Las numerosas bajas de tenistas ilustres en Miami

Rafa Nadal y Roger Federer encabezan un torneo marcado por las ausencias de hombres ilustres

El Masters 1000 de Miami que se disputará durante las dos siguientes semanas tendrá en este 2013 algunas bajas ilustres. Lesiones, descansos programados son algunos de los motivos que provocarán que por las canchas de Crandon Park haya alguna que otra ausencia de renombre como la de Roger Federer o Rafa Nadal.

Miami, el tradicionalmente denominado "quinto Grand Slam" del curso y uno de los torneos con más glamour del curso tiene motivos este año para estar más que preocupado. Acostumbrado a contar con todas las estrellas del circuito por sus pistas, la edición de 2013 cuenta con ausencias significativas por distintos motivos. En Punto de Break, repasamos cuáles son aquellos jugadores más destacados que no saltarán a la pista en el segundo Masters 1000 del curso:

Miami no contará con la presencia de Nadal y Federer.

Roger Federer: el suizo tiene programado un descanso entre Indian Wells y Madrid. Prácticamente dos meses en los que el genio helvético no pisará las pistas para competir, y que utilizará para descansar y entrenar. Un período de inactividad que debe de servirle para encarar con fuerzas el tramo más importante del curso, que concentra entre otras cosas, la disputa de Roland Garros y Wimbledon.

Federer nunca destacó especialmente en las pistas de Miami pese a salir campeón de las ediciones de 2005 -frente a Rafa Nadal en una memorable final- y 2006. Desde ese último año, de hecho, nunca más pisó la final, e incluso, el curso pasado salió antes de hora al caer en tercera ronda frente a Andy Roddick.

Rafa Nadal: tras ganar Indian Wells y estar presente en las finales de los cuatro torneos disputados hasta el momento desde su reaparición, el balear se toma un respiro siguiendo los consejos médicos, con el fin de tratar de llegar en las mejores condiciones posibles a Monte Carlo.

Su ausencia en Miami le provocará que su subida al puesto número 4 del ranking sea poco más que efímera, pues defiende las semifinales del curso pasado. Claro que el no estar, quizás sea la mejor opción, especialmente porque el segundo Masters 1000 del curso no se le da especialmente bien. Ha llegado a tres finales, pero el título aún sigue resistiéndose, pese a haber estado muy cerca en dos de esas tres finales de alzar la corona.

Stanislav Wawrinka: el suizo tuvo contra las cuerdas en octavos de final de Indian Wells a su compatriota Roger Federer. Sin embargo, perdió y lo que es peor, ha acabado con molestias en el brazo y la espalda que le impiden competir en Miami.

Una lástima, pues el helvético es uno de los grandes animadores del circuito con su vistoso y elegante revés a una mano que le permite poner al filo del alambre a cualquier Top 10. Y si no que se lo digan a Novak Djokovic, que se salvó de la quema de milagro en el pasado Open de Australia.

Mardy Fish: “lamentablemente no voy a ser capaz de competir en Miami este año amigos", así relataba el norteamericano su ausencia de Miami en su cuenta de Twitter. Fish, que volvió a la competición en Indian Wells tras más de seis meses de baja por sus recurrentes problemas cardíacos, parece todavía no tener claro su futuro. Una pena, porque en California, demostró que su nivel de juego sigue siendo todavía lo suficientemente competitivo para hacer frente a los mejores.

Fish no estará en Miami en 2013.

Sin embargo, Miami no parece ser igual. Es el único Masters 1000 de Norteamérica donde no ha disputado la final, si bien es cierto que en 2011 se quedó a las puertas de hacerlo tras llegar a las semifinales tras eliminar consecutivamente a Richard Gasquet, Juan Martín del Potro y David Ferrer. Por si fuera poco, en Florida fue donde comenzaron a hacerse patente los problemas en el corazón el pasado curso en su enfrentamiento de cuartos contra Juan Mónaco.

Ernests Gulbis: trece partidos invicto, un título ganado en Delray Beach y haber puesto contra las cuerdas a Rafa Nadal en Indian Wells no parecieron suficiente argumento para que los organizadores le dieran una invitación de última hora a un “tipo de Letonia” como él mismo se definió. Su mala clasificación cuando se confeccionó el corte de entrada del cuadro (el 4 de febrero), le condenó a no entrar directamente en el torneo y disputar la fase previa.

Algo que no pareció gustarle al Gulbis, que se irá ahora a preparar la temporada de tierra batida europea. Donde eso sí, contará con la ventaja de haber adquirido un ranking más alto: el del número 55. Número todavía demasiado bajo según el nivel de juego del letón.

Radek Stepanek: el checo sigue recuperándose de su operación en la espalda. El hombre que fue el héroe para su país en la pasada Copa Davis dando el quinto y último punto de la final nunca brilló en el sol de Florida, de hecho, ni siquiera llegó a los cuartos de final del evento en alguna ocasión. Sin embargo, su juego de saque y volea siempre constituye un bonito atractivo para los aficionados de cualquier torneo del mundo.

Marcos Baghdatis: el chipriota es siempre un jugador querido por los aficionados debido al alto talento que despliega su raqueta, sobre todo cuando está inspirado. Sin embargo, una pobre actuación en Indian Wells y una retirada por problemas físicos en el prestigioso Challenger de Dallas contra el holandés Igor Sijsling le van a impedir saltar a la pista en Miami.

Comentarios recientes