¿Es demasiado blanda la ATP con los abusos de raqueta?

El hombre-récord de tiebreaks perdidos de forma consecutiva (17) protagonizó un abuso de raqueta que abre el debate de si es la ATP de

Robin Haase protagonizó una triste imagen al término de la primera muerte súbita contra Jo-Wilfried Tsonga. El holandés, invadido por la rabia de haber perdido la primera manga golpeó su raqueta contra el suelo hasta que terminó rompiéndola. Nada nuevo que no se haya visto, pero ¿es demasiado blanda la ATP con los abusos de raqueta?

El holandés Robin Haase ha tenido una semana verdaderamente lamentable en su paso por el Masters 1000 de Madrid. Pese a superar en primera ronda al siempre peligroso Alexandr Dolgopolov, el neerlandés cayó en segunda ronda del torneo madrileño contra el francés Jo-Wilfried Tsonga en dos apretados sets que terminaron en dos muertes súbitas. Una mala noticia para Haase que se ha ido de Madrid con el récord absoluto de tiebreaks consecutivos perdidos: 17, superando de lejos los registros de los 14 perdidos de Colin Dibley, Graham Stilwell o los 13 de tenistas más recientes como Nicolay Davydenko y Thomas Johansson.

Haase tiró la raqueta contra el suelo.

Pero quizás más que ese terrible dato para este “especialista” en tiebreaks (27-56 en su carrera por los 333-174 -65,7%- de Roger Federer que es la mejor marca de la historia), lo peor de Haase ha sido su actitud a la conclusión del primer set. Y es que la frustración de perder de la primera manga fue pagada con el golpeo de la raqueta contra el suelo en hasta seis ocasiones, hasta que finalmente terminó como era lógico con la rotura de ella. Afortunadamente, al menos, el tenista holandés tuvo el detalle de entregarla al público.

La actuación de Haase no es nueva en el mundo del tenis. Pocos tenistas se salvan de no haber roto raquetas y haber estampado estás contra el suelo o los bancos en que se sientan. Roger Federer, Novak Djokovic, Marcos Baghdatis, Gastón Gaudio, Marat Safin, Andy Murray, David Nalbandian, son algunos de los nombres más ilustres que han hecho alguna vez acciones de este tipo en momentos de tensión.

El abuso de raqueta está contemplado en el reglamento de la ATP en su capítulo 8 como aquel acto con el que un tenista intencionadamente, peligrosamente y violentamente destroza o daña una raqueta golpeando ésta contra el suelo, la silla del juez-árbitro, la red o cualquier otro soporte de la cancha. La ATP lo castiga a nivel deportivo dependiendo de la reincidencia con que éste se produce. Si es la primera ocasión y el juez de silla así lo considera oportuno, el jugador sufre una advertencia (warning). Si comete la infracción por segunda vez, la penalización consta de un punto perdido. En caso de ser, tres las veces que un jugador haga abuso de raqueta, la sanción consiste en la perdida de un juego. Sin son más las veces que se reproduce el acto, incluso se contempla la posibilidad de una descalificación del partido. A nivel económico, la sanción puede ir hasta los 500 dólares, algo más que el abuso de bola (hasta 350) y lejos de los 10.000 dólares que puede llegar a suponer el abuso verbal .

Sin embargo, pese a lo que el reglamento señala la cuestión es que rara vez se llega a sancionar a un jugador con la perdida de un punto y menos aún con la de un juego. Todo suele quedar en una advertencia que si bien supone una penalización económica, apenas supone dinero para tenistas que suelen cobrar grandes cantidades por jugar sus partidos, lo que genera una pregunta ¿ es demasiada blanda la ATP con el abuso de raqueta?

La cosa no tendría mayor importancia sino fuera por la imagen y valores que transmiten con estas acciones los tenistas, dañando principalmente al tenis en su conjunto, un deporte tradicionalmente considerado de caballeros.

¿ Qué se puede esperar de un niño que juega al tenis con 7 u 8 años y acude a ver un partido o lo sigue por televisión y ve a un ídolo suyo romper la raqueta, con el agravante de hacerlo intencionado y buscando pegar cada impacto al suelo de forma más violenta? Pues lógicamente, que lo haga después junto a sus amigos cuando juegue.

En una sociedad golpeada por una crisis mundial de gran calado, acciones como los abusos de raqueta suponen un insulto a ese niño que quiere comprarse una raqueta y no puede por carecer de fondos económicos suficientes y supone también un insulto al público que acude a ver un encuentro y ve esos gestos irracionales.

Los jugadores, por su clara exposición a los medios, son los primeros que deben de dar ejemplo de actitudes correctas. Tienen miles de seguidores detrás de ellos siguiendo sus evoluciones y eso hace que su conducta deba de ser todo lo ejemplar que se pueda. Muchas veces, este tipo de acciones se justifican con el hecho de que las pulsaciones en esos momentos se encuentran a 200, pero ¿se imaginan a un bombero rompiendo una manguera por no poder detener un fuego, a un cirujano rompiendo todo el material que tenga a su disposición por no salirle bien una operación o a un motociclista estampando su moto porque no corre lo suficiente? Difícilmente, y todos ellos se encuentran en situaciones de máxima tensión.

Si bien el abuso de raqueta es un acto de responsabilidad del propio tenista, la ATP debería de ser más inflexible en este tema. No puede ser que no respetar el tiempo de descanso entre punto y punto cuando dos jugadores han estado más de medio minuto corriendo de lado a lado esté perseguido como si fuera una de las acciones más graves y éstas acciones queden impunes, o casi impunes si consideramos como tal una simple advertencia con mínimas cantidades de dinero para tenistas del más alto nivel.

En otros deportes, pongamos el fútbol que no es precisamente el deporte más cívico, romper una camiseta supone una tarjeta amarilla, pegar a un adversario una tarjeta roja que conlleva partidos de sanción. No es lo mismo, vale, pero ¿qué pasaría si directamente por el primer abuso de raqueta de la temporada se pierde un juego, por el segundo del año un partido y por tercero la prohibición de jugar el próximo torneo? Pues que posiblemente, que evitaríamos acciones como la de Haase y tantos otros.

También te puede interesar:

Robin Haase bate el récord de tie-breaks perdidos de forma consecutiva.

Comentarios recientes