Andy Murray abandona por lesión en Roma

El escocés, que tuvo que retirarse ante Granollers, ve improbable disputar Roland Garrós debido a una lesión de espalda

Andy Murray es el primer favorito en caer en el Masters 1000 de Roma. El británico, que es el segundo clasificado del ranking ATP y que partía en el torneo como tercer preclasificado, se vio obligado a abandonar su partido ante el español Marcel Granollers por una lesión en la cadera que le lastró durante todo el encuentro. En el momento de la retirada, el marcador reflejaba un set iguales, tras un segundo parcial donde el escocés recuperó hasta dos breaks de ventaja. Además, el escocés ha admitido en rueda de prensa que ve complicado que pueda llegar en óptimas condiciones a Roland Garrós.

Día raro en el Foro Itálico. Con el cielo encapotado y con altas previsiones de lluvia, se abría la cuarta jornada del último Masters 1000 de la temporada de tierra batida. Se iniciaba el día con la noticia de que Wawrinka no se presentaba a su encuentro ante Dolgopolov, dejando vía libre al ucraniano para enfrentarse ante Djokovic por un puesto en cuartos de final. El primer partido en la pista central del centro de tenis romano nos dejaba con la imagen de Jerzy Janowicz rompiendo su camiseta de alegría tras ganar en un intenso partido a Jo-Wilfried Tsonga, lo que significaba la primera victoria del polaco ante un top-ten desde París-Bercy. Tras la primera sorpresa del día, saltaba a la cancha Andy Murray.

De nuevo como número dos del mundo aparecía en una pista de tenis el tenista británico. Su debut ante el español Marcel Granollers, no debería haber sido demasiado complicado en un principio, pero desde el inicio se vio que los pronósticos no se iban a cumplir. El público asistía a un partido donde Andy Murray estaba muy letárgico, que cedía el peso de los intercambios a su oponente, y que era dominado por el mejor doblista de nuestro país, que rompía el ritmo del pupilo de Ivan Lendl a base de dejadas y de golpes cortados.

La estadística no estaba precisamente a favor de Murray. En este miércoles, día de su veintiséis cumpleaños, los registros no estaban con el tenista de Dunblane. De hecho, en las cuatro ocasiones anteriores que celebró su aniversario jugando un partido en Roma, en solo una consiguió salir victorioso, ante David Nalbandián en el pasado curso. Cedió el primer set por seis juegos a tres y enseguida Granollers se colocó con una ventaja de break a favor en la segunda manga.

Andy no era capaz de mantener su servicio y pidió el fisio. Molestias tanto en la cadera como en la espalda le estaban creando más problemas de los previstos, sobre todo cuando no pegaba parado en el centro de la pista y tenía que desplazarse. Tras los tratamientos de esas molestias, Murray cedió de nuevo el servicio y se encontró con un 4-1 a uno en contra. Con dos bolas para hacerse con el sexto juego del segundo parcial, el monstruo despertó. Granollers no supo cerrar el encuentro cuando tuvo oportunidad y el escocés ya estaba de vuelta.

Sin embargo, aunque Murray neutralizó la ventaja de Marcel, no terminaba de conseguir regularidad. Estaba claro que la lesión en la espalda era una realidad, y aunque tuvo bolas de set para forzar el acto definitivo, el encuentro desembocó en el tie-break, donde de nuevo el español tuvo opciones de cerrar el encuentro, pero tiró por la borda sus opciones con un par de errores en la red. A pesar de que el set cayó del lado del número dos del mundo, el escocés no quiso agravar más su lesión y dio por finalizado el encuentro.

En la rueda de prensa posterior a su derrota, el escocés ha comentado que es bastante improbable que pueda estar en Roland Garrós debido a la lesión de espalda que le ha obligado a acabar de forma inesperada su participación en el Masters 1000 de Roma. A apenas diez días para que de comienzo el segundo Grand Slam del año, la presencia de Andy Murray en la capital francesa está en el aire. Que el número dos no estuviese presente en uno de los mejores torneos del mundo sería un duro golpe para el tenis, aunque ya en el Open de Australia no se contó con Rafael Nadal, que renunció al evento debido a un virus.

La lesión de Andy Murray no hace sino confirmar la nefasta temporada de tierra batida que ha vivido. Apalizado en los octavos de final de Montecarlo por Stanislas Wawrinka, su mejor resultado en este curso en arcilla llegaría la pasada semana en Madrid, donde alcanzó los cuartos de final tras batir a Gilles Simon y Florian Mayer con muchísimos problemas, ganando tres de los cuatro sets que le sirvieron para meterse entre los ocho mejores en el desempate. Tras caer ante Berdych y lesionarse en el día de hoy en Roma, podría dar por finalizada su incursión en canchas lentas, aunque de todas formas en el próximo mes de septiembre deberá viajar al polvo de ladrillo de Umag para disputar con Gran Bretaña el playoff de ascenso al Grupo Mundial ante Croacia.

La posible baja de Andy Murray para Roland Garrós, otorgaría además a Rafael Nadal una de las cuatro primeras plazas de cabezas de serie en el cuadro final, lo que le haría evitar una confrontación ante Djokovic o Federer hasta la ronda de semifinales, lo que podría hacer el camino hacia su octavo título en París algo menos tortuoso. De todas formas, el buen seguidor de tenis quiere ver a los mejores en liza, por lo que desde Punto de Break le deseamos al tenista británico una pronta recuperación para que ojalá sea de la partida en el Grand Slam francés.

Comentarios recientes