Ana Ivanovic ataca la tierra

Tres victorias de nivel en Stuttgart y ya se lanzan las ilusiones: ¿volveremos a ver a la gran Ivanovic? "Mis sensaciones son como en 2008", comentó la serbi

En muy contadas ocasiones Ana Ivanovic disfruta tanto de un golpe ganador como para retorcer el puño en la mano mientras levanta ligeramente la pierna, en posición digna de una clase de yoga, modo cigüeña. Pero de esas contadas ocasiones, bien vale la pena tomar nota, porque significa que la serbia se encuentra a su mejor nivel. Ese gesto se lo vimos ayer ante Petkovic en Stuttgart, de igual forma que en sus victorias ante Barthel y Kerber, en la misma central, esta vez en Copa Federación.

Son gestos de los que como comentó en una ocasión, no recuerda ni su origen. Son gestos que ya llevan el sello de Ana Ivanovic. Gestos, que existen desde que a los 5 años le regalaran su primera raqueta y desde que memorizara el número de teléfono de una academia de tenis local convenciendo a sus padres para que le apuntaran. La temporada 2013 de Ana no estaba teniendo el brillo suficiente. Su digna aunque no ilusionante cuarta ronda en el Open de Australia, se vio de pronto como un gran resultado tras cosechar únicamente 7 victorias en sus seis siguientes torneos. Derrotas ante Agnieszka Radwanska, Petra Kvitova o Sara Errani, a día de hoy un escalón por encima, pero también derrotas ante Morita, Barthel o Babos.

Sin embargo, con la llegada de la tierra ha aparecido una versión mejorada de Ivanovic, que tras despedirse de Monterrey (Mexico) sobre pista dura, se tomó unos días de descanso en su casa de Basel (Suiza) y empezó a preparar a conciencia la gira sobre arcilla. “Desde el 2008 no me sentía a tan buen nivel de tenis sobre tierra batida”, confesaba muy optimista la serbia tras ganar los dos partidos de la eliminatoria de Copa Federación ante Alemania. “Hemos perdido la eliminatoria, y eso significa que hemos fracasado en nuestro objetivo. Por ello estoy triste. Pero a nivel individual, he ganado los dos puntos que tenía en mi mano ante grandes jugadoras y salgo reforzada de este fin de semana”.

Sin dar una importancia desmesurada a las declaraciones de la nacida en Belgrado, desde luego ponerse a la altura de su nivel en tierra de 2008, cuando conquistó Roland Garros y alcanzó el #1, son palabras mayores. También en Alemania en el 2008, en el entonces WTA de Berlin, Ivanovic se convenció de que podía rendir a alto nivel sobre esta superficie. Aquel año llegaba con confianza tras ser finalista en el Open de Australia y ganar Indian Wells. Era joven y sorprendía al circuito tras su irrupción de 2007, pero Roland Garros fue su consagración. Este año, también comenzando en Alemania, Ivanovic se conciencia de que puede volver a ser una gran jugadora.

Todo lo acontecido el último lustro tras alcanzar la cima de la clasificación es demasiado como para dejarlo atrás por una mera eliminatoria de Fed Cup que, por otra parte, Serbia ha perdido, sin que nadie haya publicado a Ivanovic en portada de la prensa local como una heroína. Las críticas en Serbia tras perder la final de esta competición, sentaron muy mal en el ánimo de Jankovic e Ivanovic. “Quizás todo el éxito que logré, como alcanzar el número 1 del mundo, llegó demasiado pronto y no estaba preparada para ello”, nos comentó en noviembre del año pasado a este portal en una exclusiva entrevista la serbia. Entonces concluyó reflexiva que “ahora con tiempo, mirando hacia atrás, quizás tendría que haberme tomado un pequeño parón, y haber vuelto a empezar de nuevo. Lo intenté a través de muchos métodos diferentes de entrenamiento y demás, todo para encontrar mi mejor forma, esa que me llevó a ser número 1. Al final, eso me saturó de entrenamientos y creó una presión sobre mí misma que me causó mucho estrés y no ayudó".

