Copa Federación: España asciende a Grupo Mundial

La Armada femenina regresa a la categoría de oro sin ceder un punto vivo en todo 2013

España certificó la clasificación para el Grupo Mundial I de Copa Federación tras superar a Japón (3-0) en el playoff disputado sobre la arcilla del Real Club Polo de Barcelona. De esta manera, la Armada femenina formará parte de la categoría de oro de la competición por equipos más importante del mundo a partir de 2014. La travesía por la categoría de plata apenas ha durado una temporada. Las dos series necesitadas para volver al ático donde únicamente ocho naciones gozan del privilegio de la pelea por el título.

Carla Suárez, Silvia Soler, Lourdes Domínguez y Anabel Medina conformaron el grupo para la serie decisiva. Empujando desde el lateral, quizá un detalle que ilustra el poderío humano presente del grupo, deportistas que no jugaron pero sí sumaron. Baja de última hora en lo que iba a ser su debut pero alentando en la distancia corta, Lara Arruabarrena se mantuvo unida al equipo todo el fin de semana. Lesionadas pero arrimando el hombro desde el plano emocional, María José Martínez y Nuria Llagostera arroparon al cuarteto de Barceona firmando presencia en los banquillos. Todos a una, remando en la misma dirección.

Un triunfo que completa una curso de asentamiento prácticamente inmaculado en el expediente de Conchita Martínez a los mandos de la nave. Aceptado el cargo tras una época convulsa, con ruptura de relaciones con ente federativo por parte de anterior capitana y buena parte de jugadoras, la aragonesa parece haber hecho fuerte su templado porte para introducir estabilidad en el grupo, un elemento necesariamente inherente a un conjunto con ánimos de gloria no tan presente en episodios recientes. Buena mano que se refleja en tranquilidad interna, bienestar colectivo y, por ahora, buenos resultados en pista.

La de Monzón tiene mimbres para conformar un grupo nutrido de talento. Tiene grupo y hace grupo, siendo lo último tanto o más importante que lo primero en una competición donde el rendimiento depende de un equipo. Dando entrada a nuevas jugadoras, pudiendo mezclar con garantías juventud y veteranía, haciendo partícipes del éxito a un grueso importante de tenistas y contando con el compromiso de un abanico amplio de jugadoras.

Una temporada bisagra en se cierra con balance positivo, logrando la meta marcada a comienzo de año cuando el nuevo aire encarnado por la figura de la nueva capitana se hizo cargo del equipo: alcanzar el Grupo Mundial I de Copa Federación. Volver al lugar que, por peso deportivo, le corresponde a España en la disciplina. Una nación que cuenta con seis tenistas en el top100, un trío de perfiles jóvenes de potencial llamativo, diversas doblistas de peso internacional puede estar por derecho propio en la división más alta de la especialidad.

España ha atravesado un curso de regeneración interna obteniendo notas positivas. Sin necesidad de entrar en grandilocuencias, ni añadir laureles que nublen el horizonte, lo cierto es que las sensaciones en torno al equipo, tanto a nivel humano como en forma de potencial deportivo han ganado enteros respecto a tiempos no tan distantes en el pasado. Dos eliminatorias disputadas en territorio español, sobre arcilla, ante rivales carentes grandes referentes, han sido resueltas sin entregar un solo punto competido estando la serie con vida (3-0 en Alicante, 3-0 en Barcelona). Un impulso a dos etapas configura el solvente trayecto que ha devuelto al grupo al primer peldaño de la competición.

Una temporada donde el interés del aficionado ha dado un vuelco significativo respecto a series pasadas –y no hace falta echar la mirada muchos meses atrás- al menos a considerar por el aspecto de las gradas. En las dos eliminatorias disputadas la demanda de entradas ha obligado a incrementar el aforo de las sedes establecidas para albergar los partidos. Tanto en el Club Atlético Montemar como en el Real Club de Polo se han debido instalar asientos adicionales a última hora por verse desbordados los cálculos iniciales. Hasta qué punto se debe tal éxito al haber quedado encuadradas las eliminatorias en región con vasta tradición deportiva, siendo terreno levantino y catalán dos de los grandes viveros nacionales, es una cuestión a reflexionar.

Hay diversos debates de futuro alrededor del grupo en Copa Federación. Cuál puede ser el techo del equipo en la competición es un debate a estudiar de cara al próximo curso. Mantener la categoría –no logrado tras el último ascenso-, ganar una serie en Grupo Mundial –inaudito desde 2008-,… Ayer apuntaba Silvia Soler en este mismo portal que las metas a marcar deben de ser altas en aras de seguir creciendo. En cualquier caso, tener la posibilidad de abrir tales escenarios representa un avance en sí mismo. Cómo se desenvolverá el equipo en eliminatorias competidas sobre terreno extranjero, cuando se carezca del abrigo de la arcilla o el calor desde las gradas, es una barrera que seguramente se deberá amarrar a partir del próximo año. Qué decisión tomará Garbiñe Muguruza respecto a la competición, siendo su decisión muy relevante respecto a los dos escenarios anteriormente expuestos.

En cualquier caso, una madurez de carácter intergeneracional que va calando en la competición por equipos, dotando al grupo de una riqueza de recursos al alza. Carla Suárez caminando sobre el mejor momento de su carrera, Silvia Soler progresando a buen ritmo en una época más tardía de su trayectoria, un torrente de nombres jóvenes (Torró y Arruabarrena por ahora) que poco a poco van sacando la cabeza, sumando sus primeras experiencias al resguardo del equipo, veteranas con capacidad de entrega demostrada (Medina, Domínguez),… conforman una fuente de futuras esperanzas.

¿Puede este ascenso ser aprovechado para marcar un impulso en el presente de las protagonistas? ¿Para atraer más apoyos e interés alrededor del tenis femenino? ¿Para envalentonar a futuras profesionales en la consecución de sus sueños? Si sirve para refrendar algunas de las incógnitas recién relatadas, habrá merecido la pena. Sería de ilusos pensar que esta serie va a solucionar las penurias que atraviesa el deporte femenino en España, pero seguramente puede contribuir a mejorarlo.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes