Dimitrov, ¿futuro campeón o sobrevaloración de su potencial?

A un día de cumplir los 22 años, analizamos las opciones del búlgaro de entrar en el Top 10

Grigor Dimitrov es el hombre revelación de la temporada 2013. Son muchos los que ven en él al sucesor de Roger Federer, y muchos más los que lo ven un Top 10 a corto plazo. Pero, ¿tiene realmente madera de campeón o se está siendo demasiado exigente con él?

Grigor Dimitrov es el hombre de moda en el tenis en los últimos meses. El joven búlgaro de 21 años (cumplirá los 22 mañana día 16 de mayo) y de gran parecido con Roger Federer, en cuanto a estilo de juego se refiere, es una de las grandes esperanzas con las que cuenta la ATP para comandar la nueva generación de tenistas que debe sustituir a la actual y traer aires nuevos a un circuito que últimamente tiene siempre las mismas caras luchando por los grandes títulos.

Dimitrov es una de las grandes promesas del tenis.

Capaz de vencer a todo un número 1 del mundo como Novak Djokovic en la segunda ronda del Masters 1000 de Madrid, Dimitrov sigue a pesar de las enormes expectativas que genera cosechando actuaciones irregulares. La última de ellas, la ha tenido en Roma, donde ha sido despachado en dos sets por el francés Richard Gasquet llegando a encadenar 11 puntos seguidos en contra en la segunda manga. Resultado lógico en parte por la enorme calidad del tenista galo, número 9 del mundo y uno de los hombres más en forma esta temporada. Sin embargo, y al margen del mérito de Gasquet cabe plantearse una cuestión: ¿se está empezando a exigir mucho a Dimitrov, o realmente es un potencial ganador de Grand Slam y futuro Top 10? Veamos para ello los puntos a favor y en contra del búlgaro para considerar tal opción:

A favor:

- Su enorme calidad. Estamos hablando de un jugador con todos los golpes posibles dentro del repertorio de un tenista. Un buen primer servicio, una derecha que le corre mucho y un excelente revés con el que ganar muchos puntos directos. Junto a ello y casi más importante es la consistencia que está mostrando en los últimos partidos y que en realidad es lo que le permite luchar de tú a tú contra los mejores.

- Adaptibilidad a cualquier superficie. Vemos en el circuito como existen grandes tenistas que bajan su rendimiento en determinadas canchas donde su juego no encuentra acomodo. Es el caso de Murray en tierra o Almagro en pista dura por ejemplo. No parece que ese sea el caso de Dimitrov, cuyo juego le permite desarrollar todo su potencial ya sea en arcilla, en pista rápida o incluso en hierba, donde el año pasado ya avisó de su peligro llegando a las semifinales de Queen´s, donde le eliminó sólo un fenomenal David Nalbandian.

En contra:

- Resistencia física: el búlgaro es todavía un tenista sin hacer en cuanto al apartado físico se refiere. Han sido muchos los partidos largos que ha acabado acalambrado y sin apenas poder correr. La tensión y la dureza del encuentro le suelen acarrear problemas. A sus casi 22 años tiene aún tiempo para solucionar estos contratiempos y sino, ahí está el ejemplo de Andy Murray, quien sufría enormemente en sus inicios en los duelos a cinco mangas y hoy en día es uno de los jugadores más resistentes. Ahora, debe de hacerlo rápido y de forma concienzuda pues no hay que olvidar que en los Grand Slams casi todos los encuentros se alargan por encima de las dos horas de juego, y ahora mismo superar esa barrera suele ser un suplicio para el búlgaro.

- Desconexiones. Su juego es completo y como hemos señalado anteriormente cada vez más equilibrado y constante, pero no por ello hay que olvidar que todavía sigue teniendo lagunas que le cuestan puntos y hasta juegos. Y eso en la élite, se paga con derrotas.

- Pobres resultados: es muy bueno y su futuro parece ser mejor, pero tampoco hay que obviar una cosa. Hasta la fecha, sólo suma una final, la perdida en Brisbane con Murray. Ha ganado a tan sólo 3 Top 10 en sus 22 enfrentamientos contra ellos (Berdych en Miami 2012, Tipsarevic en Montecarlo 2013 y Djokovic en Madrid 2013) y su ranking jamás ha traspasado la frontera del Top 25. Por tanto, conviene ser cauteloso, más aún cuando nunca ha logrado acceder a la tercera ronda de un Grand Slam.

- ¿ El mejor de su generación?: por juego y golpes posiblemente es el tenista más completo de la nueva generación que encarnan los Raonic, Tomic, Harrison y compañía. Sin embargo, es de todos ellos, el que menos resultados ha obtenido. Extraña paradoja.

Comentarios recientes