Las alternativas, a por el título en Miami

Con Djokovic eliminado, varios jugadores están ante el momento propicio para alzarse con un Masters 1000

La eliminación de Novak Djokovic el pasado miércoles dejó un panorama algo desolador para los organizadores del torneo de Miami. A las renuncias antes de iniciarse el torneo de Roger Federer y Rafael Nadal, se sumó la derrota del serbio ante Tommy Haas en octavos de final. Con Andy Murray como único top4 en el cuadro, los otros cinco supervivientes en el cuadro se encuentran ante una gran oportunidad para alzarse con una corona de Masters 1000.

Desde hace ocho años, los mejores jugadores del mundo copan el palmarés de los Grand Slams y los Masters 1000. No dejan ni un resquicio para que en las grandes plazas triunfen otros tenistas. Federer y Nadal primero, y Djokovic y Murray después, han demostrado ser bestias competitivas que no quieren que se les escape ni un solo título importante. Sin embargo, sobre el cemento púrpura de Crandon Park, no triunfará ninguna de las dos primeras raquetas del circuito. Sí lo podría hacer la tercera, pero el escocés no está jugando a buen nivel y aunque es bastante favorito, no se descarta que se vaya del torneo de Miami sin el trofeo bajo el brazo. Analizamos, a continuación, las posibilidades de los secundarios de la clasificación mundial, los que ahora están ante su gran oportunidad.

David Ferrer (02.04.82): El de Jávea es el máximo candidato a llevarse el título por detrás de Andy Murray. Se encuentra por tercera vez en semifinales del segundo Masters 1000 del año tras vencer en el día de ayer al austriaco Jürgen Melzer en tres sets. Con experiencia ya en este tipo de cruces, desde hace tres temporadas pisa al menos una vez por año la final de un torneo de esta categoría, siendo su mejor resultado el título logrado el pasado otoño en la pista cubierta de París-Bercy. El cemento floridano siempre se le dio especialmente bien. Al tratarse de una superficie dura bastante lenta, puede defenderse bien desde el fondo de la pista y contraatacar con su golpe de derecha. Con el número cuatro del ranking ATP asegurado tras la no participación de Rafael Nadal, su ambicioso objetivo no debe ser otro que sumar un trofeo de prestigio más a un palmarés que ya acumula veinte coronas ATP.

Tommy Haas (03.04.78): El eterno jugador alemán parece indestructible. Lesiones de cadera, de espalda, varias visitas el quirófano, y a punto de cumplir treinta y cinco años ha resurgido otra vez de sus cenizas para volver a unas semifinales de Masters 1000 por primera vez desde finales de 2006. Su único título en eventos de esta categoría fue hace casi doce años, en el entonces Masters Series de Stuttgart, donde venció al bielorruso Max Mirnyi en tres cómodos sets. En un momento muy dulce de juego, con mucha rapidez en sus piernas y con un revés de seda que le corre como en sus mejores tiempos, ha pasado por encima de Dolgopolov, Djokovic y Simon sin ceder un solo parcial para llegar hasta la antepenúltima ronda. Con nada que perder, ante el muro de Jávea se le presenta todo un reto. Deberá estar más atinado que nunca ante un tenista que será una pared sobre el caluroso cemento de Miami.

Richard Gasquet (18.06.86): El gran talento de Beziers parece que empieza a demostrar signos de regularidad que le están permitiendo mantenerse en la élite del tenis mundial por un periodo razonable de tiempo. Su juego se ha vuelto mucho más resistente físicamente y poco a poco ha ido adquiriendo una madurez mental que le está dando muchos dividendos, sobre todo ante jugadores de menor ranking con los que antes solía perder. Con la novena plaza de la clasificación ATP asegurada tras la disputa de este torneo, en Florida quiere volver a otra final de Masters 1000. En su carrera ha disputado un total de tres, dos en Toronto, y una en Hamburgo. Su rival por una plaza en semifinales será Tomas Berdych, que fue su verdugo hace apenas dos semanas en Indian Wells. Parece el momento de dar un golpe sobre la mesa. Toda Francia estará pendiente de su rendimiento, Richard espera no decepcionar.

Tomas Berdych (17.09.85): El checo parecía perder una gran oportunidad en Indian Wells al perder en el cruce de semifinales ante Rafael Nadal. El número seis del mundo volvía a tropezar de nuevo ante la misma piedra, cometiendo una serie de errores imperdonables ante un jugador de la experiencia del español. Sin embargo, el destino le vuelve a ofrecer otra muy buena oportunidad. Sin Djokovic en el cuadro, y con Murray como posible escollo en semis, las opciones de Berdych se multiplican. Para muchos el gran favorito para levantar el trofeo en Miami incluso por delante del británico. Sería su segundo trofeo de Masters 1000 tras el logrado en París-Bercy 2005, cuando era solo una promesa. Ya llegó al partido por el título en Florida hace tres temporadas, pero entonces perdió en dos sets ante Andy Roddick. El camino va llegando a su fin y hoy tiene en Gasquet a su primera piedra de toque. Veremos si es capaz de responder positivamente y manejar la presión de postularse como ganador del evento en la mayoría de quinielas.

Marin Cilic (28.09.88): El jugador con menos opciones de llevarse el título. En primer lugar, porque juega en el día de hoy ante Andy Murray, el número tres del mundo y el máximo favorito al triunfo final, y por otro, porque es el tenista menos experimentado en este tipo de cruces de todos los que quedan vivos y con mucha diferencia. Para empezar, ni siquiera ha pisado una semifinal de Masters 1000 en su carrera, siendo su mejor resultado los cuartos de final que ha alcanzado en un total de cinco ocasiones, contando este último resultado alcanzado en Crandon Park. El número once del mundo está en un buen momento de juego. Minimizando errores en pista, ha conseguido batir a Isner y a Tsonga durante la semana, jugadores bastante peligrosos en este tipo de superficie. Con el top-ten en el horizonte, seguir avanzando en el cuadro le acercaría mucho a su principal objetivo. Sin nada que perder, puede ser muy peligroso, aunque su palpable fragilidad mental en los partidos importantes bien le debería pasar factura, como lo ha hecho en otras tantas ocasiones.

Comentarios recientes