Matosevic derriba las botellas de Nadal

El australiano arremetió contra el material del mallorquín cuando moría el partido

Marinko Matosevic protagonizó la nota curiosa del día en el Masters 1000 de Montecarlo al volcar las botellas de Rafael Nadal. El australiano se encontraba al borde del abismo ante el competidor mallorquín, viendo como sus opciones de sobrevivir al partido llegaban a su fin. Prácticamente perdido el encuentro, decidió arremeter contra el material del número cinco del mundo.

Tras haber dejado pasar dos bolas de rotura para haberse colocado con 3-0 en el segundo set, el oceánico entregó cinco juegos de manera consecutiva. De esta forma, se disponía a servir para mantenerse en el encuentro (1-6 2-5). Sin embargo, antes de proceder a tomarse el que sería último descanso del partido Marinko decidió tomarse la licencia de tumbar las botellas que Nadal cuidadosamente suele colocar delante de su banquillo.

Nadal sonríe con incredulidad a su equipo tras contemplar la actitud del rival

Se trata de uno más de los rituales que acompañan al mallorquín en sus actuaciones deportivas. Una de tantos mecanicismos a priori insignificantes que le permiten configurar un universo de orden alrededor suyo. Muchas son las veces que hemos visto a Rafael colocando con cuidado los recipientes de líquido, alineados uno junto a otro. Rotando su posición hasta dejar las etiquetas con una angulación idéntica respecto a la pista. Una manía sin más. Un soporte de fijación. Una conducta para apuntalar si acaso la concentración. En definitiva, una tradición del mallorquín.

Quizá sabedor de ello, y probablemente desesperado por el devenir del partido, Matosevic decidió que era momento de terminar con todo aquello. Al contemplar la escena -venía en dirección hacia el banquillo- Nadal dirigió la mirada hacia su equipo, encogiéndose de hombros y sonriendo. No pareció perturbarle el incidente. Cerraría el partido rompiendo el saque del australiano en el siguiente juego.

(En el minuto 2:20 del siguiente vídeo, el australiano se detiene delante del banco de Nadal, derribando sus botellas provocando la reacción posterior del mallorquín).

El español fue consultado en sala de prensa por el lance. Según recogió la periodista de L'Équipe, Carole Bouchard, Rafa se expresó en los siguientes términos. "Fue un momento divertido. Quizá pensó que afectaría a mi concentración, pero concentrarse es para mí algo rutinario" zanjó el ocho veces campeón de Montecarlo entre sonrisas.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes