Copa Davis: Sorteo playoffs Grupo Mundial

Repasamos los interesantes emparejamientos de los que disfrutaremos en septiembre

La carrera por la Copa Davis 2014 empieza hoy mismo. Formar parte del Grupo Mundial es el primer paso para luchar el próximo año por la ensaladera. España ya conoce su rival, y en las próximas líneas repasaremos los otros siete emparejamientos. Una serie de batallas que terminarán de conformar las dieciséis naciones que batallarán por el preciado trofeo la temporada que viene.

Holanda v Austria

Holandeses y austriacos se enfrentarán en septiembre por un puesto en el Grupo Mundial en un duelo abierto. La eliminatoria tiene un único precedente, y fue hace más de ochenta años. En 1928 los holandeses ganaron en casa por un contundente 3-0. Y de nuevo se vuelven a enfrentar en feudo neerlandés. Aunque aún faltan cinco meses para este cruce, los equipos parecen más o menos claros, ya que si no aparecen lesiones, ambas naciones tienen escuadras más o menos sólidas. Los locales con Haase, De Bakker, Sijsling y Rojer, deben optar con casi total seguridad por poner una pista de tierra batida para minimizar las opciones de Jurgen Melzer y Andreas Haider-Maurer, los dos singlistas de Austria que se desenvuelven mejor en superficies rápidas. El equipo lo completarían dos doblistas, que saldría de la terna que conforman Alexander Peya, Oliver Marach y Julian Knowle. Holanda es favorita.

Croacia v Gran Bretaña

Estos dos países se vuelven a cruzar en el playoff del Grupo Mundial seis años después de su primera confrontación. En aquella ocasión, la eliminatoria se disputó sobre la hierba de Wimbledon, que supuso la retirada de Tim Henman, semifinalista perenne sobre el césped londinense. Los croatas, que habían sido ganadores en 2005, cayeron 4-1 sin oposición tras las bajas de Ancic y Ljubicic por lesión. En esta ocasión, las circunstancias son distintas. Los croatas, con Karlovic retirado de la competición se han quedado sin el último reducto de los campeones de hace ocho años, y ahora es Marin Cilic quien lidera a los balcánicos. Tiene a Ivan Dodig como único apoyo. El conjunto de Zeljko Krajan será favorito solo si pone una cancha de polvo de ladrillo. Andy Murray será de la partida y prácticamente asegura en cualquier superficie los dos puntos que juegue de forma individual, pero ni James Ward ni el doble conformado por Fleming y Marray pueden presumir de lo mismo. Estos tres jugadores, rinden muy por debajo de su nivel sobre tierra batida, algo que los locales deben aprovechar. Duelo muy abierto que probablemente se decida en el partido de dobles.

Suiza v Ecuador

Los suizos se encuentran por octavo año consecutivo disputando los playoffs que le pueden dar acceso de nuevo al Grupo Mundial y en solo dos ocasiones han acabado con sus huesos en la segunda división. En esta ocasión no parece que vayan a tener problemas para deshacerse de Ecuador, el equipo a priori más flojo de todos los que se encuentran luchando por ascender a la máxima categoría de la Copa Davis. Roger Federer confirmó que disputaría la eliminatoria en septiembre, y junto a Stanislas Wawrinka debería cerrar el duelo de forma contundente el sábado, en el partido de dobles. Sobre una pista cubierta, con el Palexpo de Ginebra como más que posible escenario, poco van a poder hacer los ecuatorianos liderados por Julio César Campozano. La empresa es casi imposible para los sudamericanos.

Alemania v Brasil

Quizá una de las eliminatorias más igualadas de este playoff. Los alemanes, en primer lugar, tendrán que elegir superficie. En principio, y contando con las destrezas de sus jugadores y los puntos débiles de sus rivales, lo más lógico es que se decidiesen por poner una pista rápida bajo techo, pero viendo el rendimiento de los brasileños fuera de casa ante Estados Unidos, bien podría ser una temeridad. Por otro lado, en tierra batida, se otorgaría quizá una ventaja a los visitantes, que cuentan con Thomaz Bellucci, un gran especialista en la superficie. Brasil además, cuenta con un doble muy sólido formado por Marcelo Melo y Bruno Soares, capaces de batir a los Bryan en su propio feudo. Eso sí, carece de un segundo jugador de individuales que ofrezca garantías. Por parte local, un ramillete amplio de jugadores entre los que escoger. Si las lesiones no se lo impiden, Kohlschreiber será de la partida. También Mayer parece un fijo, al igual que Petzschner como especialista en la modalidad de parejas. Parece que la Copa Davis para Tommy Haas ya no es una batalla que librar, así que es posible que los germanos convoquen a un jugador de perfil más bajo, quizá Kamke o Brands, o incluso jóvenes como Struff o Stebe. Esta decisión dependerá mucho de la superficie que finalmente se escoja.

