La gran oportunidad de Stanislas Wawrinka

Con apenas tres títulos en su palmarés, el último conquistado hace más de dos años, el suizo busca en Oeiras un cuarto entorchado

Wawrinka busca su cuarto título en Oerias. Foto: news.ch
Wawrinka busca su cuarto título en Oerias. Foto: news.ch

Stanislav Wawrinka tiene la oportunidad de conseguir en Oeiras el cuarto título de su carrera, el primero desde enero de 2011. El suizo, siempre a la sombra de Roger Federer posee un escaso palmarés para el tenis que es capaz de desarrollar.

Durante muchos años se definió a antigua estrella de los Utah Jazz Karl Malone como el jugador más grande de la historia que jamás ganó un anillo. Lo tenía todo, hasta un gran rival llamado Michael Jordan que le quitaba el título año tras año. En el tenis y salvando las comparaciones porque el caso no es igual pero sí similar, Stanislav Wawrinka es ese tenista brillante con un juego espectacular pero cuyo palmarés para nada corresponde con su tenis. Incluso, tiene un rival que en este caso es compañero y compatriota que no le quita títulos, sino algo más importante, protagonismo en su país.

Wawrinka busca su cuarto título en Oeiras.

Y es que siempre a la sombra de Roger Federer, Wawrinka nada tiene golpe por golpe que envidiar a los mejores. Su primer servicio supera con facilidad los 200 kilómetros por hora, su derecha sin ser su mejor tiro es peligrosa y potente, y de su revés a una mano no hace falta aportar mucho. Si no es el mejor del circuito, poco le falta. Cruzado, paralelo, pocas variantes se le resisten al helvético con su golpe fetiche.

Ahora bien, junto a tanta arma junta, carece el centroeuropeo de esa determinación tan necesaria para llegar a cotas mayores. Para rematar a los mejores en los mejores escenario. Dígase Novak Djokovic en unos dramáticos octavos de final de Australia con 12-10 en el quinto, dígase Roger Federer en los pasados Masters 1000 de Indian Wells o de Shanghái, o dígase Andy Murray en aquellos otros octavos de final de Wimbledon 2009.

Es Wawrinka el jugador al que nadie quiere ver en un cruce tempranero, pero al que paradójicamente difícilmente se verá llegar lejos. En su dilatada carrera que contemplan sus ya 28 años apenas suma tres títulos menores, Umag, Casablanca y Chennai, su último cetro conquistado hace ya dos años y cinco meses. Como redención, un oro olímpico en dobles en Pekín 2008 junto a Roger, sí, pero apenas dos cuartos de final en torneos grandes, donde se reparte la gloria (US Open 2010 y Open de Australia 2011). Demasiado poco para alguien que posiblemente tenga en la final de Roma 2008 su mejor actuación personal en el circuito, si bien con el matiz de que ésta llegó tras una retirada en semifinales de Roddick cuando apenas se habían consumido tres juegos.

Wawrinka ganó el oro olímpico en dobles en 2008.

En Oeiras vuelve a la búsqueda de un nuevo título. Tras ganar a Albert Ramos y deshacerse del local Gastao Elias, está ya en semifinales, donde le espera un joven que promete alegrías de forma casi inminente: Pablo Carreño. Veteranía contra juventud en un duelo donde la mayor experiencia del suizo en estas lides debería de ser suficiente para clasificarle para su undécima final de su vida deportiva.

De hacerlo, en el horizonte podría tener una nueva revancha en la final con David Ferrer, el hombre que le apartó del título en Buenos Aires. Décimosexto en el ranking, Wawrinka, jugador capaz de rendir bien en cualquier superficie, sabe que sacar puntos en estas citas menores es imprescindible para luchar por volver a ser lo que un día fue: un Top 10. Nivel y tenis, tiene de sobra.

Algunos datos de interés de Stanislas Wawrinka:

- En junio de 2008 alcanzó su mejor clasificación en ranking: 9º.

- Formó parte del partido más largo de la historia de la Copa Davis: el dobles contra la República Checa de este año con 7 horas y un minuto.

- Sus dos últimas temporadas han sido idénticas con un bagaje de 35 victorias y 20 derrotas. En 2010 acabó con 36-19. Realmente un dato curioso.

- Su mejor superficie es la tierra batida. Ahí sumó dos de sus tres títulos y en ella posee más de un 64% de eficacia en sus partidos disputados.

- Su entrenador es Magnus Norman, un sueco que llegó a la final de Roland Garros 2000.

- Se separó de una popular presentadora helvética Ilham Vuilloud cuando tenía una niña de siete meses. El motivo lo explicó perfectamente con una frase tan contundente como cuanto menos curiosa: "Me quedan cinco años buenos de tenis y no quiero distracciones". Desde entonces, sólo ganó un evento, Chennai.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes