Las Wild Cards en el Godó

El torneo de Barcelona ha decidido otorgar sus cuatro invitaciones a jugadores locales

 

Las invitaciones en el ATP 500 de Barcelona. El torneo más longevo del panorama tenístico español cumple su edición número 61 y ha decidido mantenerse fiel a su estilo a la hora de dar las Wild Cards. Cuatro plazas que daban acceso directo al cuadro final del evento y que han sido para jugadores españoles en su totalidad. Albert Montañés, Roberto Carballés Baena, Pablo Carreño y Gerard Granollers. Mezcla de pasado, presente y futuro que a buen seguro dará buenos frutos en esta nueva edición del Trofeo Conde de Godó.

Siempre que se aborda un tema como el de las Wild Cards nos encontramos con opiniones muy diferentes. Los criterios son muy dispares y todos perfectamente válidos. Algunos torneos optan por atraer a jugadores top-ten que no se han apuntado y que pueden llenar más aún las gradas de cualquier evento. Por ejemplo, hace unos años en Barcelona se decidió invitar a James Blake, en esos momentos un tenista top-ten, pero que cuajó una desastrosa actuación cayendo de forma clara ante el alemán Denis Gremelmayr en su primero partido.

Otros prefieren invitar a jugadores veteranos que han logrado en ediciones pasadas grandes resultados o a tenistas jóvenes que están empezando y que con una tarjeta de invitación podrían ver su carrera lanzada en cierto manera. Por último, tenemos a los que prefieren otorgar las plazas para el cuadro final a jugadores locales, ya sean jugadores del club donde se celebra el torneo o simplemente tenistas nacidos en ese país que no pueden entrar directamente sin jugar la previa. Precisamente esto último es lo que ha hecho la organización del ATP 500 de Barcelona. En las siguientes líneas, repasamos las invitaciones que se han otorgado en el Trofeo Conde de Godó:

Albert Montañés (26.11.80): El de Sant Carles de la Rápita no podía faltar a su cita anual con el torneo de Barcelona. Agraciado con una Wild Card en el Godó por primera vez en su carrera, esta será su duodécima participación. Todo un especialista en tierra batida, hizo su debut en el año 2001, cuando desde la fase previa se deshizo de Goran Ivanisevic en primera ronda, y desde entonces solo ha faltado una vez a la cita con uno de sus torneos favoritos. Su balance en el torneo es de doce victorias y once derrotas, siendo su mejor resultado las semifinales de 2004. Suma victorias en el RCT Barcelona 1899 sobre tenistas de la talla de Calleri, Costa, Karlovic o Tomic. Debuta ante el lituano Ricardas Berankis.

Roberto Carballés Baena (20.03.93): Este granadino es uno de los talentos emergentes del tenis español y hará su debut a nivel ATP tras la invitación otorgada por la organización de Barcelona. Situado en el puesto 296 del ranking, ha cuajado un gran arranque de año en torneos ITF Futures que le permitirán jugar muchos Challengers en los próximos meses. Campeón hace un par de años de Roland Garrós junior en dobles junto a Andrés Artuñedo, entrena a las órdenes de Javier Duarte en la ciudad donde se disputa este evento. Quizá esta cita le llega demasiado pronto. Sin nada que perder, cruzará esta tarde raqueta con Nikolay Davydenko, todo un ex número tres del mundo. El reto es de altura, por lo que la motivación será máxima.

Pablo Carreño (12.07.91): La promesa más rutilante del tenis español. Su arranque de año, tras la lesión que le impidió jugar durante casi todo 2012, es para ilusionarse. Siete títulos Future y una racha de treinta y nueve victorias consecutivas que se rompió ante Anderson en el ATP 250 de Casablanca, no sin antes pasar la previa y superar en primera ronda a Pablo Andújar, campeón en las últimas dos ediciones del torneo disputado en la capital marroquí. Su ranking ha subido como la espuma, y a partir de ahora alternará los torneos ATP con los Challengers. Su juego recuerda por momentos al de Ferrero cuando era joven. Hay que confiar en su rendimiento desde ya pero la paciencia siempre es buena compañera. Debuta ante el irregular Robin Haase. Difícil pero no imposible.

Gerard Granollers (30.01.89): Quizá el jugador con menos proyección de todos los jóvenes que han sido agraciados con una Wild Card para el cuadro de final del ATP 500 de Barcelona. A sus 24 años, es más conocido por ser el hermano pequeño de Marcel Granollers que por sus resultados en el circuito. En toda su carrera ha conquistado siete títulos Futures en un total de veinte finales, y su mejor torneo lo realizó en el Challenger de El Espinar el pasado curso, donde alcanzó los cuartos de final. Especialista en dobles, jugará también con una invitación en esa modalidad al lado de Montañés, enfrentándose a su hermano y a Marc López en la primera ronda.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes