Cornet y el intenso calor de Miami

Alizé padeció por las altas temperaturas registradas sobre el firme de Crandon Park

Alizé Cornet y Lauren Davis se enfrentaron en la tercera ronda del Premier Mandatory de Miami bajo un sol de justicia. La jornada más calurosa que ha contemplado la presente edición del torneo estadounidense causó estragos entre las competidoras, especialmente a aquéllas expuestas al cemento en las horas centrales del día.

Francesa y estadounidense abrieron la jornada en la pista dos. Su partido, programado para las 11 de la mañana se extendió sobremanera, quedando cerca de las dos horas y media de duración. Con el sol en todo lo alto, un partido plagado de alternativas en el marcador.

Cornet transportada en silla de ruedas / Foto: eurosport.fr

La política de tiempo extremo (un índice que toma en cuenta variables como la humedad, temperatura del aire o la radiación solar) entró en funcionamiento al detectarse valores superiores a los 30.1ºC, permitiendo por mutuo acuerdo la detención del partido durante diez minutos una vez concluido el segundo set.

Tras el encuentro, ganado por la francesa (2-6 6-3 6-2), ambas tenistas tuvieron que abandonar la pista transportadas en silla de ruedas, arropadas por toallas llenas de hielo para hacer descender su temperatura. Cornet, aquejada de fuertes dolores de cabeza al término del encuentro, tuvo que descansar tirada sobre el césped, al cobijo de la sombra durante unos minutos.

Cornet, cobijada en sombra, recibe atención médica / Foto: eurosport.fr

Una experiencia que le dejó totalmente desorientada: "De vuelta en el vestuario le pregunté a mi entrenador si había ganado o perdido el partido", explicó la gala. "Deshidratación, hipoglucemia, golpe de calor,... he pasado por todo esto. No podía caminar, mi tensión saguínea descendió hasta 9. Si hubiera seguido jugando creo que podría haber llegado a perder el conocimiento" avisó Alizé.

Su oponente Lauren Davis, que terminó "dañada" el encuentro con un vendaje en su muslo izquierdo y también con ayuda de una silla de ruedas, dejó la pista tambaleándose entre lágrimas.

Comentarios recientes