Con toda esa carga a sus espaldas, más las críticas por ser más ‘modelo’ que tenista, por no volver a su mejor nivel... Ivanovic se ha ido apagando poco a poco. Sin embargo, se mostraba optimista con la opción de disputar el WTA Championships del 2013. Ese objetivo hoy es lejano, tanto como el nivel de las actuales dominadoras del circuito, muy superiores a la Ivanovic de 2013. De hecho, en la race se encuentra en el puesto #24, a casi 800 puntos de distancia del #8 que ocupa Petra Kvitova, la que sería a día de hoy última clasificada para el torneo de campeonas.

Ese objetivo, sin embargo, no está tan lejano si Ivanovic consigue firmar una gran gira sobre arcilla. Serena, Sharapova, Azarenka, Errani, Na Li... hay duras contendientes en esta lucha por dominar la tierra batida, pero hablamos de la superficie que más gloria otorgó a Ivanovic en toda su carrera y la superficie en la que precisamente más ausencias y sorpresas acostumbran a tener lugar. Ivanovic cuenta con una oportunidad magnífica a sus 25 años, para recuperar posiciones en el ranking y para optar a logros mayores que ser una top20. Y Stuttgart, más aún visto su nivel ante el trío de alemanas (Barthel, Kerber y Petkovic), puede ser la plaza ideal para relanzar la marcha.

Estoy realmente contenta sobre todo en dos aspectos: la concentración y el servicio. Siento que he mejorado mucho esos dos ámbitos la última semana, y me dan confianza de ahora en adelante”, comentaba en rueda de prensa ayer mismo la serbia. En la entrevista que nos concedió en noviembre, Ana se desveló como una persona muy positiva, que tenía siempre en su mente la premisa que uno de sus entrenadores le solía decir siempre “no conviertas tus derrotas en fracasos”. En este sentido, es probable que Ivanovic ya no se revolucione tanto sentimentalmente como lo hacía en el pasado, que encuentre ese punto de calma y de seriedad que le permite afrontar con más garantías momentos críticos en los partidos. Eso mismo es lo que se vio estos días ante las alemanas y que mañana tiene otra seria prueba en Nadia Petrova.

Si vamos a poder disfrutar de nuevo de la gran Ivanovic, ésta aparecerá más probablemente sobre arcilla que sobre otras superficies, y tras partidos que le otorguen confianza. Es el momento ideal para recuperar a Ivanovic. Y ella también lo sabe, a tenor de sus últimas declaraciones. Tenerla de vuelta sería una gran noticia para la WTA y el tenis femenino, que si de por sí ya se está animando los últimos meses con la lucha frenética entre Serena, Sharapova y Azarenka, más aún en tierra con jugadoras con alto nivel como Li, Errani o Stosur, con Ana de nuevo al máximo nivel aumentaría aún más su repercusión. La serbia sigue teniendo un gran club de fans, algo frustrados pero que esperan a la mínima esperanza para amarrarse al clavo de que puede hacer partido a las grandes.

Si Ivanovic va a volver, esta gira de tierra parece la ocasión perfecta. Y si de verdad aspira y tiene opciones de ser de nuevo top10 y entrar en el WTA Championships de Estambul de final de año, Stuttgart puede ser el lugar idóneo para meter una marcha más. Después de esto, Madrid y Roma, previos a Roland Garros. ¿Ivanovic de nuevo al top10? Son 1.200 puntos de diferencia, pero entre estos cuatro torneos sobre tierra se reparten muchos más. La clave será su constancia mental y su valentía para afrontar los partidos ante las grandes. Ojalá. Por tenis, no será.

por @Pep_Guti en @PuntoDBreak

También te puede interesar:

Entrevista a Ana Ivanovic: "mi objetivo es volver al top10"

WTA Stuttgart: primera gran cita sobre tierra

Análisis global Fed Cup 2013: Rusia e Italia a la final

Comentarios recientes