Granollers y López en semifinales de Miami

Marc y Marcel se colocan segundos en la Race, solo por detrás de los Bryan

Marcel Granollers y Marc López están de enhorabuena. Su pase a semifinales en el Masters 1000 de Miami, tras ganar al croata Marin Cilic y al checo Lukas Dlouhy en dos sets, les da la segunda plaza en la Carrera de Campeones de dobles, superando así en la clasificación a Simone Bolelli y Fabio Fognini. Los españoles son, sin duda, la pareja referencia tras los hermanos Bryan en el circuito de dobles.

Hacía muchos años que no veíamos a una pareja de dobles codeándose con los mejores especialistas del mundo. Emilio Sánchez y Sergio Casal fueron durante un tiempo uno de los tándems dominadores del ranking ATP a inicios de los noventa, pero los seguidores más jóvenes de este deporte nunca habían podido disfrutar de dos españoles luchando por conseguir grandes trofeos en la modalidad. Y es que España nunca se ha caracterizado por tener doblistas de gran nivel. Durante años, en la Copa Davis se utilizó a singlistas que conseguían puntualmente un buen rendimiento jugando por parejas, como fue el caso de Joan Balcells o Feliciano López. Hasta que aparecieron Marc y Marcel.

Desde sus inicios tenísticos a Granollers ya se le veían grandes maneras para el doble. Compañero de generación de Rafael Nadal, consiguió llegar al top100 del ranking de parejas en 2006, cuando apenas tenía veinte años, quince meses antes de lograrlo en modalidad individual. Aunque tuvo que esperar tres temporadas para sumar su primer título. En Brasil, junto a Tommy Robredo, triunfó para llevarse el trofeo en Costa do Sauipe. Su calidad como especialista queda fuera de toda duda tras comprobar que fue capaz de llegar a ser número cinco de dobles -en octubre de 2010- sin tener pareja fija, algo realmente complicado.

Por su parte, Marc López, no era un tipo con demasiada experiencia. Siempre fue un jugador dedicado a la modalidad individual, luchando por entrar entre las cien mejores raquetas del mundo a pesar de los problemas físicos que le lastraron durante toda su carrera. Cuando su trayectoria en singles decaía, empezó a ser compañero de entrenamiento de Rafael Nadal, y eso impulsó su carrera definitivamente. Campeones del torneo de Doha en 2009, el catalán empezó poco a poco a adentrarse en los eventos de dobles junto a otras parejas, pero los mejores resultados siempre llegaron con el de Manacor, incluidos dos títulos en Indian Wells.

La lesión de Tommy Robredo, la pareja habitual de Marcel, y el deseo de Álex Corretja de dar cabida a un tándem de especialistas en la Copa Davis, fueron las causas que provocaron el inicio de la exitosa asociación entre López y Granollers. Un año 2012 de ensueño, quizá solo empañado por ese mal balance en la mejor competición del mundo por equipos -una sola victoria en cuatro encuentros, ante los kazajos Schukin y Korolev-. Por lo demás, los registros sorprendieron hasta a los más optimistas: 41 victorias y 17 derrotas de balance, con tres títulos, incluido un Masters 1000, el de Roma, y la Copa de Maestros, ganada brillantemente en la final ante los indios Bhupathi y Bopanna en el impresionante O2 Arena de la capital británica.

Finalizaron la temporada como tercera fuerza en la modalidad, solo superados por los Bryan y Paes-Stepanek. En este inicio de curso, la presión era mucha y la ambición máxima. Sin apenas resultados que defender en los dos primeros meses del año, incluso se podía aspirar a conseguir el número uno del ranking -al menos en el caso de Marc, que sumaba 1000 puntos más al ganar en California con Nadal-, pero la victoria de los líderes de la clasificación mundial en Melbourne Park, les dejó sin opciones. A pesar de ello, las semifinales alcanzadas por el tándem español fueron muy meritorias, ya que en primera ronda salvaron una bola de partido ante los alemanes Dustin Brown y Christopher Kas. Además, este resultado fue histórico, ya que ninguna pareja de nuestro país había llegado antes a un cruce tan lejano sobre el cemento aussie.

La derrota ante Sijsling y Haase en la antesala de la final australiana no hizo mella en Marc y Marcel, que se situaron como segunda mejor pareja del ranking, y terceros en la Race, solo por detrás de estadounidenses y holandeses. Con una victoria de madurez ante Nestor y Pospisil, alejando posibles fantasmas en la Copa Davis, y tras un mes de febrero algo descafeinado, desembocaron los españoles en el mes de marzo. A pesar de la prematura derrota en el Valle de Coachella ante los siempre peligrosos Peya y Soares, sobre Crandon Park las cosas están siendo muy distintas. En semifinales de Miami sin ceder un solo set, ya han superado ya a Bolelli y Fognini en la clasificación del año y solo la mejor pareja de la historia les puede mirar por encima del hombro. Sus rivales antes de la final, Qureshi y Rojer, otros dos especialistas, estuvieron presentes en Londres en el torneo de fin de curso. Y en el partido por el título, posiblemente esperen los polacos Fyrstenberg y Matkowski, verdugos de López y Granollers en el Godó 2012. ¿Momento para dar un golpe sobre la mesa?

Comentarios recientes