La crisis de Fernando Verdasco

El madrileño sigue perdiendo fuerza y abandona el top40 por primera vez en casi 6 años

El deterioro deportivo de Verdasco continúa acentuándose en la temporada 2013. Derrotado en la apertura de Barcelona por Ernests Gulbis, el madrileño continúa en una caída sin aparentes frenos. No se trata de realizar una valoración sesgada de un jugador, señalando su rendimiento tras una semana. Multitud de factores pueden determinar un bajón temporal. No obstante, la estría competitiva del español se dilata ya hasta rondar un curso completo de vuelos bajos, firmando de manera consistente resultados bastante por debajo de lo que su potencial tenístico ha demostrado en ciertos momentos del pasado.

¿Dónde está ese jugador capaz de crecerse ante la hostilidad y remar para darle a España una Copa Davis sobre suelo argentino? ¿Dónde está ese hombre que llegó a jugar las semifinales del Open de Australia, testando durante cinco horas a Nadal y quedando a apenas un set de competir en una final de Grand Slam? ¿Dónde está ese jugador que llegó a codearse por méritos propios con las diez primeras raquetas del circuito? ¿Dónde está ese tenista que, tres años atrás, tuvo los arrestos suficientes para plantarse en la final de Montecarlo reduciendo a Novak Djokovic a cuatro meros juegos?

En Punto de Break repasamos algunos de los registros más significativos del tenista madrileño en la última temporada. Un período de su carrera donde Fernando está perdiendo vigor a pasos agigantados, dejando para la posteridad unos despliegues deportivos que no casan con el talento que atesora para rendir en el circuito profesional.

Desde su victoria sobre Nadal en Madrid 2012… - Pudo suponer un punto de inflexión. Y lo supuso, pero en dirección equivocada. La Caja Mágica asiste a un momento memorable en la carrera de Fernando. Sobre la comentada arcilla azul del Masters 1000 de Madrid –en su casa, cerca de los suyos- Verdasco logra uno de los triunfos más grandes de su vida. Catorce precedentes componían su enfrentamiento directo con Rafael Nadal. Catorce derrotas ponían peso a la balanza cada vez que cruzaba miradas con el balear. Sin embargo, en la altitud de la capital española y sobre una superficie de mínimo agarre, el madrileño pudo por fin torcer el brazo del mallorquín. Nadal dejaría escapar una renta de 5-2 en el parcial definitivo. Hubo quien atrevió a aventurar una posible ‘relajación’ por parte del manacorí, dejando escapar el partido como protesta por las deficientes condiciones de la superficie. Poco le importaban las cavilaciones a Fernando. Llorando se desplomó sobre la arcilla. Celebró unos octavos de final como si del título se tratase. ¿Serviría como nuevo punto de inflexión, a imagen de la final de Davis 2008, que precedió a su primera semifinal de Slam (2009), entrada en top10 (2009), su primer ATP500 (2010) o su primera final de Masters 1000 (2010)? Parece que no. En 18 de los 20 torneos disputados con posterioridad, ha caído en octavos de final o antes. De hecho, desde entonces, siquiera firma un balance positivo (17 victorias, 21 derrotas).

Por primera vez en casi seis años, fuera del top40 – Un tenista en la flor de su trayectoria profesional (cumplió 29 años el pasado mes de noviembre), sin lesiones de gravedad que le hayan mantenido alejado del circuito profesional durante periodos considerables de tiempo y con ranking suficiente para ser cabeza de serie en multitud de torneos pudiendo así evitar cuadros criminales semana a semana, se encuentra en plena regresión deportiva. Un termómetro relativamente fiable lo encontramos en su clasificación oficial en las listas ATP. Después de batir a Nadal en Madrid 2012, salió como 16º tenistas del mundo. A día de hoy se figura en la posición 35, el lunes aparecerá unas cuantas por debajo. Es decir, su peso deportivo según criterios de ranking se ha reducido a más de la mitad. Su carcomido rendimiento le ha visto abandonar las treinta primeras posiciones del circuito por vez primera en el último lustro. Desde la semana del 30 de julio de 2007 Fernando había venido siendo lunes tras lunes uno de los 40 primeros nombres del tenis masculino. Ya nada es así. Un tipo con margen para colarse en segunda semana de Grand Slam no tiene garantizado a día de hoy el estatus de cabeza de serie en un major.

Dos sets ATP ganados en 2013 – Estamos a finales de abril y Fernando ha competido ya en siete torneos. La temporada comenzaba de manera premonitoria. Representando a España en Perth, Fernando Verdasco ganaba junto a Anabel Medina la Copa Hopman. Lo hacía, eso sí, sin sumar una sola victoria individual en toda la competición. Sin llevarse, tampoco, un solo set a la bolsa. Todos sus encuentros se saldaron con victorias en mangas corridas en favor de sus oponentes. El triunfo se labró gracias a las victorias de Medina y los partidos de dobles ganados entre ambos. Un patrón que ha tenido cierta continuidad durante la temporada regular. En competición ATP Verdasco ha ganado dos sets en todo el año. No hay top50 que presente un historial tan escuálido como el del madrileño. Su único botín hasta la fecha, una victoria sobre el 130 del mundo. Si una crisis deportiva pudiera ejemplificarse, la temporada de Verdasco debería componer el capítulo del manual.

Derrota ante Matosevic como paradigma – Una imagen vale más que mil palabras. Montecarlo. Fernando cubriendo su cara con la toalla. Acaba de entregar 5-7 un set que domaba 5-2. Qué caro es el tiempo. En 2010, el Country Club de Montecarlo contemplaba cómo el madrileño se encaramaba a su primera final de Masters 1000 sobre la arcilla de Roquebrune, habiendo dejado nombres como Berdych o Djokovic por el camino. La pasada semana, sin embargo, se entregaba ante el australiano Marinko Matosevic. Un hombre cuyo historial de partidos en arcilla (World Tour y Grand Slam) se reducía a cuatro encuentros. Cuatro partidos. Un resultado que, tenísticamente hablando, roza lo incomprensible.

Tres victorias top50 en el último año – Y uno de ellos era el 49 del mundo. Y a otro de ellos le venció merced a retirada. Desde la última edición del Masters de Madrid, Fernando ha tropezado con piedras que debieran ser gravilla bajo sus suelas. Tenistas de tal calibre batieron al madrileño: #1.231; #483; #105; #117; #75; #60; #57; #54; #53; #46; #35.

Inmerso en la gira de tierra, tiene ante sí los cuatro torneos donde más puntos defiende de toda la temporada: Barcelona (180), Madrid (180), Roland Garros (90), Umag (90). En la Ciudad Condal defendía semifinales y, tras el primer pulso, ya se encuentra fuera de competición. Si siguiera cosechando resultados pobres –lleva seis primeras rondas en siete torneos ATP este año- podría verse pronto manteniendo con poco margen su posición entre los 100 primeros. A día de hoy, en materia de puntos, ya se encuentra algo más alejado del top25 que del top100. ¿Hacia qué orilla remará Verdasco?

Comentarios recientes