Las opciones francesas en Montecarlo

Desde el año 2000, ningún francés pisa la final del torneo monegasco

Las opciones francesas en Montecarlo. Francia es, junto a España, la gran potencia mundial en el tenis. Sus dos top-ten o la decena de jugadores que tienen entre los cien mejores del ranking ATP así lo atestiguan. Sin embargo, su bagaje en tierra batida deja mucho que desear desde hace años. Yannick Noah fue el último campeón galo en Roland Garrós, y de eso hace ya treinta ediciones. En el Masters 1000 de Montecarlo, la sequía no es tan sangrante pero sí que preocuopa. Pioline, ganador en el año 2000, es el último francés en encontrar la gloria sobre la arcilla del Montecarlo Country Club.

La escuela francesa da para más de un artículo, charla o debate. Su riqueza técnica y táctica es envidiada por cualquier país del mundo. Es capaz de sacar productos muy diferentes. Desde jugadores especialistas en césped o en pistas rápidas, a tenistas que prefieren jugar desde el fondo de pista de forma más conservadora y que rinden mejor en superficies más lentas. Incluso la combinación de ambos estilos. De todos modos, a pesar de la versatilidad que existe en todo el panorama francés, a los suyos les cuesta ganar en tierra batida.

Primero Argentina y España a inicios de la pasada década, y luego solo nuestro país tras la irrupción de Rafael Nadal, se han ido llevado uno por uno los máximos trofeos sobre el polvo de ladrillo. Hace trece años que Francia no ve a un compatriota llegando a la final del Masters 1000 de Montecarlo. En la presente edición, y con el rey de la tierra batida menos favorito que otros años debido a ese gran interrogante que es su estado físico, los tenistas franceses se ven con más opciones que nunca de llegar lejos en el evento monegasco. Analizamos en las siguientes líneas a los galos que pueden optar a las últimas rondas:

Jo-Wilfried Tsonga #8: El sexto preclasificado del primer Masters 1000 de tierra batida de la temporada es siempre uno de los franceses que más lejos llegan en cualquier torneo, aunque la superficie sea lenta. Con los años ha ido dejando un poco de lado esa irregularidad e impaciencia que tanto le lastraba en los intercambios largos y si está enchufado, puede poner en problemas a casi cualquier jugador. O si no que le pregunten a Djokovic en Roland Garrós. Su mayor hándicap, la falta de experiencia en rondas finales. Jamás pisó una final en arcilla. Su mayor ventaja, que evita al número uno del mundo hasta el domingo y a Nadal hasta semifinales. Debuta ante el veterano Davydenko.

Richard Gasquet #9: El tenista de Beziers es el claro ejemplo del duro trabajo que puede llegar a hacer un jugador por volver otra vez a la élite a través del progreso físico y una gran actitud sobre la pista. El gran talento galo desde Leconte parecía tocar techo cuando en 2007 llegó a semifinales de Wimbledon y consiguió la séptima plaza de la clasificación mundial. Tras años deambulando por el circuito, en el pasado curso volvió por sus fueros, finalizando de nuevo en el top-ten y en este inicio de temporada ya se ha llevado dos títulos ATP. Séptimo cabeza de serie del evento, su mejor registro en Mónaco data de hace ocho años -debutó tres años antes, cuando aún contaba con la quincena de edad- y son las semifinales que perdió ante Nadal en el gran duelo generacional de tenistas nacidos en 1986. Si sigue jugando al nivel que mostró en Miami, debería estar mínimo en la penúltima ronda. La gran baza de su nación.

Benoit Paire #33: Tan genial como inconstante, Paire se desliza sobre la pista como si la cosa no fuera con él. En ocasiones indolente, en otras dominado por la vehemencia. Necesita templar sus nervios en superficies más lentas. Si lo hace, los resultados no tardarán en llegar porque tenis tiene para dar y regalar. Hizo su debut en el cuadro final en el día de hoy tras ganar a Dodig, pero su primera aparición en el Montecarlo Country Club tuvo lugar hace dos años cuando disputó la fase previa aunque en esa ocasión no tuvo tanta suerte ya que perdió en el primer encuentro ante el belga Olivier Rochus. No es una opción real para llegar lejos. En segunda ronda se cruza con su compatriota Gasquet. Mucho debe afinar su raqueta para poder sorprender a uno de los jugadores más consistentes del circuito en este 2013.

Gael Monfils #105: ‘LaMonf’ va y viene. Los problemas físicos que le lastran desde hace más de un año no terminan de desaparecer, y el parisino tan pronto juega tres torneos seguidos, como desaparece durante el siguiente mes. Sin suerte en la gira de indoor del mes de febrero, paró durante ocho semanas y volvió a la acción hace unos días en el torneo de Houston. Accedió a segunda ronda tras ganar a Blake pero cedió en tres parciales ante Almagro. El especialista por antonomasia del tenista francés en tierra batida. Su resistencia en el barro, su capacidad de lucha y sus golpes liftados no tienen parangón en la escena gala. Puede defenderse con solvencia desde el fondo de pista pero también puede atacar, ir a por el punto y finalizarlo con un golpe ganador. A pesar de ser semifinalista de Roland Garrós, en Montecarlo solo ha ganado tres partidos en seis ediciones, siendo su mejor resultado los octavos de final logrados en 2008 y 2011. Debuta ante Albert Montañés y en octavos de final podría cruzar con Andy Murray. Si es capaz de recuperar el nivel de antaño, es un rival muy a tener en cuenta. El posible tapado de Francia.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes