Puntazo en Miami: Simon vs Haas

El tenista galo superó al germano con un majestuoso passing de revés cruzado

Gilles Simon y Tommy Haas bregaron en los cuartos de final del Masters 1000 de Miami, buscando una plaza en la penúltima ronda del evento de Florida. El cruce, decidido en favor del aleman (6-3 6-1) clausuraba la jornada en la pista principal de Crandon Park y dejó algunos puntos intensos para el recuerdo. Para muestra, una acción que mostró las fortalezas del galo desde el fondo de pista.

El tenista de Niza tiende a encontrarse cómodo en materias de contragolpe, apostando por un planteamiento reactivo tras la línea de base. En ese sentido, se erige como un restador consumado. En estadísticas relativas a 2013, Gilles figura segundo en puntos de devolución ganados sobre primer servicio, sexto en juegos ganados al resto y en undécima posición en acciones sobre segundo saque.

Sin embargo, Tommy Haas fue capaz de neutralizar esa erosión durante todo el partido. Simon apenas pudo anotarse 9 puntos en toda la noche sobre el saque del alemán, y cuando lo hizo debió recurrir a ejecuciones de bella factura para lograrlo.

Un claro ejemplo es un intercambio en los últimos compases del primer set. Haas sirve para anotarse la primera manga. Simon, acurrucado en el fondo, espera su última oportunidad para engancharse a un parcial que le tiene al borde del abismo.

El teutón ejecuta un incómodo servicio abierto al cuadro de la ventaja. Prácticamente plano, con buena dirección, obligando a Gilles a retorcerse sobre su revés para poner la bola en pista. Un golpe cortado muy bombeado que Haas, ganando pista sin pensarlo, volea cerca de la red con una derecha cruzada. Muy rápido de piernas, marca de la casa, Simon no sólo acierta a responder sino que dispara una derecha paralela con galones de passing shot.

Haas, un competidor de destreza probada en las inmediaciones de la cinta, acuna al vuelo la esfera con un revés a dos palmos del suelo. La bola describe una trayectoria de notable altura, permitiendo a Tommy ganar el centro de pista aunque asistiendo al mismo tiempo la llegada de Simon.

El francés, con el tiempo justo para pensar, hace buen uso de su revés cruzado a dos manos para volver a trazar un pasante sobre el de Hamburgo. Esta vez sí, cazado algo a contrapié, Haas debe de agachar la cabeza ante la creatividad de su adversario.

Una acción que arrancó un aplauso generalizado en la grada pero que sirvió para hacer ver a Simon que debería remar a contracorriente si quería sacar provecho del cruce. Un pulso durísimo para el que no se vio preparado. Cedería el juego, por consiguiente el set, y apenas volvería a ganar un game en el resto del partido. En toda la segunda manga apenas arrebataría dos acciones de resto al alemán.

Comentarios recientes