¿Volveremos a ver al gran Gaël Monfils?

El tenista parisino sigue sin levantar cabeza en una temporada en la que está yendo de más a menos de forma peligrosa

Monfils se ha ido de Múnich con un rosco en el tercer set. Foto: reuters.com
Monfils se ha ido de Múnich con un rosco en el tercer set. Foto: reuters.com

Gaël Monfils sigue cosechando malos resultados en este 2013. Tras caer en Múnich en su segundo partido contra el alemán Daniel Brands, el jugador parisino seguirá otra semana más fuera de los 100 primeros. Muchas sombras para un jugador del que se empieza a dudar si volverá a ser el mismo de antaño.

Se dice de que una crisis viene a ser algo como una situación complicada y dificultosa. Crisis no, algo más parece tener Gaël Monfils en esta temporada 2013 en la que no levanta cabeza. Invitado a última hora por la organización del ATP 250 de Múnich, el tenista parisino ha vuelto a deparar en el torneo muniqués una actuación un tanto decepcionante, y ya son muchas en corto espacio de tiempo.

Monfils lleva un 2013 horrible sin ninguna final.

Daniel Brands, el mismo hombre que lo derrotó en Doha, y el mismo que se aprovechó de unas molestias suyas en un costado en Bucarest la semana pasada para sacarle del evento rumano, le ha vuelto a cerrar las puertas de hacer algo grande en Múnich, un torneo que a priori parecía ser el punto de inflexión del galo habida cuenta de su resurrección en la ronda inaugural contra el siempre peligroso zurdo austriaco Jürgen Melzer.

Sin embargo, no parece que Gäel Monfils esté para empresas importantes, al menos de momento. Ubicado en el puesto 103 del ranking y bajo la batuta provisional desde el pasado mes de marzo de Eric Winogradsky, ex de su compatriota Jo-Wilfried Tsonga, el galo está viviendo uno de sus peores baches deportivos de su carrera, que incluso hacen pensar si volverá a ser el que era.

Y es que en esta temporada 2013, Monfils está yendo de más a menos de forma alarmante. Tras empezar el año con la ilusión de dejar atrás ese espinoso 2012 -marcado por los problemas en la rodilla derecha que le tuvieron apartado más de cuatro meses de las pistas- llegando a los cuartos de final de Doha, las semifinales de Auckland y una prometedora tercera ronda del Open de Australia, todo parece venirse abajo desde comienzos de febrero.

Desde ese inicio de segundo mes de año y este principio mayo, ha encadenado una racha de cuatro victorias (tres de ellas sobre jugadores por encima del puesto 90 del ranking) y siete derrotas. Pero lo peor, quizás no sean los datos, malos para un jugador de su nivel, sino las sensaciones, mucho peores aún. Falto de esa envidiable forma física a la que nos tenía acostumbrados y tan necesaria en su juego, y carente de confianza en sus golpes, Monfils sufre cada vez que salta a la pista, porque sabe que está lejos de ser aquel semifinalista de Roland Garros 2008 o de ese jugador que alcanzó el puesto número 7 de la clasificación mundial hace menos de dos años.

Monfils es uno de los jugadores más espectaculares.

A sus 26 años, cuando muchos compañeros de su generación se encuentran en el punto más álgido de sus carreras, en Monfils no sucede lo mismo. La rótula bipartita de la pierna derecha supuso un mal trago el pasado curso del que no todavía no está repuesto y la inestabilidad deportiva (está a la búsqueda de un entrenador con el que trabajar de forma continua) tampoco ayuda.

Su ausencia en Madrid le supondrá perder otros 90 preciados puntos en el ranking, muchas unidades en las posiciones que él se mueve, que todavía serán más bajas después de la cita madrileña. Y el problema, además es que esa misma clasificación ya le impide acudir de forma directa a los cuadros principales de los mejores torneos.

Otro inconveniente más para un jugador necesario para el público y el circuito, pues cuando él está bien, la diversión y la emoción están más que aseguradas. Y si no miren lo que hizo contra Melzer en su penúltimo partido (a partir del minuto 4 y 15 segundos). Monfils, en estado puro.

Algunos datos de interés de Monfils:

- Cuatro títulos y 13 finales disputadas en su carrera.

- Desde el torneo de Niza hasta el de Metz no defiende puntos.

- Fue capaz de ganar tres Grand Slam en su época júnior en un mismo año (le faltó el US Open).

Comentarios recientes