo, tampoco ha podido plantarse siquiera en semifinales. Comenzó bien el torneo, sin dar opciones a oponentes como Montañés o Dolgopolov que pueden ser correosos si les dejas espacio, pero en la ronda de cuartos de final ha sucumbido ante un Tomas Berdych al que había sometido en catorce de sus quince enfrentamientos previos. El serbio, que llegó a dominar por 6-2 y 5-2 en el encuentro de hoy, ha perdido una gran oportunidad de sumar puntos y de citarse con Rafael Nadal en unas hipotéticas semifinales.

Llegará a Roland Garrós con solo nueve partidos bajo su raqueta. No llegaba al polvo de ladrillo parisino con tan pocos partidos desde la temporada 2010, cuando era el número tres del mundo y llegó al Abierto de Francia con un balance de seis victorias y tres derrotas tras retirarse en los cuartos de final de Belgrado y renunciar a disputar el Masters 1000 de Madrid. Aunque las circunstancias son bien distintas, cuando empiece el Grand Slam galo habrán pasado pasado ya varias semanas desde su triunfo en Montecarlo, y la inercia del dominador del ranking mundial de la ATP no es demasiado positiva. Por tanto, ¿llega Djokovic a París como el máximo favorito al triunfo final?

Comentarios recientes