Nadal, en su mano ser cuarto cabeza de serie en Roland Garros

Prematuros cruces en Madrid y Roma abren la ventana al balear para superar al levantino

Rafael Nadal depende de sí mismo para llegar a Roland Garros como cuarto clasificado y, por tanto, como cuarto cabeza de serie en el major francés. Después de episodios de cierta polémica, con la propuesta de Guy Forget de no respetar la clasificación para establecer los preclasificados del grande parisino y enriquecer el estatus del balear en la cita gala, la competición podría ubicar al manacorí en el cuarto peldaño justo antes de asaltar el Bosque de Bolonia.

¿Puede David Ferrer terminar lamentando la oportunidad perdida en Madrid para batir a Nadal? El levantino quedó a dos puntos (4-6 5-6 15-30) de someter a Rafa en la capital española. Llegando a perdonar un punto dominado que le hubiese colocado con un doble match point. Haber eliminado a Nadal en Madrid le hubiera garantizado el cuerpo puesto en París. Pero no ganó aquel punto. No ganó aquel juego. No ganó aquel set. Y no volvería a sumar un solo juego en el partido. De tener enterrado al mallorquín a ver cómo la pala pasa a sus manos.

La exigencia para Rafael Nadal es máxima a pesar de todo. Debe de coronar Madrid y revalidar el título en Roma para lograr el objetivo de ascender al cuarto puesto. No obstante, la configuración de los cuadros le ha abierto una ventana con la que hasta ahora no contaba. Depende de sí mismo para abrazar el cuarto puesto el próximo 20 de mayo, una vez completado el Masters italiano, momento en que se hará oficial la lista de cabezas de serie de París.

En caso de gobernar el torneo de la capital española, Rafa saldría a apenas 25 puntos del levantino en las listas oficiales. El primer bocado estaría dado. En la capital española habría recortado 935 de los 960 puntos que al comienzo de semana les separaban. En Roma, Nadal únicamente aspira a revalidar título –no puede sumar puntos- pero salir campeón implicaría que Ferrer quedase en el camino como muy tarde en cuartos de final (Nadal tiene el gatillo para hacerle perder 180 puntos y rebasarle en 155 en caso de ganar el torneo)

El azar ha querido situar un escenario favorable en tales términos para el mallorquín tanto en el Masters 1000 de Madrid como en el de Roma. En ambos torneos su camino y el del levantino habrían quedado registrados en la ronda más prematura posible: el horizonte de los cuartos de final. La posibilidad de parar los pies a Ferrer en la antepenúltima ronda de ambos torneos ha permitido que Nadal tuviera en su mano evitar que David (cuartofinalista en 2012) sumase puntos en Madrid y que (semifinalista en 2012) pueda perder unidades en el torneo italiano.

De esta manera, el mallorquín se encuentra con una situación difícilmente esperable apenas días atrás cuando cedió la final del Masters de Montecarlo y vio caer de su puntaje total una cuota relevante de unidades. Tiene en su mano ser el cuarto jugador en París y evitar a los Djokovic, Federer y Murray hasta semifinales. Mucho trecho aún por delante, pero todo queda ya bajo su mano.

Comentarios recientes