Polonia v Australia

A pesar de haber sido cabezas de serie, el sorteo no ha sonreído a los australianos. Tendrán que visitar Polonia y en principio parece una cuesta demasiado empinada para los de Pat Rafter. En primer lugar, por la superficie. Los polacos pondrán una pista dura y bajo bóveda van a ser muy complicados de batir. Jerzy Janowicz es el número uno de su país y en pistas indoor posiblemente es un jugador top-ten. Sería una gran sorpresa que no le diese a su nación los dos puntos individuales de los que forme parte. Por otra parte tenemos a Lukasz Kubot, un jugador de ataque que le gusta practicar el casi extinto juego del saque-volea. Como número dos, un tenista que en este tipo de superficie puede sorprender. Por último un doble -formado por Mariusz Fyrstenberg y Marcin Matkowski- que ha ganado dos Masters 1000 y ha jugado una final de Grand Slam. Mucha tela que cortar para los aussies, que necesitarán que Tomic gane al menos uno de sus dos puntos, y reservar de nuevo a Hewitt para que solo juegue sábado y domingo. En una pista tan veloz, se necesitará también el servicio de Chris Guccione para complementar al ex número uno del mundo. Ganar todo lo que no juegue Janowicz parece el único resquicio para volver a ver siete años después a Australia en el Grupo Mundial.

Bélgica v Israel

Bélgica recibirá a Israel en una eliminatoria que ya ha tenido otros cuatro precedentes, con dos victorias para cada bando. La última batalla entre ambas naciones tuvo lugar en 1994, en Ramat Hasharon, y la victoria fue para el equipo visitante liderado por Dewulf y Van Garsse. Por tanto, ahora en tierras belgas, los locales son favoritos. Aunque todo dependerá del momento de forma en el que lleguen ambos equipos en septiembre. David Goffin es un joven emergente y el que tiene que llevar la batuta del conjunto dirigido por Van Herck. A su lado, veteranos con experiencia como Olivier Rochus y Steve Darcis, que pueden tener más importancia si el duelo se disputa en tierra batida. Israel por su parte, lo tiene complicado si su rival escoger una superficie lenta. Dudi Sela y Amir Weintraub no son tenistas que históricamente hayan rendido bien sobre arcilla y este hecho complica bastante el reto. Jonathan Erlich en dobles sí que lo ha hecho mejor en polvo de ladrillo pero si Andy Ram, su pareja habitual, no se recupera de la lesión que le ha impedido jugar en lo que llevamos de temporada, tampoco es un seguro para que su país gane el punto del sábado.

Japón v Colombia

Eliminatoria interesante la que se presenta en el Ariake Coliseum de Tokio. Los nipones quieren volver al Grupo Mundial que abandonaron el pasado curso y para ello pondrán toda la carne en el asador. Con la pista central del único torneo ATP del circuito que se disputa en el país como gran escenario, el equipo dirigido por Minoru Ueda recibirá a un combinado muy incómodo como es Colombia. Las opciones de los locales se multiplican si cuentan con Kei Nishikori, el mejor jugador de la historia de Japón. Al borde del top-ten, el genio de Shimane es un verdadero seguro de vida y facilitaría en gran medida la labor de volver a competir en la máxima categoría de la Copa Davis. Secundando al número dieciséis del mundo estarían Go Soeda y Tatsuma Ito, y por la cuarta plaza se postulan Yuichi Sugita y Hiroki Moriya, dos jugadores habituales de torneos Challenger. Los colombianos, por su parte, optarán por la constancia y la regularidad, centrándose en los puntos débiles de su oponente. El doble con Cabal y Farah debería caer de su lado, y luego Giraldo y Falla tienen que plantear partidos muy duros al número dos japonés. Esas son sus opciones, ganar todos los encuentros que no dispute la gran estrella rival. Y en principio no parece nada descabellado lograrlo.

Comentarios recientes