Tapados ATP en la gira de tierra batida 2013

Un repaso a los posibles outsiders que pueden dar mucho que hablar en la temporada de arcilla

Los tapados en la gira de arcilla que ya ha dado comienzo. Jugadores que a priori no entran en las quinielas pero que podrían plantarse en las últimas rondas de los torneos e incluso algunos de ellos alzar títulos de enjundia y batir a los que sobre el papel son favoritos para repartirse las coronas más prestigiosas sobre tierra batida.

No todos pueden ser favoritos. Djokovic y Nadal siempre acaparan portadas si hablamos de tenis sobre canchas lentas. Entre ellos se han repartido todos los títulos que se han disputado sobre el tapete anaranjado. Federer, que ya en la cuesta debajo de su carrera pudo hacerse con el trofeo en la tierra azul de Madrid, también estará presente en la terna de candidatos a todo, incluido el cetro de París. Por último, Ferrer se ha ganado por constancia y regularidad ser la alternativa a estos tres monstruos, y junto a Andy Murray, liderará la segunda guardia. Sin embargo, en Punto de Break les hablaremos hoy de los tapados. De los que pueden dar algún susto a los de arriba o quién sabe, levantar inesperadamente alguna corona importante.

Juan Martín Del Potro: El argentino, tal y como demostró en California, parece haber recuperado las sensaciones y el juego que le llevó a realizar un impecable 2009, antes de la lesión de muñeca que le ha lastrado durante más de un año. En esa temporada mágica, en tierra batida consiguió llegar a semifinales de Madrid y se quedó a solo un set de disputar el partido por el título en Roland Garrós tras caer ante Roger Federer en cinco parciales. Al nivel que demostró en Indian Wells, es candidato a ganar grandes títulos sobre la arcilla. Jugará sin complejos ante los mejores. El tandilense se presenta como un rival trampa para Nadal, ya que nunca se ha cruzado con el balear sobre arcilla en el circuito ATP.

Nicolás Almagro: El polvo de ladrillo es la superficie preferida del jugador español. Sobre canchas lentas ha ganado los doce títulos ATP que lucen en su palmarés y las otras seis finales que ha disputado. Sin embargo, cuando llega la temporada europea de tierra batida, no acaba de rendir al nivel que lo hace en verano o en la gira latinoamericana de tierra batida de febrero. Con tres cuartos de final en Roland Garrós y las semifinales de Madrid 2010 como mejores resultados, el murciano quiere ir a más y volver a recuperar condición de top-ten. Su temporada se torció tras desaprovechar ante Ferrer la gran oportunidad de estar en las semifinales de Melbourne, y no ha podido conseguir ningún título en los tres primeros meses del año por primera vez desde 2010.

Fabio Fognini: Genio incomprendido sobre la cancha. La locura y la anarquía al servicio del espectador. En este sentido tiene muchas similitudes con el ucraniano Dolgopolov aunque curiosamente su juego sea antitético. Fognini es un jugador 100% de tierra batida. Un especialista. Tiene una facilidad innata para este deporte, pero también es muy dado a cometer errores de concentración, lo que ante los grandes jugadores del circuito es una tara que en partidos de entidad pesa como una losa sobre la espalda del italiano. Cuartofinalista en Roland Garrós hace dos temporadas, Fabio está muy cerca de conseguir superar su mejor ranking. Con el top-30 a tiro y el Masters 1000 de Roma en el horizonte, seguro que será un tenista a seguir en próximas fechas.

Thomaz Bellucci: No es el sucesor de Kuerten, pero es un jugador con talento. El mejor producto tenístico que ha dado Brasil desde la retirada del carismático número uno de Florianópolis. Excesivamente irregular, salvó la temporada pasada -que hubiese tenido el consiguiente descenso en el ranking- al ganar en julio el torneo de Gstaad, lugar donde ha conseguido dos de sus tres coronas ATP. Semifinalista en Madrid hace dos campañas, ha ganado a Murray sobre esta superficie y le llegó a robar un set al invencible Djokovic de 2011. Es zurdo y su capacidad para abrir ángulos y desplazar al rival con su derecho envolvente le proporciona mucha ventaja en canchas lentas. Si mejora su servicio y minimiza errores con su golpe de revés, dará sorpresas, porque tenis tiene para dar y regalar.

Ernests Gulbis: La incógnita sobre su posible rendimiento siempre sobrevuela la cabeza del letón. A inicios de año estaba perdido, y deambulaba sobre el puesto 150 del ranking, pero en apenas unos meses se ha puesto las pilas y ya le tenemos cerca de los cincuenta mejores del mundo, gracias al título que logró desde la previa en Delray Beach y los octavos de final cosechados en Indian Wells, estando a solo dos puntos de batir a Rafael Nadal, a la postre ganador del trofeo. En polvo de ladrillo hace tiempo que no consigue buenos resultados, pero no hay que menospreciar la capacidad para jugar en superficies lentas de un jugador que a los diecinueve años se plantó en final de Roland Garrós. El mejor nivel de tenis que dio nunca sobre tierra batida lo pudimos ver en Roma 2010, donde ganó a Roger Federer en segunda ronda y cayó ante Nadal en semifinales tras arrebatarle un set. Muy peligroso para los primeros cruces de los torneos debido a su ranking que le impedirá ser preclasificado en casi cualquier torneo que dispute.

Comentarios recientes