Bernard Tomic, ¿gran promesa, o futuro talento perdido?

Bernard Tomic, que ha vuelto a ser convocado para la Davis, sigue sin acabar de rendir al nivel que se espera

Tomic sólo ha ganado un título en su carrera. Foto:game-face.net
Tomic sólo ha ganado un título en su carrera. Foto:game-face.net

Bernard Tomic no acaba de confirmar su buen inicio de temporada en Australia. El tenista australiano apenas consigue ganar encuentros cuando sale de su país. A pesar de ello, no todo son malas noticias para Tomic que volverá a ser parte del equipo de Copa Davis.

Si existe un hombre con dos caras en el circuito, ese no es otro que Bernard Tomic. Verlo jugar cuando está inspirado es un deleite para el aficionado porque pocos pueden presumir de pegar a la bola de forma limpia, de hacerla correr tanto con tan poco esfuerzo, de tener el surtido tan amplio de golpes o de controlar los efectos como lo hace esta joven esperanza australiana.

Tomic no suele rendir al máximo nivel en Australia.

Si ese es el ángel que recorre su cuerpo, su “otro yo”, su demonio lo induce a un carácter agrio, problemático y pasota que le lleva a advertencias arbitrales y a una desidia que le lleva a perder no sólo los encuentros, sino también los papeles.

La primera de estas dos versiones, sin duda, será la que necesite Tomic en los próximos meses, pues afronta el tenista aussie posiblemente uno de los momentos más cruciales de su carrera, aquel que le debe confirmar como una futura e interesante estrella del tenis, o como otro más de los innumerables talentos perdidos. En Miami, el australiano ya ha dejado las sombras propias de un tenista que de momento es incapaz de competir con los mejores fuera de su país. Una derrota en menos de una hora contra Andy Murray que ha vuelto a encender las iras de sus más adeptos seguidores, especialmente por su falta de combatividad en pista, que eso sí el ha justificado por un proceso gripal y unas altas condiciones de humedad.

Y es que a sus 20 años- cumplirá 21- y con todo lo demostrado en la gira de su país, son muchos los focos que iluminan a un Tomic que promete llegar, pero no acaba de hacerlo como así lo atestiguan sus resultados, de los más pobres cada vez que sale fuera de Oceanía.

Dejando al margen ya el cada vez más aislado papel estelar en Wimbledon 2011 donde llegó a los cuartos de final eliminando por el camino al entonces número 5 del mundo, Robin Soderling, el aussie sufre traspiés tras traspiés cada vez que acude a un torneo fuera de sus fronteras.

Así, lo apunta su pobre estadística en los Masters 1000, donde sólo acumula dos presencias en octavos de final, o su papel en los ATP 500, en los cuales sólo ha sumado tres triunfos en toda su carrera, que eso sí, cuenta con la ventaja que todavía es corta. Ni siquiera, los ATP 250 parecen dársele bien, al menos cuando los compite fuera del territorio australiano. Porque si bien es cierto, que en Australia sí ha ganado Sidney y ha llegado a las semifinales de Brisbane -e incluso ha derrotado a Novak Djokovic en un evento de exhibición como la Copa Hopman-, en el resto del planeta jamás ha pisado siquiera unas semifinales de un evento de tal categoría.

Ello por no hablar de los escasos jugadores del más alto nivel vencidos por Tomic. En total, ha derrotado a cinco Top 20 en toda su vida, dos de los cuales (Fish y Soderling) pertenecían al selecto grupo de los diez mejores, pero el último de ellos derrotado fuera de su país fue ya en el lejano mes de octubre de 2011.

Los únicos cinco Top 20 derrotados por Tomic sin contar la Copa Hopman

- Robin Soderling (número 5 en Wimbledon 2011)

- Mardy Fish (número 8 en Shanghái 2011)

- Alexandr Dolgopolov (número 13 en el Open de Australia 2012)

- Viktor Troicki (número 16 en Tokyo 2011)

- Stanislas Wawrinka ( Playoff Copa Davis 2011 en Australia)

Joven y con margen, pero no mucho

Preocupantes números todos ellos, que muchos justifican en base a su corta edad, atenuante a tener en cuenta en sus bajones de juego y regularidad, pero que no debe de tapar que a esta misma edad otros muchos jugadores no tan distantes en el tiempo como Rafa Nadal, Juan Martín del Potro, Novak Djokovic o el propio Andy Murray ya habían demostrado mucho más sobre una pista.

Tomic ganó en Sidney su úniico título.

Es por ello, que sí Bernard Tomic quiere empezar a despuntar en el circuito de forma asidua, debe de empezar a hacerlo cuanto antes, porque el tiempo pasa y muy rápido. En la Copa Davis, donde ha vuelto a ser convocado pese a las anteriores diferencias con Pat Rafter, tiene una oportunidad contra Uzbekistán. Esperemos ver ahí, el lado bueno de este chico que eso sí, no deja indiferente a nadie.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes